Anuncios

Zárate: un joven le dio una brutal patada en la cabeza a otro durante una pelea y lo dejó inconsciente

El momento en el que el joven de 16 años recibe una brutal patada en la cabeza tras una pelea sobre la peatonal Justa Lima, en la localidad de Zárate
El momento en el que el joven de 16 años recibe una brutal patada en la cabeza tras una pelea sobre la peatonal Justa Lima, en la localidad de Zárate

Una pelea entre dos jóvenes a la salida de un boliche en la localidad bonaerense de Zárate terminó con uno de ellos internado tras recibir una brutal patada a la cabeza. El repudiable episodio, según información del portal Corré La Voz, ocurrió en la madrugada del sábado. Las imágenes del hecho, sin embargo, se viralizaron este lunes.

A metros de la entrada de un local bailable, y por motivos que todavía no están del todo claros, los dos individuos comenzaron a intercambiar golpes de puño y patadas. En simultáneo, sobre la peatonal Justa Lima, hombres y mujeres de la misma edad transitaban por la calle sin ánimos de detener la pelea.

Finalmente, tal y como muestra el video que circuló en redes sociales, uno de los dos atacantes logró lanzar a su opuesto contra el piso y, estando este último de espaldas, le propinó una contundente patada en la cabeza. La víctima del ataque -que tiene 16 años- quedó inconsciente.

De acuerdo a lo expuesto por el medio local, el joven fue trasladado de urgencia a un centro de salud y se encuentra fuera de peligro. Una fotografía de su rostro -que también se viralizó en redes sociales- muestran evidentes lesiones causadas por el salvaje impacto que recibió.

En declaraciones a Todo Noticias, el papá de la víctima habló sobre la salud de su hijo y dio su versión sobre el hecho. “Está vivo de milagro. No puede ver el video de la agresión porque se descompensa. Le duele mucho la cabeza y se marea, todo a raíz del golpe”, lamentó Sergio en principio.

Y luego se prestó a reconstruir el incidente. “Él había salido de una fiesta. Venía caminando por Justa Lima mientras gente mayor de edad que caminaba cerca de él venía haciendo desmanes por la calle. Buscaban a quién lastimar. Encontraron a mi hijo y le quisieron robar la gorra. Luego lo rodearon, le propinaron varios golpes y uno le pegó una piña que lo desvaneció. No contento con esto, le terminó propinando una patada a la cabeza”, relató.

Sobre el final de su testimonio, el padre del damnificado comparó su caso con el de Fernando Báez Sosa, que también fue asesinado por jóvenes de la localidad de Zárate, en Villa Gesell. “A diferencia de Báez Sosa, mi hijo la pudo contar. Me lo lastimaron mal. Pero yo, gracias a Dios, tengo a mi hijo vivo hoy. Esta gente no sale a divertirse, sale a matar”, cerró.

Sergio, el padre de la víctima del ataque en la localidad de Zárate
Sergio, el padre de la víctima del ataque en la localidad de Zárate

Antecedente

Un hecho de características similares ocurrió el pasado mes de septiembre en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut. Una joven de 18 años recibió una paliza a la salida del local bailable, que concluyó con una brutal patada en la cabeza. Como consecuencia de la agresión, perdió varios dientes y sufrió lesiones en la mandíbula.

El incidente tuvo lugar el domingo 3 de septiembre. Natasha llegó con otras dos personas a la puerta del boliche, ubicado sobre la avenida Rivadavia, y fue agredida por otro grupo de mujeres que se encontraba en el lugar. En ese contexto, una de ellas la agarró del pelo, la tiró contra el asfalto y le dio un fuerte puntapié en el rostro.

El golpe fue tan potente que la víctima no volvió a ponerse de pie y quedó tendida a la vera de la avenida. Poco después, en las imágenes se vio cómo los presentes se dispersaron y las amigas de la chica se acercaron a asistirla.

“Mi hija está muy asustada, con ataques de pánico. Quedó con una rotura en el maxilar y en el tabique y perdió cuatro piezas dentales. Estamos devastados como familia. Nunca pensamos que una salida a un boliche podía terminar en todo esto”, contó la madre de la víctima en declaraciones a Todo Noticias.

Luego de la agresión, efectivos de la Seccional Segunda de la Policía demoraron a tres mujeres, quienes eran sospechosas de llevar a cabo el ataque. Sin embargo, según denunciaron familiares de la damnificada, solo pasaron la noche en la comisaría y al otro día se fueron a sus casas.