Yoel Romero hace rugir a Dublín con una actuación tremenda y envía al retiro a su oponente

·3  min de lectura
BELLATOR

La leyenda continúa. Cuando se dice que la edad es un número, la frase encierra cierto reconocimiento a que se envejece de la mejor manera posible, pero en el de Yoel Romero implica una admiración por la forma en que todavía sigue sumando triunfos en las Artes Marciales Mixtas.

El coloso de Pinar del Río conquistó su segundo éxito en Bellator al vencer por nocaut en el tercer asalto al veterano Melvin Manhoef en un evento celebrado en Dublín, donde Romero fue reconocido y ayudado por Conor McGregor, quien ha seguido atentamente la carrera del ganador.

“Esto es impresionante, impresionante’‘, gritó Romero al final del combate que marcó el final de la carrera de Melvin Manhoef. “Con este público, en esta arena, aquel que no ha venido a pelear a Dublín no puede llamarse un peleador completo. Gracias Dublín’‘.

Manhoef siempre fue un striker temido, pero en esta ocasión pudo hacer ante la potencia de Romero, quien controló los dos primeros asaltos con golpes que mantuvieron a raya a su oponente y dejándolo todo listo para un tercero en donde el final se veía a la vista.

Romero, quien raramente utiliza su juego de piso, derribó como un huracán a Manhoef antes de aplicar una presión intensa que completó con un ataque brutal de ground and pound con montura completa y una mezcla de codazos y golpes fuertes que obligaron al árbitro a detener el choque a poco más de tres minutos de acción.

Después de vencer por nocaut en su anterior presentación a Alex Polizzi, la victoria sobre Manhoef debe abrir nuevas puertas a Romero dentro de la promoción que suele realizar torneos Grand Prix en distintas categorías, sobre todo en la ligero pesada donde combate el cubano.

Dos veces retador al título mediano en la UFC, Romero cayó en su debut de Bellator contra Phil Davis debido a una confusión en la cantidad de rounds para un combate no titular, porque el antillano creyó que se trataba de cinco, cuando en ese momento solo eran tres.

Sin embargo, Romero prometió volver más fuerte y concentrado, lo que quedó demostrado cuando destruyó a Polizzi y reafirmó su clase como uno de los mejores gladiadores de las MMA, a pesar de sus 45 años y una carrera que comenzó a fines del siglo pasado, desde que ganó su primera Copa del Mundo como luchador olímpico en 1998.

Romero, quien comenzó su carrera en la UFC a los 36 años, será recordado como el hombre que envió de manera definitiva al retiro a Manhoef, quien ya había alertado que una derrota pondría fin a su carrera en los deportes de combate.

QUERIDO POR CONOR MCGREGOR

Según Romero, “The Notorious” se ocupó de todas sus necesidades mientras se preparaba para su pelea en Irlanda y ha sido muy hospitalario, atendiendo a una variedad de sus necesidades, que fueron desde proporcionar un coche hasta incluso un gimnasio para entrenar.

“Conor se ha portado muy bien conmigo’‘, comentó Romero en el programa The MMA Hour. “Me ha proporcionado todo lo que he necesitado y más desde que llegué a Irlanda. ¿Necesito un coche? Está ahí. ¿Necesito algo para comer? Ahí está. ¿Necesito un gimnasio para entrenar? Ahí está. Me ha ayudado mucho y estoy muy agradecido por su ayuda”.

McGregor alabó recientemente la astucia de Romero en su carrera de MMA y especialmente para su pelea contra Paulo Costa, algo poco habitual en el irlandés. The Notorious” también afirmó que planea modelar la segunda parte de su carrera según Romero.