Aborto, el tema sobre el que López Obrador tiene miedo de hablar

 EFE/José Méndez

El aborto es un tema que genera controversia en la sociedad y se manifiesta anualmente en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, ocasión que los diferentes grupos utilizan para refrendar su posición a favor o en contra.

Con este contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado en su conferencia de prensa matutina sobre si su gobierno vetaría una legislación en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre la interrupción del embarazo a lo que respondió que los debates sobre este tema no se deben de abrir por el momento, porque primero se debe serenar al país y acabar con la corrupción.

“Una vez logrado eso vamos viendo entre todos estos asuntos, hay muchos temas importantes, pero vamos a priorizar”. (8 de marzo de 2019)

El hecho que López Obrador haya evitado pronunciarse sobre el tema del aborto en su conferencia matutina, no corresponde con la posición pública y abierta que recientemente planteó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quién sugirió que el Gobierno federal podría dar protección a las mujeres que interrumpen su embarazo y evitar así que sean revictimizadas, por medio de un
Código Penal Único en el país.

LEER | El peligro de muerte al que AMLO expone a miles de mujeres

La secretaria de Gobernación comentó que a las mujeres que interrumpen el embarazo antes de las 12 semanas de gestación se les somete a procesos penales en donde se les discrimina, y finalmente se les priva de la libertad.

“Se le vuelve a criminalizar varias veces, no solamente por su agresor, sino por el mismísimo gobierno, por los legisladores, por los jueces y por los ministerios públicos, por los fiscales. Entonces, este es un tema de violencia de género. Este es un tema de discriminación.” (Excelsior, 7 de marzo de 2019)

Interrumpir el embarazo es motivo de cárcel para las mujeres en 21 estados del país, esta es la realidad que se podría reflejar en el debate legislativo en donde la posición de los representantes de las diferentes entidades es antagónica, como se puso de manifiesto en la sesión del 7 de marzo en el Senado donde algunas senadoras integrantes del Grupo de Información de Reproducción Elegida (GIRE), utilizó pañuelos verdes para significar su exigencia de despenalización del aborto en todo el país, mismos que depositaron en los escaños de los senadores y senadoras.

La senadora de Morena, Lily Téllez, pidió respeto a su postura a favor de la vida, dijo que representa a personas que consideran que el aborto es un asesinato.

Solicitó la palabra y reclamó a Dante Delgado y Patricia Mercado: “Poner un trapo verde en mi escaño, en un escaño que no es el suyo, Patricia Mercado hace que otras mujeres y otros ciudadanos piensen que yo apoyo el aborto, cuando estoy en contra”. (Sol de México, 8 de marzo de 2019)

LEER | Puebla, el accidente que cobra facturas y levanta sospechas

Adelantó la senadora Téllez que presentará una iniciativa, similar a la del Congreso de Nuevo León, que proteja la vida desde la concepción. Hace unos días, a pesar de las recomendaciones de Derechos Humanos, el Congreso del Estado de Nuevo León aprobó una reforma a la Constitución local
en materia de derecho de vida para proteger al ser humano desde la concepción hasta la muerte natural, con lo que rechazó la posibilidad de la aplicación legal del aborto en la entidad. Esta reforma estuvo “congelada” por cinco años. Fue aprobada por 30 votos a favor, ocho en contra y dos abstenciones.

En el Día Internacional de la Mujer, el tema de la libertad de las mujeres para decidir sobre su cuerpo e igualdad de derechos se presenta invariablemente y por esa razón es que se espera que el presidente, como estadista, se pronuncie al respecto sin ambigüedades, por lo que no hacerlo supone priorizar sus metas personales antes que los intereses de grupos vulnerables, como ha sucedido recientemente con las guardarías infantiles y los refugios para mujeres que sufren de violencia intrafamiliar.

Para el presidente López Obrador el combate a la corrupción es la prioridad número uno, después sigue la construcción de la clientela para su proyecto de poder a largo plazo y en algún lugar de las prioridades están las mujeres y por ello es que antes que enredarse en la polémica sobre el derecho para interrumpir el embarazo, propone serenar al país, o sea que si las mujeres quieren que se les
reconozca su libertad de elección, deben esperar sentadas porque el tema va para largo.