Votantes franceses en ausencia se empeñan en hacer oír sus voces en elección legislativa

El presidente francés, Emmanuel Macron, asiste a una ceremonia para conmemorar el 84to aniversario del llamado a la resistencia del difunto general francés, Charles de Gaulle, en la Segunda Guerra Mundial, en el monumento de Mont-Valerien en Suresnes, en las afueras de París, el martes 18 de junio de 2024. (Ludovic Marin, Pool vía AP)

PARÍS (AP) — Los votantes que prevén que no podrán emitir sus votos por ellos mismos están tratando de hacer oír sus voces en la elección legislativa de Francia, y cientos de miles ya han firmado para transferir su derecho al voto a sus seres queridos y amigos.

El Ministerio del Interior dijo el martes que contó 410.000 de esas solicitudes en la primera semana después de que el presidente, Emmanuel Macron, anunciara el 9 de junio que disolvería la Asamblea Nacional, que es la cámara baja del Parlamento. El impactante anuncio se produjo después de una humillante derrota ante el partido derechista Agrupación Nacional en la elección del Parlamento Europeo.

El ministerio señaló que la cifra es 6,5 veces mayor que la que se registró durante el mismo periodo de una semana en la más reciente elección legislativa, realizada en 2022.

La prisa de los votantes para realizar el papeleo que permitiría que otras personas de su confianza emitan su voto en su nombre en la primera etapa de la elección de dos rondas, la cual se realizará el 30 de junio, se debe en parte a la presión del tiempo. La sorpresiva decisión de Macron y el estrecho margen entre la disolución del Parlamento y la elección tomó por sorpresa a los votantes, y algunos de ellos ya habían hecho otros planes.

La elección —cuya segunda ronda se realizará el 7 de julio— también se empalma con el inicio de la temporada anual de vacaciones en Francia, cuando millones de personas viajan a las playas y a otros destinos.

La oleada de registros de votantes que probablemente estén ausentes también refleja la importancia que para ellos tiene la elección, que está reformando el panorama político francés, incluso antes de que se emitan los votos.

La posibilidad de que la votación pudiera producir el primer gobierno de extrema derecha de Francia desde la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial tuvo un efecto de choque en quienes se oponen a Agrupación Nacional. A unos cuantos días del anuncio de Macron, partidos de izquierda que habían estado divididos dejaron a un lado sus diferencias para formar una coalición para contrarrestar la ola de extrema derecha.

Con las campañas ya en marcha, los votantes se preparan para elegir a alguna de esas dos facciones, o al bloque centrista de Macron.

___

Catherine Gaschka contribuyó a este despacho.