Anuncios

Zachariah Anderson intenta callar el testimonio de su hija haciéndole una seña desde el banquillo de acusado

Zachariah Anderson intenta callar el testimonio de su hija haciéndole una seña desde el banquillo de acusado

Ocurrió un momento dramático dentro de una sala de justicia de Wisconsin cuando un padre pareció hacer una seña para advertir a su hija adolescente que dejara de hablar mientras testificaba contra él en su juicio por asesinato.

El asesino acusado, Zachariah Anderson, fue capturado llevándose la mano a la boca y apretando los labios mientras miraba a su hija de 15 años en el banquillo de los testigos en el Tribunal de Circuito del condado de Kenosha el miércoles.

Anderson, de 42 años, está acusado del brutal asesinato de Rosalio Gutiérrez Jr., quien desapareció de su propio apartamento en Wood Creek en mayo de 2020.

Gutiérrez, de 40 años, había estado saliendo con la exnovia de Anderson, Sadie Beacham, con quien el asesino acusado comparte hijos.

Los fiscales alegan que Anderson estaba celoso de la nueva relación y estaba acosando a su rival romántico.

En la noche del 17 de mayo de 2020, supuestamente fue al apartamento de Gutiérrez y lo mató de forma brutal con fuerza contundente.

Los fiscales afirman que luego se deshizo del cuerpo de Gutiérrez.

Dos días después, Beacham denunció la desaparición de Gutiérrez cuando se preocupó y fue a su casa, solo para descubrir que la puerta del patio estaba abierta y que había sangre en el piso, los muebles y el techo.

Nunca se encontró el cuerpo de la víctima, pero los investigadores creen que está muerto debido a la gran cantidad de sangre que encontraron dentro de su apartamento.

Arrestaron a Anderson y le imputaron cargos de homicidio premeditado en primer grado, ocultar un cadáver y acoso.

Durante su juicio de alto perfil el miércoles, la hija de 15 años de Anderson subió al estrado como testigo de cargo para declarar sobre el comportamiento de su padre en el periodo previo a la muerte de Gutiérrez.

Zachariah Anderson parece advertir a su hija que deje de hablar mientras testifica en el asesinato de él por asesinato (Law & Crime)
Zachariah Anderson parece advertir a su hija que deje de hablar mientras testifica en el asesinato de él por asesinato (Law & Crime)

La joven de 15 años le dijo al jurado que su padre le había pedido que espiara a su madre y anotara “cada vez que mi madre se molestara” informó Kenoha News.

No mucho antes de la desaparición de Gutiérrez, Anderson supuestamente también espió a la pareja en compañía de su hija y le contó sobre sus planes de seguir a su rival romántico, a quien se refirió con un insulto racial.

“Él dijo algo acerca de mostrarle quién era el hombre, y no entendí muy bien, pero una se daba cuenta de cosas a las que mi padre se refería o insinuaba”, ella dijo.

“Mi papá me dijo, ‘Podría vigilarlo o seguirlo a su casa una vez solo por diversión’. Esas fueron las palabras exactas que me dijo”.

En un momento durante el testimonio de la adolescente, Anderson pareció hacerle un gesto desde la mesa de la defensa, llevándose la mano a la boca.

Los fiscales acusaron al demandado de hacer señas a su hija mientras testificaba.

Mientras tanto, la defensa también acusó a Beacham de usar lenguaje de señas para comunicarse con su hija en el estrado.

Las interrupciones sucedieron conforme el testimonio de la hija respaldaba el argumento de la fiscalía de que Anderson estaba celoso de la nueva relación de su expareja.

Ella testificó que, cuando veía a su padre, mencionaba a Gutiérrez “frecuentemente”.

Luego, la noche del 24 de abril, menos de un mes antes del asesinato, dijo que su padre la llevó a la casa de su madre para espiar a Beacham y Gutiérrez adentro.

Anderson luego revisó la camioneta de Gutiérrez y tomó fotos de la matrícula y el registro del vehículo, dijo.

Luego tocó el timbre de la casa y huyó, narró.

La hija de Anderson describió que, semanas después, el 16 de mayo, un día antes de que Gutiérrez fuera visto con vida por última vez, ella y sus hermanos se subieron a la camioneta de trabajo de su padre.

Los fiscales la interrogaron sobre el estado de la camioneta, incluso si tenía o no manchas de cloro y si le faltaba la alfombra ese día.

Ella testificó que no.

Los fiscales dijeron que se encontró el ADN de Gutiérrez dentro de la camioneta y que había evidencia de que habían lavado el interior con cloro.

También se habían quitado partes de la alfombra interior.

Anderson enfrenta cadena perpetua por los cargos.

Traducción de Michelle Padilla