Von der Leyen desvelará medidas ante crisis energética en discurso Estado UE

·3  min de lectura

Bruselas, 13 sep (EFE).- La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pronunciará este miércoles su discurso del Estado de la Unión Europea de 2022, marcado por la escalada de precios de la energía y la respuesta continental a esta crisis, así como la invasión rusa de Ucrania, a punto de cumplirse siete meses del inicio de la agresión.

El discurso comenzará a las 09:00 hora local (07:00 GMT) en la sesión del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), tras una breve intervención de la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola, y durará previsiblemente más de una hora en la que Von der Leyen repasará los logros de su administración durante el último año y marcará las prioridades del curso que comienza, dominado por la guerra en Ucrania y la inflación.

Un aumento de precios que se refleja especialmente en los alimentos y en la energía y que, en este último caso, alarma en prácticamente todos los rincones de la Unión Europea ante la llegada del invierno con las facturas disparadas en los hogares y un consenso en la necesidad de plantear una respuesta a Veintisiete para paliar la crisis.

Aunque inicialmente se esperaba que Von der Leyen desvelara las propuestas energéticas este mismo martes, la alemana reservará finalmente la gran presentación de las medidas de emergencia de este sector para su gran discurso anual en el podio de la Eurocámara mañana miércoles.

Según ha podido saber Efe, Von der Leyen presentará una propuesta para que los países de la UE reduzcan su consumo medio de electricidad en un 10 %, al menos en un 5 % en horas punta, y limiten los ingresos de las compañías eléctricas (con un tope en el mercado eléctrico de entre 180 y 200 euros el megavatio hora para la generación de origen renovable, nuclear y con lignito), así como un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de compañías de combustibles fósiles.

Es previsible que la Comisión deje en manos de los Estados miembros cómo recaudar estos fondos adicionales y cómo distribuirlos entre los consumidores o empresas más vulnerables.

Los ministros de Energía de los Veintisiete también apuntaron el pasado viernes a la posibilidad de acordar un tope al precio del gas importado desde Rusia, pero las capitales reconocieron que queda "trabajo por hacer" sobre esta cuestión.

Los Estados miembros no han sido capaces de ponerse de acuerdo en una sanción a la importación de este recurso, como sí hicieron con el petróleo o el carbón de Moscú.

También volverá a la palestra la guerra rusa en Ucrania, que avanza camino a que se cumplan siete meses de ese inicio y recién comenzada una nueva fase de la guerra en la que el ejército ucraniano ha tomado las riendas de las acciones militares tanto en el este como en el sur del país.

El apoyo europeo sin precedentes a Kiev en materia económica, militar y humanitaria tiene papeletas para ser uno de los temas protagonistas del discurso de la presidenta alemana, sin expectativa de que se anuncien nuevas sanciones al Kremlin.

Y también es esperable que Von der Leyen dedique tiempo a algunos de los temas perennes en la agenda de Bruselas, como la transición ecológica y las nuevas fuentes de energía, que recibirán impulsos en su financiación en los próximos años, el impacto del cambio climático en muchos países de la Unión Europea o el permanente dolor de cabeza de los desafíos al Estado de derecho en varios países.

En este tema, la situación sobre el terreno ha empeorado en los dos países sospechosos habituales, sin avances en las conversaciones con Varsovia sobre su independencia judicial -requisito clave para el desembolso de sus fondos prepandemia- y con la preocupación que causaron los comentarios racistas del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, arremetiendo contra los países "donde se mezclan pueblos no europeos con los europeos".

También se espera que Von der Leyen aborde directamente las propuestas que los ciudadanos europeos acordaron en la Conferencia sobre el Futuro de Europa para incluir aquellas ideas que no requieren cambios en los tratados en el programa de trabajo de la Comisión para 2023.

(c) Agencia EFE