Anuncios

Xi ratifica su plan de fortalecer las relaciones y afianzar su influencia en Asia Central

Pekín, 19 may (EFE).- El presidente chino, Xi Jinping, manifestó hoy su deseo de profundizar las relaciones con Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán durante la cumbre China-Asia Central que se celebra en la ciudad de Xi'an (centro), con la que Pekín busca fortalecer su influencia en esa zona.

En un discurso ante los presidentes de estos países, Xi desveló un ambicioso plan que busca multiplicar los lazos comerciales y energéticos, fortalecer los intercambios culturales y defender la "paz regional".

Según Xi, los seis países deben "estar unidos" a la hora de "oponerse a injerencias externas en sus asuntos internos" o de "evitar que se instiguen 'revoluciones de colores'", así como "mantener una postura de tolerancia cero contra el terrorismo, el separatismo y el extremismo".

"El mundo necesita una Asia Central estable, próspera, armoniosa y bien conectada. China está lista para ayudar a los países de Asia Central a mejorar su seguridad y defensa y su capacidad para aplicar la ley", aseveró el mandatario.

Para ello, el líder chino pidió a los países que se adhieran a la Iniciativa de Seguridad Global, un proyecto anunciado por el propio Xi en abril de 2022 y que apuesta por el "multilateralismo" y la oposición a las sanciones en el escenario internacional.

Con la cumbre, loada por la prensa estatal china como un triunfo de la diplomacia regional del país, Pekín busca afianzar su posición en la zona y evitar turbulencias, para lo cual Xi prometió a las cinco naciones "un apoyo claro y fuerte en temas de interés central como los relacionados con la soberanía, la independencia, la dignidad nacional y el desarrollo a largo plazo".

No en vano, Pekín ve a Asia Central como una frontera crítica no solo para expandir el comercio, sino que la considera crucial para mantener en la estabilidad en su provincia de Xinjiang, donde el trato a los musulmanes uigures ha provocado polémicas entre China y Occidente en los últimos años.

"Las relaciones entre China y los países de Asia Central tienen orígenes históricos profundos y grandes necesidades prácticas. Nuestros lazos están ahora en plena vitalidad", zanjó Xi.

COMERCIO E INVERSIÓN

Por otra parte, el mandatario aseguró que Pekín busca "crear nuevas sinergias" con los cinco países y hacer "esfuerzos conjuntos" para promover su modernización mediante la construcción de infraestructuras, el impulso del comercio o la cooperación energética.

También abogó por fortalecer los mecanismos de cooperación en industria e inversión, agricultura, transporte o educación, entre otros, y les prometió 26.000 millones de yuanes (alrededor de 3.720 millones de dólares) en "apoyo financiero y asistencia gratuita".

Xi se comprometió igualmente a "mejorar los acuerdos bilaterales de inversión", a "aumentar el volumen de carga transfronterizo con la región", o a "alentar a las empresas financiadas por China a que creen más empleos locales en la zona o a que lancen servicios especiales de trenes destinados a promover el turismo cultural" en Asia Central.

Asimismo, el mandatario indicó que Pekín apoyará la construcción de "un corredor de transporte internacional a través del Mar Caspio" y de "centros de transporte para los trenes de carga China-Europa", y pidió "acelerar la construcción de la Línea D del gasoducto de gas natural China-Asia Central".

"Tenemos que aumentar el comercio de petróleo y gas, desarrollar la cooperación energética en las cadenas industriales e impulsar la cooperación en nuevas energías y el uso pacífico de la energía nuclear", señaló Xi.

El comercio entre China y los cinco estados aumentó un 22 % interanual en el primer trimestre de este año, según datos recogidos por el diario oficial Global Times.

En ese periodo, las importaciones chinas de productos agrícolas, energéticos y minerales subieron más de un 50 % interanual, mientras que las exportaciones de productos mecánicos y eléctricos a estos países repuntaron un 42 %.

(c) Agencia EFE