Volvió la cumbre de los “Tres amigos”: Biden, Trudeau y López Obrador buscaron renovar un histórico vínculo

·3  min de lectura
López Obrador, Biden y Trudeau, ayer, en Washington (Photo by MANDEL NGAN / AFP)
MANDEL NGAN

WASHINGTON.- Después de cinco años, los “Tres Amigos” volvieron a reunirse. Joe Biden, Andrés Manuel López Obrador y Justin Trudeau, los mandatarios de Estados Unidos, México y Canadá, renovaron el histórico encuentro entre los líderes de América del Norte que habían sido suspendidos durante la presidencia de Donald Trump. El retorno de la tradicional cumbre buscó reforzar y revitalizar el vínculo trilateral en una época en la que los tres aliados aparecen envueltos en roces y diferencias que se han agravado en los últimos años por la inmigración, la lucha contra el cambio climático o el comercio.

La ola migratoria que se desató en medio de la pandemia, un drama histórico y siempre candente entre Estados Unidos y México que empeoró este año, y las tensiones comerciales, en parte debido a la visión y la política proteccionista que el gobierno de Biden heredó y mantuvo de la presidencia de Trump, y que ha crispado especialmente a Ottawa, aparecieron como los puntos ríspidos sobre los cuales los líderes buscaron tejer avances para encontrar puntos en común.

Además del encuentro trilateral, Biden tuvo dos reuniones apartes en el Salón Oval, primero con Trudeau, y luego con López Obrador, quien también tuvo una amplia bilateral con la vicepresidenta, Kamala Harris, a cargo de la política migratoria del a Casa Blanca, y sus respectivos asesores. El encuentro de Biden con AMLO, como se lo conoce a López Obrador en México, generó una mayor expectativa al ser el primer cara a cara entre ambos mandatarios.

“Señor presidente, ya no usamos expresiones como nuestros amigos del sur, son que estamos hablando de nuestros pares, nuestros países que están en pie de igualdad”, le dijo Biden a López Obrador.

“El presidente Joe Biden quiere que el trato sea respetuoso y entre iguales, me lo manifestó desde la primera vez que platicamos por teléfono, ya como presidente de Estados Unidos”, respondió López Obrador. “Me dijo de que no nos iban a ver como el patio trasero”, dijo López Obrador, quien prometió trabajar para ayudar a “fortalecer” la región.

La cumbre en la Casa Blanca fue la primera entre las tres naciones norteamericanas desde las de junio de 2016 en Ottawa entre Trudeau, el entonces presidente Barack Obama y el mexicano Enrique Peña Nieto. Las cumbres se suspendieron durante la presidencia de Trump, quien se enfrentó tanto con el líder canadiense como con Peña Nieto. Para sorpresa de muchos, Trump y López Obrador lograron un nivel inesperado de cooperación, más allá de los fuertes lazos que definen la relación bilateral.

La migración, problemas candentes en la región, fue uno de los temas salientes de la visita de López Obrador. De hecho, antes de la cumbre, la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) volvió a acusar a Estados Unidos y México de cometer abusos con los migrantes. HRW dijo en una carta que el gobierno de Biden ha continuado la política estadounidense, de larga data, de apoyarse considerablemente en México para impedir que los migrantes y solicitantes de asilo lleguen a la frontera de Estados Unidos. El gobierno de López Obrador además “ha movilizado decenas de miles de soldados, miembros de la Guardia Nacional y agentes de migración a las fronteras y a puestos de control en todo el país. Estos agentes han propinado golpes y puntapiés a migrantes, separado familias, irrumpido en viviendas privadas en busca de migrantes y agredido a periodistas, activistas y representantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México que procuraban documentar los abusos”, indicó la organización.

López Obrador busca que se consoliden el envío de los fondos de desarrollo prometidos por Estados Unidos para los países del Triángulo Norte de América Central, parte de la política bidenista de “atacar las raíces de la migración”.

Estados Unidos y Canadá además han expresado su frustración porque López Obrador no se ha sumado a los esfuerzos globales para acelerar la lucha contra el cambio climático. AMLO evitó ir a la cumbre climática que se realizó en Glasgow, Escocia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.