Anuncios

Xi insta a Putin a colaborar para lograr los mayores cambios mundiales en un siglo

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente chino, Xi Jinping, en el Kremlin en Moscú

22 mar (Reuters) - El presidente de China, Xi Jinping, abandonó Rusia el miércoles tras una ostentosa demostración de solidaridad con el presidente Vladimir Putin frente a Occidente, que terminó con el compromiso de ambos autócratas de trabajar juntos para dar forma a un nuevo orden mundial.

Durante su visita de dos días, Xi apenas mencionó el conflicto ucraniano y dijo el martes en sus últimas declaraciones que China tenía una "posición imparcial". No hubo señales de que los esfuerzos de Xi por desempeñar el papel de pacificador hubieran dado resultados, pero tampoco hizo ninguna oferta de apoyo directo a la guerra de Putin en Ucrania.

Sin embargo, al marcharse, Xi le dijo a Putin: "Ahora hay cambios que no se habían producido en 100 años. Cuando estamos juntos, impulsamos estos cambios".

"Estoy de acuerdo", dijo Putin, a lo que Xi respondió: "Cuídate, querido amigo, por favor".

Al comentar la reunión entre Xi y Putin, la Casa Blanca dijo que la postura de China no era imparcial e instó a Pekín a presionar a Rusia para que se retire del territorio soberano de Ucrania con el fin de poner fin al mayor conflicto de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Durante la noche, mientras Xi se encontraba en Moscú, las fuerzas rusas lanzaron un "ataque aéreo masivo", disparando 21 drones Shahed-136, según informó el miércoles el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Mientras Xi se preparaba para abandonar Moscú, las sirenas antiaéreas sonaron en la capital ucraniana, Kiev, y en el norte y el este de Ucrania, con informes de ataques con drones, pero sin destrucciones importantes.

Anunciada por el Kremlin como una muestra de apoyo de su amigo más poderoso, la visita de Xi a Moscú contó con una pompa y una ceremonia cuidadosamente escenificadas, pero el espectáculo también estuvo marcado por un montón de bonhomía demostrativa entre los dos líderes.

Xi y Putin se refirieron el uno al otro como queridos amigos, prometieron cooperación económica y describieron las relaciones entre sus países como las mejores de su historia.

"Compartieron la opinión de que esta relación ha ido mucho más allá del ámbito bilateral y ha adquirido una importancia crítica para el panorama mundial y el futuro de la humanidad", señaló un comunicado emitido por China.

"Trabajamos solidariamente en la formación de un orden mundial multipolar más justo y democrático, que debe basarse en el papel central de la ONU, su Consejo de Seguridad, el derecho internacional, los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas", declaró Putin en una cita publicada en el sitio web del Kremlin.

Una declaración conjunta anterior incluía acusaciones ya conocidas contra Occidente -que Washington estaba socavando la estabilidad mundial y la irrupción de la OTAN en la región Asia-Pacífico-, al tiempo que afirmaba que la estrecha asociación entre China y Rusia no constituía una "alianza político-militar"

Sobre Ucrania, Putin elogió a Xi por un plan de paz que propuso el mes pasado, y culpó a Kiev y a Occidente de rechazarlo. Occidente considera que el plan de paz chino es una estratagema para dar tiempo a Putin a reagrupar sus fuerzas y consolidar su control sobre el territorio ocupado.

El plan chino de 12 puntos no contiene detalles concretos sobre cómo poner fin a la sangrienta guerra de un año de duración, que se ha cobrado decenas de miles de vidas y ha obligado a huir a millones de personas.

Occidente ha tratado de aislar a Rusia mediante sanciones globales y Putin se enfrenta a una orden de detención del Tribunal Penal Internacional.

China no ha apoyado ninguna de estas medidas y a Occidente le preocupa que pueda ayudar a armar a Rusia en su conflicto, algo que Pekín ha negado.

