Ocho años sin Gustavo Cerati, la leyenda del rock argentino

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 4 (EL UNIVERSAL).- La de Gustavo Cerati, líder de Soda Stereo, fue una muerte lenta. Por cuatro años permaneció en coma, luego de ofrecer un concierto en Caracas, la capital venezolana y reportar a su equipo que tenía un fuerte dolor de cabeza por lo que fue internado en un hospital local. Era mayo del 2010.

"Gustavo se podía mover, pero estaba como abrumado, lento y no podía hablar", narró el periodista Juan Morris, sobre lo acontecido durante los primeros minutos después del recital, en una biografía del cantante editada en 2016, dos años después del fallecimiento de Cerati.

Se pensó que era una descompensación y no queriendo que esto se convirtiera en un escándalo mediático, esperaron casi una hora hasta que el auditorio casi se vació.

Luego, en ambulancia, se trasladaron a un hospital que en ese momento no contaba con energía eléctrica, así que se buscó otro más. Entre eso y estudios, relata Morris, pasó otra hora.

"Al día siguiente, Gustavo se despertó en la clínica consciente, pero confundido", se lee.

Ya presentaba dificultades para hablar y sentía el lado derecho de su cuerpo entumecido, lo que marcó el inicio del accidente cerebro vascular.

Aún así, pasó otra noche sin que los médicos supieran bien de qué se trataba. Cuando se dieron cuenta, lo metieron de urgencia al quirófano.

Se le operó para disminuir la presión cerebral y el intérprete de "Cuando pase el temblor" y "Nada personal" mostró una leve mejoría, empezando a respirar sin ayuda, lo que generó esperanzas.

"Está en condiciones generales estables", fue el reporte médico del 2 de junio.

Aprovechando eso, se le trasladó vía aérea a Argentina lo cual supuso un viaje de entre siete y ocho horas de viaje.

El Instituto Fleni de Buenos Aires lo recibió por cuatro meses, para luego de nueva cuenta y sin explicación, ser llevado a la Clínica ALCLA de la misma ciudad.

"Va a salir adelante, hay que tener fe. No sólo en la ciencia, sino también fe en Dios, recen mucho, que no bajen los brazos", dijo su mamá a los medios, buscando que todos sus fans se unieran en ello.

Para entonces Cerati estaba conectado a un respirador artificial. Y no avanzó.

Durante su convalecencia, diversos artistas le rindieron tributo: Shakira le dedicó el tema "Sale el sol"; la finlandesa Tarja Turunen, incluyó en sus presentaciones latinoamericanas la canción "Signos" y el grupo La Ley lo homenajeó en el Festival de Viña del Mar.

El 4 de septiembre de 2014, la familia decidió desconectar a Cerati, ya sin posibilidades de sobrevivir. El parte médico oficial fue muerte por paro cardiorrespiratorio.

De acuerdo con Spotify, tras la noticia del deceso y tan sólo durante las primeras horas, las descargas de Soda Stéreo se incrementaron 15 veces, es decir, se registraron más de 2 millones de reproducciones en el orbe.