AP EXPLICA: En qué contexto se atentó contra vice argentina

·5  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — Las muestras de apoyo de cientos de simpatizantes a la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner en medio del juicio que se le sigue por presunta corrupción fueron el escenario de un intento de atentado que ha sacudido al país.

Escondido entre sus simpatizantes, un hombre se aproximó a Fernández de Kirchner con un arma de fuego en la mano y le apuntó directamente a la cabeza ante la inacción de sus guardaespaldas. La justicia investiga si el ciudadano brasileño —que fue detenido en el momento— actuó por cuenta propia o siguiendo órdenes.

El pedido de condena a 12 años de cárcel para la vicepresidenta que realizaron dos fiscales ha despertado el fervor de sus seguidores, que desde hace casi dos semanas se congregan cada día frente a su domicilio en Buenos Aires. La solicitud de los fiscales ha enrarecido el clima político y profundizado el enfrentamiento entre el oficialismo y la oposición.

La expresidenta sostiene que el juicio en el que está acusada de corrupción durante su mandato (de 2007 a 2015) es una farsa y acusa al tribunal de actuar bajo los dictados de la principal fuerza opositora.

EL INTENTO FRUSTRADO DE ATENTADO

La noche del jueves, un ciudadano brasileño identificado como Fernando André Sabag Montiel, de 35 años, apuntó un arma hacia la cabeza de Fernández de Kirchner cuando era recibida en la puerta de su casa por decenas de simpatizantes. Un funcionario del Ministerio de Seguridad que pidió no ser identificado por no estar autorizado a brindar información sobre el ataque dijo a The Associated Press “que no hay ninguna hipótesis confirmada” sobre los motivos del ataque por lo que “todo es materia de investigación”. El detenido reside en Argentina desde 1998 y la policía le encontró un cuchillo de cocina durante una revisión en la calle en 2021, pero no tiene antecedentes penales.

El incidente fue repudiado por diversas figuras dentro y fuera de Argentina. El papa Francisco expresó su solidaridad, así como los presidentes de México, Venezuela, Bolivia, Chile, Uruguay, y Perú, entre otros.

¿DE QUÉ SE LE ACUSA A LA VICEPRESIDENTA?

Los fiscales del juicio a la vicepresidenta pidieron días atrás al tribunal conformado por tres jueces una condena a 12 años de prisión y su inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos tras acusarla de haber liderado una organización delictiva que adjudicó de forma irregular durante su mandato unas 51 obras a Lázaro Báez, un empresario allegado, y de haber generado una defraudación al Estado por unos 1.000 millones de dólares.

¿QUÉ ESGRIME FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN SU DEFENSA?

Fernández de Kirchner ha afirmado públicamente que los fiscales no han probado “nada de lo que dijeron” durante el juicio que calificó de “ficción”. Sostiene que el tribunal ya tiene decidida su condena y que sufre una persecución de sectores de la justicia que, según ella, son cercanos al expresidente Mauricio Macri (2015-2019), quien la sucedió en el poder y hoy es uno de los referentes de la oposición. La vicepresidenta también reprocha a los fiscales no ahondar en la investigación de supuestos actos de corrupción de empresarios allegados a Macri en el sector de la obra pública. El abogado de la vicepresidenta intentará rebatir las imputaciones a partir del 5 de septiembre, cuando comienzan los alegatos de la defensa de los 13 acusados en este proceso.

¿CUÁNDO SE PRONUNCIARÍA EL TRIBUNAL Y QUÉ PASOS PUEDE TOMAR FERNÁNDEZ DE KIRCHNER?

Se espera que el tribunal dicte su sentencia antes de fin de año. En el caso de condenarla, la vicepresidenta puede apelar el fallo ante la Cámara Federal de Casación y llegar hasta la Corte Suprema de Justicia, lo que conllevaría un proceso que se prolongaría por meses y coincidiría con un escenario de alto voltaje político por ser el periodo preelectoral de cara a las presidenciales de 2023. En esos comicios se dirimirá la continuidad del gobernante peronismo en el poder o el regreso de la alianza opositora.

¿DE QUÉ FORMA INFLUIRÍA UNA CONDENA FIRME EN LA SITUACIÓN DE LA VICEPRESIDENTA?

Si quedara firme una eventual condena a prisión en los próximos meses, Fernández de Kirchner mantendrá los fueros que la blindan de un arresto mientras siga ejerciendo su actual mandato de vicepresidenta, que finalizará en diciembre de 2023. En caso de un fallo definitivo, se le podría realizar un juicio político, para lo cual sería necesario el voto de dos tercios de los senadores y de los diputados para removerla de su cargo.

¿TIENE POSIBILIDADES FERNÁNDEZ DE KIRCHNER DE COMPETIR EN LAS ELECCIONES DE 2023?

Si el tribunal que la juzga actualmente decide condenarla, la ley no le impide a la dirigente peronista presentarse a cargos públicos en las elecciones generales de octubre de 2023, hasta en tanto la Corte Suprema de Justicia no dicte un fallo definitivo, lo que podría demorar años, ya que no hay tiene plazo para resolver el caso. La exmandataria no ha dicho si tiene aspiraciones políticas más allá del actual mandato como vicepresidenta, pero sus allegados alientan su candidatura presidencial y los analistas consideran muy probable que se presente a algún cargo público, como una banca legislativa, para conservar los fueros que evitarían su detención.

¿CÓMO IMPACTÓ EL PEDIDO DE CONDENA ENTRE LOS SIMPATIZANTES DE LA VICEPRESIDENTA?

Nada más conocerse la solicitud de los fiscales, el presidente Alberto Fernández dejó de lado sus diferencias con la vicepresidenta para respaldarla públicamente. Funcionarios y dirigentes de derechos humanos también criticaron a la justicia y sostienen que la vicepresidenta es víctima de un intento de apartarla de la vida política. La militancia kirchnerista se aglutinó en los alrededores de su domicilio situado en un elegante barrio capitalino para mostrarle su apoyo, lo que generó el malhumor de los vecinos. Durante el último fin de semana el alcalde dispuso un vallado en torno al edificio donde está el departamento de la vicepresidenta que fue derribado por sus simpatizantes, generando choques con la policía y disparando los cruces verbales entre el oficialismo y la fuerza opositora.