Nueva York ya sueña con volver a brillar un año después de echar el telón

Nueva York, 12 mar (EFE News).- Nueva York cerró el telón el 13 de marzo del año pasado para protegerse de la covid-19 y se convirtió en una ciudad fantasma que, ahora, con la esperanza de los primero rayos de la vacuna, sueña con recuperar su brillo y volver a triunfar sobre los escenarios.

"Nosotros seguimos adelante, tratando de recuperar el tiempo perdido", asegura a Efe el director artístico del teatro hispano Thalía, Angel Gil Orrios, que el próximo 2 de abril reabrirá al 33 por ciento su sala de 100 butacas después de que las autoridades hayan permitido el retorno de las actuaciones en directo como parte de una nueva reapertura.

Los cines comenzaron a recibir clientes hace una semana, los grandes estadios con asientos para más de 10.000 persona ya acogen eventos deportivos y conciertos y, desde febrero, el interior de los restaurantes -con limitaciones- volvieron a recibir a los clientes deseosos de volver a disfrutar del tiempo libre.

Además, el estreno de los primeros días primaverales han sacado a muchos neoyorquinos a la calle y en zonas como Bryant Park, Times Square, Washington Square o la Quinta Avenida se desbordan las ganas de que la vida recupere su ritmo.

LA REAPERTURA DE "OFF BROADWAY"

Un año después de la clausura, Gil explica que han logrado sobrevivir, al igual que la mayoría de los espacios "Off Broadway" de la ciudad, por las ayudas públicas y las donaciones privadas y de corporaciones, gracias a que son una asociación sin ánimo de lucro.

Confiesa, que como a otras muchas salas, el anuncio repentino de la reapertura les pilló con el pie cambiado, ya que la temporada teatral en Nueva York arranca en septiembre y concluye el 30 de junio.

Sin embargo, no van a renunciar a desempolvar el escenario y el mismo 2 de abril organizarán una ceremonia en honor al actor y presidente del consejo directivo del teatro, Francisco Fuertes, muerto el 1 de abril de 2020 como consecuencia del coronavirus.

También han programado un monólogo protagonizado por Lilian Colón, la primera mujer latina que formó parte del famoso grupo de baile de las Rockettes, cuenta Gil, antes de aclarar que, de momento, los espectáculos se ofrecerán en directo y en formato telemático, para las personas que todavía no se sientan cómodas acudiendo a lugares cerrados.

Pero los grandes teatros de Broadway, donde las superproducciones teatrales y los musicales cobran vida, todavía seguirán a oscuras, al menos, hasta septiembre.

En el golpeado Nueva York, que en la pasada primavera se convirtió en la ciudad más afectada del país, la ilusión por revivir muchas veces no puede superar el daño que ya ha causado la pandemia y la crisis económica aparejada a los cierres y clausuras.

El presidente del MET, el mayor museo del país, Daniel Weiss, confirmó el martes que la pinacoteca está considerando vender algunas de sus obras para sostener el presupuesto y ayudar a "su personal durante esta crisis sin precedentes".

No obstante, en unas declaraciones teñidas de adversidad, Weiss quiso entreabrir la puerta a la esperanza asegurando que a pesar de la dureza: "Hemos aprendido mucho. Hemos cambiado mucho. Creo que saldremos de esto como una institución más fuerte y saludable en todos los sentidos".

El PELIGRO DE UNA APERTURA PRECIPITADA

El director del Centro Nacional para la Preparación ante los Desastres de la Universidad de Columbia, Jeff Schlegelmilch, asegura a Efe que un año después de que se declarara la pandemia, "definitivamente se ve la luz al final del túnel con las vacunas", pero advierte de que todavía "hay muchas incertidumbres" como la eficacia ante las nuevas variantes del coronavirus.

Schlegelmilch considera que la relajación de las medidas en la ciudad "desde una perspectiva de salud pública, se está haciendo demasiado pronto".

Reconoce que la gente está "más cansada" de los confinamientos, que quiere volver a ver a los seres queridos, volver a trabajar, ir al colegio, salir a restaurantes o disfrutar del arte, y que esto supone una presión para las autoridades.

"Pero todavía hay demasiadas infecciones, todavía hay mucho territorio desconocido y no están vacunadas las suficientes personas", dice Schlegelmilch antes de concluir que "cuanto más rápido se reabra más se tentará a la suerte".

El experto, que cree que la vida no volverá a ser como era hasta 2022, advierte además que "cuando hablamos de volver a la normalidad, en realidad no se habla de volver a lo normal".

"No queremos que las cosas sean como eran antes, queremos que las cosas sean mejor que como eran antes; necesitamos centrarnos en eso, porque lo de antes es los que nos ha traído hasta aquí", subrayó.

En la ciudad de Nueva York, el índice de positividad en las pruebas de covid-19 está en el 6,35 % de media de los últimos siete días, una cifra muy alta comparada con otros lugares del país, según el experto.

Por eso, aunque reconoce que la gente es más consciente de los peligros y de las medidas para mantenerse a salvo, no esconde su temor a que el sueño de que Nueva York recupere su brillo se convierta en una nueva pesadilla.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.