Mientras Xi y Putin ponían fin a sus conversaciones el martes, el Fondo Monetario Internacional anunciaba un acuerdo preliminar con Kiev sobre un paquete de préstamos a cuatro años por valor de unos 15.600 millones de dólares para el destrozado país.

El dinero ayudaría a apuntalar Ucrania, que ha sufrido grandes daños en sus infraestructuras y su economía durante el asalto ruso de un año de duración.

En declaraciones tras su cumbre con Xi, Putin condenó los planes británicos de enviar a Ucrania munición para tanques que contiene uranio empobrecido, y advirtió de las repercusiones.

"Si todo esto ocurre, Rusia tendrá que responder en consecuencia, dado que Occidente, colectivamente, ya está empezando a utilizar armas con un componente nuclear", dijo Putin, sin dar más detalles.

Un día antes, la secretaria de Estado de Defensa británica, Annabel Goldie, había declarado que parte de la munición de los carros de combate Challenger 2 que Reino Unido está enviando a Ucrania incluye proyectiles perforantes que contienen uranio empobrecido.

Por otra parte, Estados Unidos tiene la intención de acelerar la entrega a Ucrania de 31 carros de combate Abrams hasta el otoño, según declaró a la prensa el portavoz del Pentágono, el general de brigada Patrick Ryder.

Kiev había reclamado carros de combate, así como otros sofisticados equipos militares occidentales, ya que el conflicto se ha convertido en una guerra de desgaste en la que ambos bandos han sufrido grandes pérdidas.

El Pentágono declaró que la decisión de enviar una variante del tanque que puede funcionar con gasóleo, como la mayor parte de la flota ucraniana, hizo posible una entrega más rápida.

El presidente Volodímir Zelenski volvió a implorar a los aliados de Ucrania que proporcionen más ayuda militar, incluida munición, y que lo hagan sin demora.

"Una de las cuestiones que siempre suscita la máxima atención es el suministro de municiones, el apoyo de nuestros socios. Esperamos un aumento de los suministros de exactamente lo que necesitamos, y lo necesitamos ahora mismo", declaró el martes en un discurso grabado en vídeo.

Los países de la Unión Europea se comprometieron el lunes a enviar un millón de cartuchos de artillería durante el próximo año a Ucrania, que los ha estado consumiendo más rápido de lo que los aliados pueden suministrarlos.

COLAS PARA CONSEGUIR COMIDA Y AGUA

Sobre el terreno, se oían ráfagas de fuego de artillería entrante y saliente en la localidad de Chasiv Yar, al oeste de Bajmut, una pequeña ciudad del este que lleva meses siendo el centro de intensos combates.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania declaró que los combates más encarnizados seguían produciéndose cerca de Bajmut y Avdiivka, al sur.

Entre los bloques de apartamentos de Chasiv Yar, los residentes, en su mayoría ancianos, hacían cola para recibir agua y alimentos entregados por un equipo del Servicio Estatal de Emergencias.

Oleksii Stepanov dijo que había estado en Bajmut hasta hace cinco días, pero que fue evacuado cuando un misil destruyó su casa.

"Estábamos en la cocina y el misil atravesó el tejado. La cocina fue lo único que quedó en pie", dijo el hombre de 54 años.

Moscú ha lanzado una ofensiva invernal masiva con cientos de miles de reservistas recién llamados a filas y convictos reclutados como mercenarios en las cárceles.

A pesar de los combates más sangrientos de la guerra, que ambos bandos describen como una picadora de carne, la línea del frente apenas se ha movido en cuatro meses, excepto en Bajmut, donde las fuerzas rusas lograron avances en enero y febrero. Ucrania decidió este mes no retirar sus fuerzas de la ciudad en ruinas.

(Reporte de Mike Collett-White en Chasiv Yar y Reuters; redacción de Cynthia Osterman y Michael Perry; edición de Grant McCool y Simon Cameron-Moore, editado en español por José Muñoz)