Anuncios

Año bisiesto: por qué se agrega un día

El 2024 tiene 366 días por ser un año bisiesto
El 2024 tiene 366 días por ser un año bisiesto

Este 2024 es un año bisiesto, en el que muchos se preguntan por qué se agrega un día, el cual será el próximo 29 de febrero, como es la costumbre con este tipo de períodos.

Es una variación inevitable del calendario gregoriano, el método de origen europeo con el cual buena parte del mundo mide el paso del tiempo. Desde que fuera introducido en 1582 por el Papa Gregorio XIII, este sistema resultó más eficaz que el anterior calendario juliano, establecido por Julio César en el año 46 a.C. Pero el sobrante de horas entre lo definido por el calendario y el tiempo que en efecto tarda la Tierra en orbitar el Sol, provoca que casi siempre cada cuatro años, haya que transformarlos en bisiestos, es decir, sumarles un día, para compensar la cuenta.

Los años bisiestos fueron implementados por primera vez por Julio César, y el calendario gregoriano mantuvo el concepto, aunque cambió la fecha agregada al día 29 de febrero
Los años bisiestos fueron implementados por primera vez por Julio César, y el calendario gregoriano mantuvo el concepto, aunque cambió la fecha agregada al día 29 de febrero - Créditos: @BBC Mundo.

Esta operación permite que se alineen las fechas astronómicas con las cronológicas, y así mantener fijos los días en que ocurren los solsticios, equinoccios y demás fenómenos. Como consecuencia, en los años bisiestos se le agrega el día 29 a febrero, algo que ocurrió por última vez en 2020, y se repetirá en 2028. De esta forma, en lugar de los tradicionales 365 días del año, los bisiestos tienen 366 jornadas.

En este sentido, cualquier año divisible por 4 es bisiesto, con una excepción: los años múltiplos de 100. En este caso, la cifra en cuestión también debe ser múltiplo de 400. En caso contrario, no es bisiesto a pesar de ser múltiplo de 4. Por eso, el año 2096 va a ser bisiesto pero el 2100, no.

De donde viene el nombre bisiesto

El nombre bisiesto viene del latín, el idioma oficial de la Antigua Roma, en el que las jornadas se denominaban en base a su distancia con tres tipos de días centrales que se repetían mes a mes: las calendas, es decir la primera jornada del mes, las nonas, nombre descendiente del nueve que hace referencia a los días que faltaban para el cuarto creciente de la Luna, y los idus, jornadas en que ocurría este evento astronómico.

El calendario juliano tenía el mismo problema de acumulación de días, y para resolverlo se sumaba un día extra a febrero, que era el último mes de ese calendario Pero en su caso agregaban un segundo 24 de febrero, y al anunciar dicha jornada, se la denominaba “Ante Diem Bis Sextus Kalendas Martiam”, es decir, “el día bis sexto antes del primero de marzo”, fórmula que luego fue acortada a “Bis Sextum”, y de la que deriva nuestro actual bisiesto.

Por qué 2024 es bisiesto

Este año es bisiesto por tratarse de una cifra divisible por cuatro y que no es múltiplo de 100. Además, cumple la regla estándar de que pasaron cuatro años del último año de este tipo, en 2020, y se hace necesario un nuevo año de 366 días para equilibrar la cuenta con el calendario solar. En este sentido, se puede observar que es bisiesto en base a la nueva jornada que se sumará el 29 de febrero.

Además, se trata de un año bisiesto comenzado en lunes, algo que no ocurría desde 1996.

El 2024 tendrá 366 días por tratarse de un año bisiesto
El 2024 tendrá 366 días por tratarse de un año bisiesto

Cuántos días tiene un año si es bisiesto

Tal como se explicó, los años bisiestos suman una jornada más el 29 de febrero, razón por la cual en este tipo de ciclos hay un día extra respecto a los años comunes, que tienen 365 días.

Cuándo es el próximo año bisiesto

Una vez pasado el 2024, la cuenta de los años bisiestos se va a reiniciar y volverá a acumularse el tiempo sobrante hasta el 2028, el próximo año bisiesto, que tendrá 366 días y un nuevo 29 de febrero.