Anuncios

Yoshimasa Hayashi: “El mundo se encuentra en una encrucijada histórica”

Ministro de Asuntos Exteriores Yoshimasa Hayashi
Ministro de Asuntos Exteriores Yoshimasa Hayashi

El canciller de Japón, Yoshimasa Hayashi, inició una gira por América Latina con vistas a estrechar los lazos bilaterales con los “socios estratégicos” de la región con los que su país “mantiene una larga relación amistosa”. En un intercambio con LA NACION previo a su visita a la Argentina, el funcionario manifestó sus preocupaciones sobre los crecientes desafíos al orden y a la paz internacionales, especialmente la amenaza China, explicó las consecuencias del mayor giro de Defensa de su país desde la Segunda Guerra Mundial y reveló sus expectativas para las relaciones bilaterales con la Argentina.

-La nueva estrategia de seguridad nacional de Japón, que prevé un refuerzo drástico de sus medios de defensa, marca un giro histórico para una nación dotada de una Constitución pacifista pero confrontada a un contexto geopolítico regional cada vez más tenso. ¿Qué implica este dramático cambio de política exterior para el país?

La comunidad internacional se encuentra en una encrucijada histórica. La situación actual de la seguridad internacional es la más severa y compleja desde la posguerra. Estoy convencido de que en el presente contexto debemos mantener y reforzar el orden internacional libre y abierto basado en el imperio de la ley, respetando los principios de la integridad territorial y de la solución pacífica de la Carta de las Naciones Unidas. En la nueva Estrategia de Seguridad Nacional, la diplomacia figura como el primero de los pilares del poder nacional que tiene que ver con la seguridad de nuestro país. La idea es fortalecer considerablemente la diplomacia de Japón y así dotarla de mayor capacidad para prevenir crisis y crear activamente un entorno internacional pacífico y estable. En concreto, Japón pondrá en firme práctica una serie de iniciativas estratégicas como el fortalecimiento de la alianza con EE.UU., las acciones coordinadas con la comunidad internacional incluyendo las orientadas a la materialización de un “Indo-Pacífico libre y abierto” y las acciones diplomáticas con los países y regiones de su alrededor a fin de mejorar el entorno en el que el país se encuentra en términos de la seguridad nacional.

Esta foto de archivo tomada el 14 de octubre de 2018 muestra a soldados de la Fuerza Terrestre de Autodefensa de Japón participando en una revisión militar en el campo de entrenamiento Asaka de la Fuerza Terrestre de Autodefensa en Asaka, prefectura de Saitama.
Esta foto de archivo tomada el 14 de octubre de 2018 muestra a soldados de la Fuerza Terrestre de Autodefensa de Japón participando en una revisión militar en el campo de entrenamiento Asaka de la Fuerza Terrestre de Autodefensa en Asaka, prefectura de Saitama. - Créditos: @KAZUHIRO NOGI

-¿La amenaza China fue un factor decisivo en la decisión de aprobar el mayor rearme desde la Segunda Guerra Mundial? ¿Cuál es el mayor temor de Japón?

La posición de China en lo que respecta a sus relaciones exteriores, así como sus acciones militares, preocupan seriamente a Japón y a la comunidad internacional. Las mismas constituyen el mayor reto estratégico hasta el presente para la paz y la seguridad de Japón, pero también de la comunidad internacional. Al mismo tiempo, tanto China como Japón deben cumplir con la gran responsabilidad que recae sobre ellos respecto de la paz y la prosperidad de la región y de la comunidad internacional. En ese sentido, Japón mantendrá y hará valer con firmeza su posición y pedirá encarecidamente a China que adopte medidas responsables, al tiempo que cooperará con China en asuntos de interés común. Es importante que ambos países construyan “una relación bilateral constructiva y estable” a través de un esfuerzo mutuo.

-¿Cree que una victoria de Rusia en Ucrania podría facilitar la vía para un conflicto sobre Taiwán? ¿Cómo se prepara Japón para este posible escenario?

La paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán son importantes no sólo para la seguridad de Japón, sino también para la estabilidad de la comunidad internacional. En esta cuestión, la postura de Japón sigue siendo la de priorizar una solución pacífica mediante diálogos entre las partes. Japón transmitirá esta posición directamente a la República Popular China y, teniendo en cuenta de que se trata de una posición compartida con otros países, tomará iniciativas para difundir la idea en forma clara por diferentes canales disponibles.

-¿Cómo evolucionaron las relaciones bilaterales entre la Argentina y Japón en los últimos años? ¿Y cuáles son las ambiciones para el futuro?

Japón y la Argentina tienen 125 años de relación diplomática y son “socios estratégicos” que comparten valores y principios fundamentales como la libertad, la democracia, los derechos humanos y el imperio de la ley. La Argentina es uno de los países con más peso en América del Sur. Es miembro del G20, es relevante su lugar en términos de seguridad alimentaria y recursos naturales, así como su contribución en los foros internacionales. En ese sentido, Japón busca seguir fortaleciendo la relación colaborativa tanto a nivel bilateral como multilateral. Lo que busco en esta visita es asegurar una mayor profundización de nuestro vínculo de aquí hacia el futuro a través de la reunión con el canciller Santiago Cafiero y de otros eventos previstos.

Con respecto a la relación económica, cabe mencionar las inversiones de las empresas japonesas en diversos sectores como el automotriz, el energético y de tecnología digital, entre otros. Estas empresas contribuyen a la Argentina económica y socialmente mediante la creación de empleo y la innovación tecnológica. Para fomentar un continuo crecimiento de los lazos comerciales de ambos países, considero vital que el ambiente de negocios vaya teniendo condiciones propicias que faciliten a las compañías japonesas tomar decisiones de inversión de largo plazo, mediante la revisión de los controles de importación y de capital y el establecimiento de la estabilidad jurídica para garantizar la previsibilidad.

-En comparación con otras potencias occidentales, la ayuda militar de Japón a Ucrania ha sido moderada. ¿Por qué? ¿Tienen previsto un cambio de estrategia a raíz del giro de política exterior?

La invasión de Rusia a Ucrania es un acto abusivo que sacude los cimientos mismos del orden internacional, no sólo de Europa sino de Asia y el mundo entero. En el contexto en que la invasión se prolonga, Japón seguirá imponiendo sanciones estrictas contra Rusia y prestando un firme apoyo a Ucrania para detener estas acciones cuanto antes. Se trata de las sanciones no financieras contra determinadas personas físicas y jurídicas y sanciones financieras como el congelamiento de activos depositados en los bancos o la prohibición de importaciones y exportaciones. En lo que respecta a la asistencia, la ayuda humanitaria, financiera y alimentaria que Japón anunció está siendo efectuada progresivamente, beneficiando no solo a Ucrania sino también a los países aledaños y otras naciones afectadas. Japón está proporcionando a Ucrania generadores y linternas solares para ayudar a pasar el invierno. A todo esto se añade la ayuda adicional de unos 500 millones de dólares para la región, que el gobierno japonés decidió en el pasado mes de diciembre.

Con respecto al tema de la transferencia de equipos de defensa al extranjero, Japón implementa las acciones con estrictos criterios y cautela en el marco de la política específica que tiene al respecto, manteniendo sus principios básicos y antecedentes que corresponden a un Estado pro-paz que respeta la Carta de las Naciones Unidas. En ese sentido y con la vocación de prestar el máximo apoyo posible a Ucrania que sufre la invasión rusa, Japón proveyó hasta el momento equipos tales como chalecos antibalas, ropas y máscaras protectoras, pequeños drones y vehículos civiles. Un comentario adicional es que la nueva Estrategia de Seguridad Nacional promueve la transferencia de equipos de defensa como una importante herramienta política para disuadir los cambios unilaterales del statu quo por la fuerza y para proporcionar apoyo a los países que sufren por ataques o amenazas militares. Las nuevas políticas que el gobierno japonés elaborará estarán de acuerdo con la nueva Estrategia y con los valores universales. De esta manera, Japón liderará con firme determinación las acciones que sean necesarias para fortalecer el orden internacional.