Ariosto Otero inaugura conjunto muralístico en la Segob

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 21 (EL UNIVERSAL).- Los muros de la plaza Leona Vicario, en la Secretaría de Gobernación, cuentan la historia de México, desde la llegada de Cristóbal Colón hasta el asesinato de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, pasando por el Bitcoin, los transgénicos, mezclados con los dioses prehispánicos y la lucha feminista actual.

Se trata del conjunto muralístico "El regreso de los dioses", realizados en estuco esgrafiado por el muralista Ariosto Otero. En el lobby también se encuentran dos murales realizados en acrílico sobre madera de triplay.

"Nido de serpientes" es el primer mural ubicado en la entrada de la Secretaría y es un retrato actual de la política del país, donde los medios de comunicación denuncian la corrupción y los niños fungen como "jueces definitivos" de la historia. "Los fantasmas del neoliberalismo", ubicado justo frente al primero, aborda la pandemia de Covid-19, homenajea a las artes a través de la figura de Oscar Chávez y presenta a los partidos políticos y cómo "anteponen" sus intereses.

"Los dioses", "Los tlaloques", "El regreso de los dioses" y "Democracia, derechos humanos y justicia social" son los murales que se encuentran en la explanada.

Pese a tratarse de un evento celebratorio, Otero inició su discurso de inauguración con una serie de lamentos porque el muralismo, pese a ser uno de los movimientos artísticos más importantes en el país, no ha sido apreciado.

"Lamento mucho que no haya podido venir el señor presidente. Quería contarle que el muralismo mexicano es el arte monumental de México para la humanidad, es la gran película fija, la gran escenografía, la gran epopeya (...)", inició su discurso.

El artista también lamentó que "las autoridades culturales de los últimos 50 años y hasta hoy mismo, que lo rige la licenciada Frausto, lo único que se ha visto es desprecio por el muralismo y han querido llevar al muralismo al graffiti y al arte urbano", sostuvo. Ariosto Otero ha insistido en diversas ocasiones en hacer una distinción entre el paredismo (pinturas en los muros realizadas por artistas callejeros) y el muralismo.

En tercer lugar, Otero también lamentó que aun con la "salida" del neoliberalismo y el ingreso "hacia una nueva era de bienestar social" persista el "menosprecio" al muralismo. "El resto lo voy a poner verdaderamente en un muro de lamentos, porque es mucho lo que tengo que lamentar", concluyó.

Al hacer un recorrido por las temáticas que abordan sus murales, Otero aseguró que no es militante de un partido político, pero sí del muralismo, por lo que su responsabilidad principal es con México, luego con la institución y el muralismo, en tercer lugar, con la sociedad y por último con él mismo.

Como reflexión sobre el viaje histórico que hacen sus murales, el artista señaló que "el odio y el rencor social nos está destruyendo" y que este tipo de mensajes los puede decir con total libertad a través del muralismo. También dijo que cuando presentó la propuesta de los murales a la entonces secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero -hoy presidenta de la cámara de Senadores- que no le entregó un proyecto previo.

En la ceremonia estuvieron presentes la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero; Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos; César Yañez, como subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos religiosos; Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, y José Antonio de la Vega, jefe de la Oficina de la Segob.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.