El qué y porque desde Washington: La nueva ley de energía limpia. Adiós petróleo

·7  min de lectura
ARCHIVO - La foto del 25 de febrero de 2020 muestra autos eléctricos ID.3 en la planta de Volkswagen AG en Zwickau, Alemania. Volkswagen triplicó sus ventas de autos eléctricos desde que su compacto ID.3 salió a la venta anticipándose a nuevas normas estrictas sobre emisiones. (AP Foto/Jens Meyer, file)
Volkswagen triplicó sus ventas de autos eléctricos desde que su compacto ID.3 salió a la venta anticipándose a nuevas normas estrictas sobre emisiones. (ASSOCIATED PRESS)

El otro día, aquí en Washington, en la rotonda del edificio Russell del senado donde todo el día hay senadores dando entrevistas, escuche a Brian Schatz senador demócrata de Hawái, decir que el nuevo acuerdo de clima ideado por los demócratas… “Es el acuerdo climático más importante jamás diseñado en Estados Unidos.”

La verdad, eso me causó curiosidad, sobre todo porque el día anterior, sin planearlo, manejé por primera vez un automóvil totalmente eléctrico de una marca que yo no conocía. Y la verdad, más que gustarme el auto me intrigó, no solo porque viene con un montón de garantías, sino porque francamente ya no es experimental gastar un montón de dinero en una industria tan nueva.

Por si fuera poco, la vendedora de autos eléctricos me dijo… “Deberías considerarlo seriamente un día los autos de combustión interna ya no valdrán nada” "Además", me dijo “En donde te van a dar un crédito por 7,500 dólares por comprar un auto nuevo” Y con eso la vendedora me metió el puntillazo que me convenció… “Espera a que aprueben el acuerdo de energía limpia y verás la sorpresa que te vas a llevar.”

Si, la mujer me convenció, no de comprarle al auto, sino de investigar de qué se trata el famoso acuerdo de energía limpia.

Esto es lo que aprendí.

El acuerdo que aún necesita ser escrito en forma de ley y ser aprobado por el congreso, es una enorme inversión de $369 mil millones de dólares. Esa montaña de dinero pagaría por nuevos programas de seguridad energética y seria el paso más firme jamás dado por Estados Unidos para aminorar el cambio climático que, durante los últimos años, nos ha traído a todos locos, no solo en Estados Unidos, sino en todo el planeta.

El acuerdo se propone reducir para el año 2030, las emisiones de gases de efecto invernadero a un 40 % y llegar también a los niveles que había en el 2005 para el mismo año. Si, esto lleva prisa, es para dentro de 7 años y medio

Por eso los créditos de impuestos por los autos eléctricos, qué en este plan ofrecería otros 4 mil dólares para quienes compren autos eléctricos usados. Estos créditos se acabarán hasta el año 2032.

Ahora, una advertencia… los créditos para autos nuevos solo serán para aquellos que ganan $150,000 al año o menos o para parejas cuyo ingreso total anual no sea superior a $300,000 dólares, lo cuál es una idea muy mala, porque ganar más de 150 mil al año en Washington o en cualquier ciudad grande, no es lo mismo, que ganar 150 mil dólares en cualquier ciudad pequeña.

Aun así, los créditos estarían disponibles para automóviles nuevos con un precio de hasta $55,000 y para camionetas, y autos utilitarios SUV, con precios de hasta $80,000. Otros mil millones de dólares en el proyecto de ley proporcionarán fondos para autobuses escolares, camiones pesados, autobuses de transporte público y otros vehículos comerciales que emitan cero contaminaciones.

Habrá créditos también para energía solar, para la eólica de viento, y para las aún incipientes industrias de energía limpia usando hidrógeno y energía nuclear a pequeña escala.

Acordar gastar tanto dinero no es fácil ni para los señores del congreso que ven mil millones de dólares, como si se tratara de centavos, y por eso quienes pagarán el costo serán las compañías de petróleo y gas que a partir del 2025 emitan exceso de emisiones de metano.

¿Se da cuenta de la ironía? Se lo digo porque la oposición a esto va a ser enorme, no solo de la industria de los hidrocarburos, sino de muchas corporaciones que van a pegar el grito en el cielo cuando el gobierno les anuncie que tendrán que pagar nuevos impuestos del 15 % sobre sus ganancias anuales de más de mil millones de dólares.

