La teoría descabellada que ilusiona a los adeptos de Trump

·5  min de lectura

La hipótesis tiene rato siendo comentada en redes, pero ahora ha aumentado su alcance. La clave está en las elecciones de medio término del Congreso estadounidense, coyuntura en la cual, según sus creyentes, Trump se convertiría en líder de la Cámara de Representantes y, luego, de nuevo en Presidente. Aunque suene a cuento, lo increíble es que sus acólitos realmente lo creen

DES MOINES, IOWA - OCTOBER 09: Former President Donald Trump speaks to supporters during a rally at the Iowa State Fairgrounds on October 09, 2021 in Des Moines, Iowa. This is Trump's first rally in Iowa since the 2020 election.  (Photo by Scott Olson/Getty Images)
Donald Trump. (Photo by Scott Olson/Getty Images)

Como si fuese una hechicería de Halloween, los fanáticos de Donald Trump insisten en que, tal como plantea Michael Lindell en sus anuncios conspirativos, Donald Trump debe lanzarse a la Cámara de Representantes en las elecciones de medio término en 2022, de manera tal que, ganando la bancada republicana esa parcialidad del Congreso, el ex mandatario lidere un movimiento que conduzca al impeachment (enjuiciamiento) de Joe Biden, consecutivamente a su destitución y, de alguna manera no explicada (no existe tal pasadizo constitucional), Donald Trump regrese a la primera magistratura.

Los más fanáticos han ido creciendo su volumen para respaldar esta nueva creencia, que Trump -sin asumirla- no ha negado (como hace con casi todas las ideas fanáticas que le rodean).

No sería fácil predecir que los republicanos ganarían el Congreso en 2022, pues están debilitados y fraccionados, aunque, ciertamente el gobierno de Biden ha perdido popularidad. Pero es preciso recordar que la campaña aún no está en marcha.

Pero, un momento, si Trump no se quisiera medir en unas elecciones -ya se sabe que no es un terreno en el que le vaya bien- hay una interpretación constitucional (como siempre en estas teorías) que los republicanos usarían: si ganaran la mayoría de la Cámara de Representantes, tendrían el derecho de elegir a un speaker (portavoz), que no necesariamente tendría que haber sido un representante elegido.

Así como lo está leyendo.

Es decir, según esta teoría, Donald Trump podría hacer parte del Congreso sin ni siquiera disputar una elección (que es lo que se presume con mayor probabilidad, que no se lance, pues podría perder de nuevo).

Es decir, !sus fanáticos se están concibiendo la forma de regresarlo al poder sin que él siquiera tenga que querelo!

WELLINGTON, OHIO, USA - JUNE 26: Michael J. Lindell known also as
El empresario Michael J. Lindell ( My Pillow) es uno de los promotores de las teorías conspirativas que recrean el regreso de Trump a la presidencia de EEUU (Photo by Tayfun Coskun/Anadolu Agency via Getty Images)

Liz Harrington, encargada de las comunicaciones del exmandatario ha aclarado que esta tesis "no es nada en lo que 'Mr Trump' esté pensando". Una forma sutil y consistente en la que los ayudantes de Trump y su misma persona han despachado, sin negar, cualquier cantidad de hipótesis a su alrededor.

Una entre varias teorías que lo resucitan

Las teorías de conspiración que han sembrado entre los fanáticos de Trump que su regreso es inminente han sido varias y algunas hasta han contado con fecha (en diciembre de 2020, en enero de 2021, en marzo, y así). 

Esta empezó con declaraciones de Michael Lindell, director ejecutivo de MyPillow, y uno de los primeros voceros de las falsas acusaciones de fraude que tuvo el proceso electoral de 2020. En una conferencia conservadora, realizada en julio, se propuso que, al Trump asumir el cargo de Speaker of the house, se produciría el enjuiciamiento al Presidente Biden y su subsecuente destitución, para entonces corregir el registro oficial, revelar que Trump habría ganado las elecciones del 2020 y proceder a su reinstalación. Es un proceso cuya normativa ni legislación existen, pero es lo que este grupo de republicanos propone.

Parece un delirio, pero es el sueño de muchos trumpistas y la pesadilla de algunos demócratas que se sienten vulnerables ante la idea del regreso de Trump y el descenso de la popularidad de Joe Biden.

Aunque no hay evidencia de que Trump haya ganado las elecciones presidenciales de 2020, y luego de 62 procesos legales y alrededor de una decena de auditorías lo que se sabe es que Joe Biden ganó por más de siete millones de votos de ventaja, la falsa acusación de fraude sigue siendo repetida por miembros del grupo extremista Qanon y por el propio Trump.

Posibilidades reales

Pero la sola idea de que esto fuese cierto tiene repercusiones. Por una parte, "que se convirtiera en Speaker of the house es tan atemorizante como que se convirtiera en Presidente", reconoce Karen Finney, una asesora reconocida en el partido demócrata.

DES MOINES, IOWA - OCTOBER 09: Supporters gather for a rally with former President Donald Trump at the Iowa State Fairgrounds on October 09, 2021 in Des Moines, Iowa. This is Trump's first rally in Iowa since the 2020 election.  (Photo by Scott Olson/Getty Images)
Un seguidor de Trump en un acto político en Des Moines, Iowa (Photo by Scott Olson/Getty Images)

Por otra, hay un sector republicano al que esa posibilidad (y, en general, la presencia de Trump) le es muy incómoda: se trata de los candidatos que se encuentran en distritos péndulo, donde los recientes resultados electorales han mostrado que el voto independiente le daría la espalda a Trump y sus modos de hacer política.

Para John Fehery, asesor republicano, la presencia de Trump en las elecciones de medio término significa incluso una ventaja para el partido demócrata. "En teoría, con la popularidad actual de la administración Biden, los republicanos tenemos buenas posibilidades de ganar la mayoría de nuevo. Si no lo hacemos es porque la elección se convierte en un referendo sobre Trump".

Pero estamos hablando de la elección de medio término. Los fanatismos suelen preferir atajos para llegar a sus metas, pues están motivados con frecuencias por falsas amenazas que no les permiten esperar y justifican casi cualquier acción, como el asalto al Capitolio el seis de enero o la insistencia en un fraude que no fue tal.

Lo lógico sería que siendo aún el hombre de más popularidad dentro del mundo republicano, se lanzara para las elecciones de 2024, como corresponde, en lugar de seguir intentando estimular caminos sinuosos e ilegales.

Al respecto, Michael Cohen, el ex abogado de Trump dedicado a vengarse después de ser traicionado por su ex cliente (y por quien pagó tres años de cárcel), y quien no ha fallado en ninguna de sus predicciones, piensa que Trump no se lanzará nunca más, pues no reconocer la derrota le ha dado dividendos, y su constructo psicológico y de personalidad no resistiría otro fracaso (Cohen considera que Trump es muy vulnerable ante la derrota).

Pero el poder, el gusto por el poder, la seducción del poder, el magnetismo del poder... son capaces de transformar al más predecible de los hombres.

El último estudio de la encuesta Gallup reveló el mes de julio que Trump es la figura más popular dentro de las filas republicanas. Sin embargo, su popularidad en el electorado general es de 39 por ciento.

En un estudio publicado esta semana, realizado por la Quinnipiac University, se reveló que un 58 por ciento de los electores desearían que Donadl Trump no vuelva siquiera a ser candidato, incluyendo un 16 por ciento de republicanos.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Donald Trump anuncia el lanzamiento de su propia red social

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.