Walmart decide no exhibir imágenes de videojuegos violentos en sus tiendas, pero seguirá vendiendo armas

Los más recientes tiroteos masivos en Estados Unidos han reavivado el debate sobre la causa de la violencia en ese país. El presidente Trump de inmediato apuntó a los videojuegos y a las enfermedades mentales como las razones principales en vez de la fácil adquisición de armas. Y al parecer, la poderosa cadena minorista Walmart coincide con el presidente.

Walmart limitará la publicidad de videojuegos pero no la ventas de armas. (Foto: Newsmakers)

Tras los últimos tiroteos de El Paso y Dayton, las redes sociales se movilizaron pidiendo que Walmart dejara de vender armas, pero la compañía ha optado por otra salida en línea con el criterio del presidente estadounidense.

La multinacional de grandes almacenes ha hecho circular un memorándum en el que solicita retirar cualquier publicidad o demo demostrativo de videojuegos violentos. Pero seguirá vendiendo y exhibiendo en sus vitrinas armas de fuego. Para ellos “el cuartico seguirá igualito”, como dice un viejo tango argentino.

En el documento que hicieron circular luego del ataque donde perdieron la vida 22 personas, también dicen que no van a emitir películas ni videos sobre caza, bajo la presunta idea de no avivar la violencia entre los compradores.

La circular interna solicita a sus empleados que quiten toda referencia publicitaria, demostrativa videojuegos de corte violento, además de apagar cualquier Xbox One y PlayStation 4 que muestren demos de juegos bélicos y cancelar cualquier evento relacionado con juegos de lucha o tiradores en tercera persona.

Videojuegos vs armas de fuego

La reacción de Walmart, como la de Trump, vuelve a colocar los videojuegos en el centro de la polémica sobre la violencia armada, desviando la atención del punto verdaderamente crítico: las ventas de armas.

Walmart vende armas de fuegos desde su creación como empresa comercial, aunque ha hecho algunas variaciones a su política al dejar de ofertar en 2015 rifles de asalto y en 2018 elevó la edad mínima a 21 años para comprar armas, que antes era de 18. De hecho es el comercio minorista más grande del país en ventas de armas de fuego.

Sin embargo, la apuesta de la compañía de bajarle a la publicidad de los videojuegos -una especie de salida salomónica en medio de las críticas por las ventas de armas y su nula disposición de dejarlas de vender- también se contrapone a la postura oficial de la industria de los videojuegos, que de ninguna manera está dispuesta a cargar con la responsabilidad del incremento de la violencia en ese país.

La Asociación de Software de Entretenimiento (ESA por sus siglas en inglés) ha respondido críticamente a las afirmaciones del presidente Trump.

Aseguró, mediante uno de sus portavoces a raíz de las declaraciones del mandatario, que los videojuegos contribuyen a la sociedad y se juegan en todo el mundo sin que pase lo que aconteció en El Paso y Ohio.

“Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de los videojuegos y miles de millones de personas juegan videojuegos en todo el mundo”, apuntó el portavoz de la ESA.

En la respuesta argumentó además que en “otras sociedades, donde los videojuegos se juegan con avidez, no luchan con los trágicos niveles de violencia que ocurren en los Estados Unidos”, además de exponer cómo “los videojuegos contribuyen a la sociedad, desde nuevas terapias médicas y avances, herramientas educativas, innovación empresarial y más”.

También las afirmaciones de Trump, a las que Walmart se ha aferrado para lavar su imagen en medio de la ola de violencia en la que ha estado envuelta, ha generado respuestas críticas de varios profesionales de la industria, que se vio afectada en sus acciones este lunes en Wall Street por estas vinculaciones.

El director de videojuego God of WarCory Barlog, en su cuenta de Twitter escribió: “Espera … eso es todo. ¿Videojuegos violentos y salud mental? ¿No son las armas de guerra de alta potencia vendidas a civiles por millones las que en realidad están siendo USADAS para llevar a cabo estos actos de terror doméstico?”.

Para muchos, la respuesta de Walmart sigue siendo hipócrita, mientras sigan las armas a la venta en sus almacenes.