En "13 vidas", Ron Howard dirige rescate de cueva tailandesa

·6  min de lectura

Podrá ser etiqueta común no revelar el desenlace de una película, pero Ron Howard aprendió hace años en “Apollo 13” ("Apolo 13") que conocer el final de una historia es distinto a conocer la historia misma. Y aunque el rescate del equipo de fútbol masculino tailandés y su entrenador en 2018 está considerablemente más fresco en nuestra memoria colectiva, el director vio en él una oportunidad similar.

“Es posible que uno sepa por los titulares que las cosas salieron bien, pero uno no sabe qué tipo de luchas personales pueden estar reservadas para los personajes clave”, dijo Howard. “A través de la dramatización, a través de buenas actuaciones, escenas y realización cinematográfica, uno comienza a conectarse emocionalmente con los personajes de una manera que no puede con un documental directo o la cobertura noticiosa”.

De alguna manera, la historia estaba hecha a la medida para una producción de Hollywood con su final feliz y sus actos sencillos de heroísmo. La saga de 18 días ya inspiró un gran documental, “The Rescue” ("Rescate en las profundidades"), y varios otros proyectos. Pero la realidad de hacer “Thirteen Lives” ("13 vidas"), que se exhibe actualmente en cines selectos y a partir del viernes estará disponible en Amazon Prime Video, fue una tarea enormemente compleja y por momentos angustiosa. Incluso Howard dijo que se ubica en el “cuadrante superior” de sus películas más desafiantes.

Y no se trataba solo de las dificultades de filmar el peligroso buceo en cuevas en los estrechos corredores submarinos de Tham Luang Lang Non, que fueron recreados para el filme por la diseñadora de producción Molly Hughes, sino de contar las historias de todas las personas que contribuyeron al éxito de la misión imposible. Como todos se percataron rápidamente, había bastante gente digna de aparecer en cámara. Estaban los buzos británicos y los SEALS de la Armada tailandesa, por supuesto, pero también los padres, los niños y el entrenador en la cueva, los servidores públicos que manejaron la crisis y los miles de voluntarios extranjeros y locales que contribuyeron de pequeñas y grandes maneras.

“Me sentí un poco como un director de orquesta”, dijo Howard. “Logísticamente fue muy complicado. Y sentí una responsabilidad más profunda de hacer esto bien en nombre de los involucrados que con cualquier otra película que haya hecho basada en hechos reales”.

Debido a las restricciones de viaje por el COVID-19, la mayor parte del rodaje tuvo lugar en Queensland, Australia, con escenas adicionales en Tailandia que Howard tuvo que dirigir de forma remota. Fue un obstáculo para él porque lo más importante era asegurarse de que la historia fuera lo más auténticamente tailandesa posible. Reclutó a un equipo de artistas y productores tailandeses para ayudar, incluido el reconocido director de fotografía de “Call Me By Your Name” (“Llámame por tu nombre”), Sayombhu Mukdeeprom.

“Sabía que no solo era lo correcto, sino que también sería terrible si nos equivocábamos”, dijo Howard.

Otro fue el productor Raymond Phathanavirangoon, a quien le encargó infundir en el guion de William Nicholson (“Gladiator”, o en español “Gladiador”) detalles y matices de la cultura del norte de Tailandia, desde la manera correcta de vestir a un monje birmano, hasta el uso de oraciones y acentos regionales.

“Una gran parte de la cinta está en tailandés, lo cual es bastante inusual para una película de Hollywood”, dijo Phathanavirangoon. “Tratamos minuciosamente de hacer los acentos correctos. Incluso en el cine tailandés, rara vez escuchas a la gente hablar con acento norteño”.

Naturalmente, sin embargo, hay un enfoque en los buzos británicos que sacaron a nado a los niños y entrenador de la cueva uno por uno. Los papeles atrajeron a los actores Viggo Mortensen (como Rick Stanton), Colin Farrell (como John Volanthen) y Joel Edgerton (como el doctor Harris), quienes desarrollaron una estrecha relación con sus contrapartes de la vida real.

“Lo que hacen como pasatiempo está más allá de mi comprensión”, dijo Farrell. “Realmente son exploradores subterráneos. Y hablando con ellos, supongo que lo más asombroso fue la normalidad que destilan. No son adictos a la adrenalina”.

De entrada, el plan era que los actores hicieran parte del buceo en cuevas y lo complementaran con trabajo de dobles. Habría un supervisor de buceo, Andrew Allen, y un director de fotografía submarina, Simon Christidis. Pero en algún momento del intenso entrenamiento de tres semanas, se tomó la decisión de que los actores harían la mayoría de las escenas de la cueva por sí mismos.

“Yo le echo la culpa a Viggo”, dijo Farrell, riendo. “Él fue el que insistió en que lo hiciéramos. Ya que estábamos en eso...”.

Stanton y Jason Mallinson (interpretado en la película por Paul Gleeson) también estaban en el plató y, a menudo, en el agua con los actores, entrenándolos en el proceso. A veces fue aterrador, en especial para Farrell, quien dijo que la natación no es su fuerte.

“Fue tan seguro y controlado como podía ser, pero hubo un par de veces que fue bastante estresante”, dijo Farrell. “No sufrí exactamente un ataque de pánico mayor, pero hubo momentos de ansiedad, una ansiedad muy real. Supongo que estoy describiendo una especie de ataque de pánico, aunque sea leve”.

Pero todos también estaban muy conscientes de que su experiencia era solo una pequeña fracción de lo que estuvo en juego en la misión real de vida o muerte. No era un set, dijo Mortensen, donde la gente se quejaba de los burritos del desayuno, el café o el clima, especialmente con los verdaderos buzos cerca.

“La exigencia era grande. Fue difícil”, dijo Tom Bateman, quien interpreta al buzo Chris Jewell. “Pero solo nos acercamos a algunas personas increíbles. Nadie se quejó ni una vez”.

Y en “Thirteen Lives”, había una sensación compartida de estar todos empeñados en un mismo fin. Después de todo, es un raro ejemplo de la vida real de desinterés y colaboración global que no tuvo que dramatizarse mucho.

“Estoy muy feliz de estar en ella no solo porque es Ron Howard y es una gran historia de aventura y también es muy entretenida, sino que es una historia importante”, dijo Mortensen. “Es un ejemplo importante de personas que hacen lo correcto juntas y una gran cantidad de personas que se ofrecen como voluntarios desinteresadamente por las razones correctas, por el bien común, y eso es notable en estos días”.

“Debería ser más común que el comportamiento egoísta, codicioso, acaparador de poder, competitivo y deshonesto, que muchos líderes dan como ejemplo en todo el mundo. Cuando ves que la gente no hace eso, dices: 'Oh, sí, los humanos son capaces de eso. Es posible. ¿Por qué no tener más de eso? No es solo una película de Hollywood. Esto realmente sucedió. Estas personas hicieron eso juntas’”, agregó el actor. “Eso es lo mejor de nosotros”.

___

Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.