Biden tiene que enfrentar los hechos y lidiar con el regreso de la estanflación | Opinión

·4  min de lectura

El psicólogo clínico Jordan Peterson ha dicho que solo se puede estirar la realidad hasta cierto punto antes de que te devuelva el golpe. En resumen, las malas acciones, en última instancia, siempre tienen consecuencias negativas.

Estados Unidos está viviendo el equivalente económico de este principio en este momento. Durante un año y medio, el gobierno federal ha gastado, pedido prestado e impreso miles de millones de dólares mientras perseguía simultáneamente una agenda antienergética. El resultado es la estanflación.

El término estanflación —acuñado por primera vez durante la depresión económica de la década de 1970— se refiere a la combinación de crecimiento económico estancado e inflación, los cuales están afligiendo a la economía estadounidense en la actualidad. La economía se contrajo en los tres primeros meses del año, y volvió a hacerlo en el segundo trimestre.

Además, la inflación se encuentra en la tasa más alta de las últimas cuatro décadas, y los precios suben en un solo mes tan rápido como lo hacían en todo un año cuando el presidente Biden asumió su cargo.

El fuego inflacionario ha sido avivado por la Reserva Federal, que ha creado dinero para los derroches del Congreso y del presidente. Aunque estas instituciones afirmaron repetidamente que la inflación no era nada preocupante, o simplemente transitoria, la realidad no se ajusta a sus afirmaciones. No se pueden crear miles de millones de dólares de la nada y no esperar consecuencias negativas.

Los precios de la energía, en particular, se han disparado desde que Biden asumió el cargo debido, en gran medida, a su guerra contra la energía nacional, como el carbón, el petróleo y el gas natural. Esto no debería ser una sorpresa, ya que Biden prometió durante su campaña que sería la muerte de los combustibles fósiles. Desde la cancelación de oleoductos y arrendamientos de perforación hasta la ampliación de la normativa, la Casa Blanca ha enfriado la inversión y la producción en estas industrias, haciendo subir los precios para los consumidores, especialmente en las gasolineras.

Y como la energía afecta todo lo que hacemos y todo lo que compramos, esos elevados precios de la energía se están trasladando al precio de todo lo demás. En resumen, esta agenda está aumentando los costos de producción en toda la economía, una receta para un crecimiento más lento.

Este golpe económico a la clase media ha llevado a la Casa Blanca a seguir una estrategia de control de daños. En lugar de hacer un mea culpa y cambiar de rumbo, la administración Biden está redoblando la apuesta y haciendo juegos de palabras.

El más reciente acto de prestidigitación de la administración es redefinir la recesión. Pero eso no hace más que añadir un insulto a la herida de una clase media golpeada que se ha empobrecido de forma demostrable por las estrategias impolíticas del gobierno.

Sin embargo, las familias estadounidenses no se dejan engañar; son muy conscientes del dolor financiero que han experimentado en los últimos 18 meses. Sus ingresos han caído en relación con los precios, y más de la mitad ya no tiene un fondo de emergencia adecuado, mientras que una cuarta parte no tiene ninguno. La cantidad que las familias pueden ahorrar mes a mes se ha desplomado, mientras que la deuda de los hogares aumenta.

Toda esta realidad es dolorosamente evidente para la clase media estadounidense. La viven cada día y no necesitan que una oficina gubernamental les diga que el crecimiento económico se ha estancado mientras los precios mantienen su vertiginoso aumento. Los que vamos regularmente a las tiendas de comestibles y a las gasolineras hemos visto la inflación con nuestros propios ojos, y la hemos sentido en nuestras carteras.

Pero habla del aislamiento de los burócratas de Washington el hecho de que se sorprendan cuando los reportes de inflación son altos o los indicadores de crecimiento económico son bajos.

El estadounidense promedio sabe que la estanflación está aquí. Les duele el impuesto oculto de la inflación, los elevados precios de la energía, la vivienda inaccesible y el lento crecimiento. No hace falta una determinación oficial desde lo alto para declarar que estamos en recesión para que todo el mundo se dé cuenta de que la economía va en la dirección equivocada.

Biden haría bien en dar marcha atrás inmediatamente porque ni él ni nadie pueden engañar a la realidad.

E. J. Antoni es investigador de economía regional en el Centro de Análisis de Datos de The Heritage Foundation y miembro sénior del Committee to Unleash Prosperity.

©2022 Tribune Content Agency

Antoni
Antoni
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.