Avances electorales contra la inmigración dividen a Suecia y preocupan a grupos de derechos

·2  min de lectura
Foto de archivo del líder del partido Moderado Ulf Kristersson dando un discruso en Estocolmo

Por Johan Ahlander

ESTOCOLMO, 15 sep (Reuters) - El ascenso al poder real de los demócratas suecos, populistas y contrarios a la inmigración, tras las elecciones del domingo, tiene a los grupos de derechos civiles y a muchos inmigrantes preocupados por lo que pueda deparar el futuro en un país conocido desde hace tiempo por su tolerancia y apertura.

La primera ministra socialdemócrata Magdalena Andersson dimitió el jueves, por lo que el líder del Partido Moderado, Ulf Kristersson, debe ahora intentar formar un nuevo gobierno. No podrá hacerlo sin el apoyo de los Demócratas Suecos, que se han convertido en el segundo partido más importante, con el 20,5% de los votos.

Los avances de los Demócratas Suecos se deben a lo que muchos votantes consideraron un fracaso de las políticas de inmigración e integración.

El partido, que declinó las peticiones de Reuters para hacer comentarios para este artículo, aprovechó el enfado por la delincuencia y los tiroteos entre bandas, sobre todo culpando a los inmigrantes de la violencia.

Ha presentado un programa de 30 puntos destinado a lograr la menor inmigración de Europa, que incluye una legislación que permitiría denegar el asilo a quien diga que huye de la persecución por ser gay o por cambiar de fe.

"Bienvenidos al tren de la repatriación. Tienes un billete de ida. Próxima parada, Kabul", rezaba un tuit del portavoz de orden público de los Demócratas Suecos, Tobias Andersson, semanas antes de las elecciones del 11 de septiembre.

Es el tipo de retórica que ha dejado preocupados y frustrados a muchos de los cerca de 2 millones de habitantes del país que han nacido en el extranjero.

"Si creen que voy a volver, deben estar soñando", dijo Geza, un trabajador de restaurante de 54 años que llegó a Suecia desde Somalia hace 30 años. "Vivo aquí, trabajo aquí, pago impuestos aquí. Tengo pasaporte sueco. Soy sueco".

Los Demócratas de Suecia tienen varias propuestas para devolver a las personas a sus países de origen. Aquellos que no se han "adaptado a la sociedad de forma adecuada, deben ser alentados a regresar", dijo el partido en un manifiesto.

"Queremos empezar ya a conseguir una política migratoria sostenible. Nos gustaría que nuestras ideas hubieran sido escuchadas hace 10 o 20 años, entonces no tendríamos los problemas que tenemos hoy", dijo Henrik Vinge, el primer vicelíder del partido, la noche de las elecciones.

(Reportaje de Johan Ahlander; Editado en español por Juana Casas)