El Falcon, símbolo de la casta al que Podemos ni se acerca

Asier Martiarena
·3  min de lectura
El avión Dassault Falcon 900 entra en la pista de despegue durante un vuelo de Pedro Sánchez. Getty
El avión Dassault Falcon 900 entra en la pista de despegue durante un vuelo de Pedro Sánchez. Getty

Vox registró hace unas semanas una pregunta en el Congreso solicitando al Gobierno que detallara quiénes eran los pasajeros que formaban parte de la tripulación de los vuelos realizados por el presidente desde enero hasta la fecha. Y ya ha obtenido respuesta. Un sonoro portazo. El Ejecutivo ha alegado que se trata de "materia clasificada" y ha provocado el malestar en la formación de extrema derecha que promete seguir plantando cara en este asunto. Por eso no será extraño ver a Santiago Abascal y los suyos criticar a los componentes del Gobierno por este derroche. No es una bronca nueva.

El PP también la ha enarbolado cuando el pasajero de excepción del Falcon 900 era el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Lo novedoso es que, aunque se han echado a rodar rumores malintencionados, no podrán criticar de ello al conjunto de miembros del consejo de Ministros, porque ningún alto cargo de Podemos ha subido por la escalerilla hasta la fecha. Ni siquiera el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Y eso que oportunidades ha tenido porque, en su primer año al frente del Ejecutivo, Sánchez se subió al Falcon en 79 ocasiones. Una media cercana a los cinco vuelos al mes que le colocaría muy por encima de sus predecesores ya que José María Aznar realizó un total de 319 vuelos nacionales e internacionales durante sus dos mandatos (1996-2004), José Luis Rodríguez Zapatero, 260 en el periodo 2004-2011; y Mariano Rajoy, 260 (2011-2018).

El caso es que, mientras Arancha González Laya (ministra de Asuntos Exteriores) lo ha utilizado 24 veces, Margarita Robles (Defensa) diez y Nadia Calviño (vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos) siete, no existe constancia de que los miembros de Unidos Podemos hayan elegido el Falcon 900 como medio de transporte. Así lo asegura El Confidencial Digital, que afirma que, entre el 1 de enero y el 4 de octubre de 2020, en los aviones del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas han viajado ocho ministros. Un tercio de los 22 que tiene el Gobierno de coalición. Pero todos ellos han sido nombrados por el PSOE.

Desde la formación morada se han preocupado muy mucho de quedar al margen de la polémica del Falcon después de verse involucrados en el uso de prebendas que antes criticaron como los coches oficiales -los ministros de Unidos Podemos tienen 19. Cinco para el departamento de Iglesias y el de Yolanda Díaz (Trabajo), mientras que el resto de ministros de la coalición -Irene Montero (Igualdad), Alberto Garzón (Consumo) y Manuel Castells (Universidades)- tienen a su cargo tres coches por cada departamento.

¿Cómo se las han ingeniado para encajarlo en su ideario? Pues hay que fijarse en la letra pequeña ya que los estatutos de Podemos establecen la obligación a renunciar, por parte de los altos cargos, a la asignación de un vehículo oficial de carácter permanente, "excepto cuando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad así lo recomienden expresamente por razones de protección personal".

Lo mismo ocurre con la vigilancia del chalet de Galapagar, reforzada por el ministerio del Interior tras las amenazas recibidas por el matrimonio Iglesias-Montero.

En vídeo | Un artista callejero se hace viral por cantar contra el Gobierno en el Metro de Madrid

Más historias que te pueden interesar: