Yuriorkis Gamboa sigue detenido en Cuba, a pesar de los esfuerzos de su equipo legal

JORGE EBRO

La preocupación crece en el entorno de Yuriorkis Gamboa. Personas cercanas al ex campeón mundial de boxeo a ambos lados del Estrecho de la Florida, observan con inquietud la falta de voluntad de las autoridades cubanas para concederle la libertad en espera de que se resuelva su caso legal.

Gamboa fue protagonista de un accidente fatal el 31 de diciembre mientras conducía por Santiago de Cuba rumbo a Guantánamo, pero aún sigue detenido a pesar de un testigo sobreviviente y la reconstrucción del hecho parecerían aliviar la culpabilidad del boxeador, de acuerdo con revelaciones de su manager Jesse Rodríguez.

“Es algo frustrante, porque estamos tratando con algo que uno se siente mal por la pérdida de vida humana’‘, expresó Rodríguez. “Si le toca un juicio por la justicia cubana, pues que se presente y asuma lo que suceda allí, pero es justa la liberación inmediata para que espere su juicio en casa. Tiene que enfrentar la ley de Cuba y es así, pero Gamboa debería estar libre’’.

De acuerdo con el alegato presentado por el abogado que lleva el caso de Gamboa, la fiscalía no ha permitido la liberación de Gamboa, a pesar de que la Constitución Cubana establece “como garantía de la seguridad jurídica de toda persona sometida a un proceso penal la presunción de inocencia’‘.

“Sin embargo en el caso de YURIORKIS GAMBOA TOLEDANO a pesar haberse practicado pruebas en la que tuvieron presentes sus familiares, como el experimento de instrucción que se hizo el día 6 de enero en hora de la noche, en el mismo lugar del accidente y dónde el único testigo presente en el lugar que acompañaba a la persona que resultó fallecida aseguró públicamente que la presunta victima se lanzó delante del carro a muy corta distancia (10 metros) y que esté no podía evitar el impacto’‘.

A pesar de todo, el abogado deja constar que “la fiscalía de SANTIAGO DE CUBA lo mantiene en prisión por lo que no cumplen lo que dicen sus propias leyes sobre la presunción de inocencia’‘.

Desde hace mucho tiempo, Gamboa comparte su vida entre Miami y Guantánamo y básicamente solía venir a territorio estadounidense para realizar sus campamentos previo a las peleas importantes, como sucedió en los casos de sus choques contra Devin Haney, Gervonta Davis o Isaac Cruz.

El llamado Ciclón de Guantánamo no peleaba precisamente desde su enfrentamiento contra Cruz el 16 de abril del 2022 cuando cayó por la forma del nocaut de manera muy pronunciada, dejando en evidencia que ya no tenía nada que hacer encima del cuadrilátero.

Tanto hizo Gamboa hace una década atrás, cuando era campeón de las 126 libras y pasaba por encima de Orlando Salido, Jorge Solís y Daniel Ponce de León, que aquel crédito del pasado aún aplicaba para medirse contra jóvenes de la talla de Cruz, Haney y Davis.

Aahora a los 41 años y con este tema legal pendiente, todo apunta a que su carrera deportiva ha llegado a su final de manera definitiva, pero los representantes de Gamboa solo esperan un tratamiento legal lo más justo posible.

“Si le ley dice que hay juicio que venga juicio, el testigo que estaba junto al fallecido declaró que no fue culpa de Gamboa, la reconstrucción de los hechos demuestra que no fue culpa de Gamboa’‘, agregó Rodríguez. “Pero si la ley dice que hay que hacer un juicio, que venga, pero que suelten al muchacho hasta que enfrente su día en la corte cubana’‘.