Espere también que algunos super-ricos también se opongan, al descubrir que tendrán que pagar más impuestos, para pagar por todos estos cambios ambientales.

Si usted no es super-rico, no tiene que preocuparse porque la versión final de esta ley, no le aumentará ni un quinto a quienes ganen por debajo de los 400 mil dólares al año. Las empresas pequeñas, con menos de 500 empleados, tampoco pagarán más.

En resumen, este nuevo proyecto de ley de clima e impuestos está diseñado para afectar todos los aspectos de la producción de energía de EE. UU., con incentivos para que los productores y consumidores se alejen de los combustibles fósiles. Sii, usted ya puede estar seguro de que, el petróleo y sus derivados están por extinguirse como se extinguieron los dinosaurios que nos dieron esa fuente de energía por tantos años.

Las nuevas oportunidades para usted

El principio de este “aun proyecto de ley” es reducir los costos de energía y por eso $ 9 mil millones del dinero asignado a desarrollar nuevas fuentes de energía renovable irán directamente a quienes modernicen sus hogares con electrodomésticos eléctricos y de bajo consumo. Además, por diez años, habrá créditos fiscales a consumidores que pongan paneles solares en sus techos, y para quienes compren los nuevos calentadores de agua y los HVAC, acrónimo que significa calefacción, ventilación y aire acondicionado eléctricos

Las nuevas oportunidades para los empresarios

Este acuerdo durante diez años, proporcionará miles de millones de dólares en créditos fiscales para empresas que construyan nuevas fuentes de electricidad libre de emisiones, como turbinas eólicas, paneles solares, baterías de almacenamiento, plantas geotérmicas o reactores nucleares avanzados.

Se mencionan específicamente los 10 años de plazo para darle certeza y seguridad a quienes arriesguen inversiones en cualquier tecnología que sea renovable.

El paquete reserva $60 mil millones para la fabricación de energía limpia en EE. UU., incluyendo $30 mil millones más en créditos fiscales para quienes quieran empezar a fabricar paneles solares, turbinas de viento, baterías y procesamiento de minerales críticos.

Las nuevas oportunidades para comunidades de bajo ingreso

Como el plan es demócrata, las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color que todos los días sufren más de los efectos ambientales y de salud pública causados por el cambio climático, tendrán más de $60 mil millones de dólares para subvenciones que les hagan posible, tener también acceso a nueva tecnología, y a vehículos que garanticen cero emisiones.

Y como frecuentemente los más pobres viven en los sitios donde hay más contaminación la inversión en esos vecindarios será tan fuerte. Habrá $27 mil millones para un “Banco Verde” que financie proyectos de energía limpia, específicamente para comunidades desfavorecidas.

Golpe a China

Si ustedes ven aquí la intención de quitarle a los chinos el monopolio en estas áreas, están en lo correcto. Todo esto es para detener y revertir la migración de la fabricación de energía limpia a otros países. Para eso $500 millones estarán destinados a alentar el crecimiento de la nueva industria estadounidense dedicada a procesar los minerales que son críticos y necesarios para las nuevas tecnologías.

El hidrocarburo que seguirá siendo usado

Es el gas natural. Esta concesión sobre combustibles fósiles fue necesaria para que Joe Manchin, senador demócrata de Virginia Occidental diera su voto. Su estado es uno de los estados con mayor producción de carbón y gas natural.

Los senadores líderes de este proyecto, dicen que aun con esas concesiones ganar el apoyo de Manchin, valía la pena. Manchin también exigió a cambio de su voto, que el gobierno federal ponga en subasta más tierras y aguas públicas para extracción de petróleo.

Eso nos ayuda a ver en perspectiva lo que se pretende hacer con todas estas medidas tan nuevas. Por un lado, son para revertir buena parte de la contaminación causada por Estados Unidos en el planeta, que es de más del 27% del total de la contaminación mundial. Y aunque este no es un adiós final, si es un paso importante para que, en algunos años, no dependamos ya de algo que nos está destruyendo.

Por eso, aquí repito con gusto. Los días del petróleo ¡están contados!

* Por casi tres décadas el periodista Armando Guzmán se ha ganado el reconocimiento en México y Estados Unidos por su cobertura en Washington. Puede seguirlo en los diferentes medios y plataformas, como radio, televisión, prensa escrita e internet.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.