Anuncios

Brasil arresta a sospechosos de asesinar a concejal en 2018

RÍO DE JANEIRO (AP) — La policía federal de Brasil arrestó a dos hombres el domingo por presuntamente ordenar el asesinato de una popular concejal de Río de Janeiro en 2018, un paso muy esperado por la sociedad después de años de exigir justicia.

El homicidio de Marielle Franco, de 38 años, cometido desde un vehículo en movimiento, sacudió profundamente a Brasil y resonó en todo el mundo. Se destacó como una de las únicas mujeres negras en el consejo y también era bisexual. Su asertividad y su mera presencia irritaron a algunas personas, pero ella permaneció imperturbable.

Investigadores federales dijeron que el congresista federal Chiquinho Brazão y su hermano Domingos Brazão, consejero del Tribunal de Cuentas de Río de Janeiro, fueron detenidos bajo sospecha de haber ordenado el asesinato de Franco. Ambos han sido vinculados a grupos criminales conocidos como milicias, que cobran a vecinos a cambio de protección y otros servicios.

Ubiratan Guedes, abogado de Domingos Brazão, negó las acusaciones contra su cliente. ”Él no conocía a Marielle, no tenía ninguna conexión con Marielle”, dijo a la prensa.

Abogados de Chiquinho Brazão, quien ocupó un cargo en el Ayuntamiento de Río al mismo tiempo que Franco y ahora es congresista, y el exjefe policial Rivaldo Barbosa dijeron que sus clientes negaron tener cualquier implicación en el crimen, según medios locales.

El ministro de Justicia de Brasil, Ricardo Lewandowski, dijo en una conferencia de prensa que el motivo del crimen es “complejo dado que ese grupo (los Brazão) tiene diversos intereses”. Añadió que las investigaciones dejan entrever que el legislador Chiquinho Brazão estaba particularmente molesto por un proyecto de ley que su entonces colega Franco encabezó en el Ayuntamiento sobre la regulación de terrenos para construir vivienda social en Río.

“En este momento tenemos muy claro quiénes son los perpetradores de este aborrecible y atroz crimen de carácter político”, declaró el ministro, y añadió que a otras cuatro personas se les incautaron documentos. Entre ellas, dijo, se encuentra un detective de la policía que también investigó el caso, Giniton Lages. Lewandowski también reveló que los hombres encarcelados anteriormente serán trasladados de Río de Janeiro a la capital del país, Brasilia.

Los arrestos de los presuntos autores intelectuales del asesinato de Franco se llevaron a cabo cuatro días después que el Supremo Tribunal Federal validara un acuerdo de culpabilidad para el hombre que disparó contra la concejal, quien fue detenido en 2019 junto con quien conducía el vehículo usado en el crimen.

La pesquisa sobre el homicidio de Franco ha sido problemática durante años. La policía civil del estado de Río de Janeiro no pudo resolverlo después del arresto y acusación del autor material y del conductor. Para febrero de 2023, los detectives al frente de la investigación ya habían sido reemplazados cuatro veces. Entonces las autoridades federales intentaron tomar el control del caso, pero no les fue permitido, lo que también aumentó las sospechas de obstrucción, según Lewandowski.

El conductor admitió haber participado en el doble asesinato de Franco y su chofer. El hombre que disparó, el entonces agente de policía Ronnie Lessa, firmó un acuerdo de culpabilidad con las autoridades en enero y su confesión condujo a los arrestos del domingo.

Barbosa, jefe de la policía de Río de Janeiro cuando ocurrió el crimen, también fue arrestado por supuesta obstrucción de la pesquisa, dijo el jefe de la policía federal, Andrei Rodrigues, en una conferencia de prensa.

“Él trató activamente de desviar la investigación de quienes ordenaron el asesinato”, dijo Rodrigues.

Anteriormente, la viuda de Franco, Mónica Benicio, declaró que Barbosa le ofreció sus condolencias después del asesinato, y prometió ser firme en sus empeños por encontrar a los asesinos.

La concejal trabajó como asistente para el entonces legislador estatal Marcelo Freixo en 2008, cuando éste presidía una comisión especial que investigaba a las milicias en la Asamblea estatal de Río. El informe final de Freixo imputó a 226 presuntos miembros de milicias, políticos y funcionarios públicos, incluido Domingos Brazão. Aunque Brazão fue mencionado en el informe, no fue acusado formalmente.

La violencia política no es infrecuente en Río, y esos asesinatos suelen estar vinculados a disputas territoriales y políticas. Pero normalmente quedan sin resolver y nunca desatan el mismo nivel de indignación que la muerte de Franco. Ella era una estrella política en ascenso, haciéndose famosa al exponer el abuso policial y la violencia contra los residentes de barrios de clase trabajadora conocidos como favelas.

Conocida universalmente por su nombre de pila, Marielle creció en una favela, el barrio Mare, cerca del aeropuerto internacional de Río. Allí se convirtió en activista por los derechos humanos después que una amiga muriera al ser impactada por una bala perdida en un tiroteo entre policías y narcotraficantes. Trabajó para Freixo en la investigación del crimen organizado, y luego ganó una banca en el concejo municipal de Río en 2016. Siguió recibiendo y compartiendo denuncias de abuso policial hasta días antes de ser asesinada.

La noche del 14 de marzo de 2018 salió de un evento para fortalecer la posición de las jóvenes negras cuando un automóvil se detuvo junto al suyo y abrió fuego. Marielle y su conductor, Anderson Gomes, murieron en el lugar.

“¿Por qué eligieron a Marielle? Sin duda fue porque es una mujer negra; estaban seguros de que quedarían impunes”, dijo Freixo en la red social X. Escribió que multitudes se reunieron un día después de su asesinato para dolerse por su muerte, y señaló que quienes la mataron no pudieron ver “la grandeza de lo que Marielle representaba”.

La brutalidad del asesinato y la esperanza política que ella encarnaba transformaron a Franco en un símbolo de la resistencia de izquierda en Brasil y en el extranjero: la gente organizó protestas masivas para canalizar su indignación; su silueta fue pintada en paredes de todo Brasil e impresa en camisetas; su nombre figura en un letrero frente al ayuntamiento de Río, y su hermana, Anielle Franco, fue nombrada ministra de Igualdad Racial de Brasil.

El clan político de los hermanos Brazão está relacionado con una zona de la ciudad históricamente dominada por milicias: grupos que inicialmente estaban formados principalmente por expolicías y agentes fuera de servicio que querían combatir la anarquía en sus vecindarios aplicando la fuerza armada. Comenzaron a extorsionar a los dueños de tiendas y a cobrar por servicios como el internet, el gas para cocinar y la televisión por cable. Más recientemente han ampliado sus negocios ilícitos hacia el acaparamiento de tierras y el desarrollo inmobiliario.

La cámara baja de Brasil votará pronto si se mantiene el arresto del legislador Chiquinho Brazão. Una mayoría simple de 257 votos podría significar su libertad a medida que avanzan las investigaciones. Brazão, un firme partidario del expresidente Jair Bolsonaro, probablemente cuente con un apoyo significativo de sus pares.

__

Sá Pessoa reportó desde Sao Paulo. Los periodistas de The Associated Press Eleonore Hughes en Río de Janeiro y Mauricio Savarese en Sao Paulo contribuyeron a este despacho.