Se volvió a cancelar el lanzamiento de Artemis I a la Luna por una fuga de combustible

·4  min de lectura
El cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés) por ahora se quedará en tierra
El cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés) por ahora se quedará en tierra

WASHINGTON.- Por segunda vez esta semana, la NASA se vio forzada a suspender el lanzamiento de la misión Artemis I luego de que el equipo de ingenieros que trabajaba en los preparativos del despegue volvió a tener inconvenientes con una fuga de hidrógeno líquido durante la carga de combustible del megacohete SLS, el más potente jamás construido, cuyo vuelo inaugural deberá esperar.

La nueva demora sumó a la frustración que había abierto la primera suspensión del lanzamiento, el lunes último, cuando una cadena de problemas técnicos obligó a Charlie Blackwell-Thompson, la directora de Lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy, en el Cabo Cañaveral, Florida, a postergar el inicio de una nueva era de exploración espacial que tiene por objetivo instalar una base en la Luna, y abrir el camino para la primera misión a Marte.

La causa de la nueva suspensión fue esta vez una fuga de hidrógeno líquido en una de las líneas que se utilizaron durante la carga del combustible del flamante cohete SLS, que demandó años de preparación signado por las demoras y miles de millones de dólares. El equipo de la NASA que se encarga de preparar el despegue intentó contenerla, pero no logró hacerlo a tiempo. La suspensión se anunció a las 11.17 am, hora local, tres horas antes de la apertura de la ventana para el despegue.

“Iremos cuando esté listo, y no vamos hasta entonces, y especialmente ahora con un vuelo de prueba porque vamos a probarlo y asegurarnos de que esté bien antes de poner cuatro humanos encima”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson. “Esto es parte del negocio espacial”, indicó, repitiendo una frase que utilizó el lunes, luego de la primera suspensión.

Artemis 1; NASA; Mundo; cabo cañaveral;
La misión Artemis es la más reciente apuesta de la NASA - Créditos: @BILL INGALLS

Luego de alimentar al máximo las expectativas para el vuelo inaugural del programa Artemis, que regresará el hombre y llevará a la primera mujer a la Luna antes de las misiones a Marte, la NASA decidió ahora salteaerse las próximas dos próximas ventanas para realizar el lanzamiento, el lunes, a partir de las 5.12 pm, hora de la Florida, y el martes, a partir de las 18.57 pm, hora de la Florida. La primera ventana era de 90 minutos, y la segunda, de solo 24 minutos. Esas limitaciones se deben a la alineación de la Tierra y la Luna, pero también a que la nave espacial Orion utiliza paneles solares para cargar sus baterías y solo puede permanecer un determinado tiempo fuera del alcance de la luz solar.

La NASA indicó que la fuga detectada ayer fue más compleja que la del intento anterior y por lo tanto el megacohete SLS y la nave Orion deberán abandonar la plataforma de lanzamiento y regresar al edificio de montaje –aunque la NASA aún no debe confirmarlo–, y el lanzamiento se pospondrá, al menos, hasta fines de septiembre o a octubre.

Las nuevas misiones de la NASA han generado un enorme interés global. Estados Unidos buca abrir un nuevo capítulo de la exploración espacial. El vuelo inaugural del nuevo programa, de prueba, sin astronautas, marcará la primera vez desde la última misión Apolo, en 1972, que una nave espacial diseñada para llevar tripulación realice un vuelo alrededor de la Luna. Será el viaje espacial más largo de la historia: Orion batirá el récord de Apolo 13 al llegar a unos 64.000 kilómetros más allá de la Luna antes de emprender su regreso a la Tierra. Es apenas un punto de partida. A tono con los tiempos que corren, la NASA planea llevar, en las misiones futuras, a la primera mujer y la primera persona de color a la superficie lunar.

La nueva carrera espacial tiene muchos más actores que la puja entre Estados Unidos y la Unión Soviética por llegar a la Luna en plena Guerra Fría. Esta vez, la Luna será un destino popular en los próximos años: China, India, Japón, Corea del Sur y Emiratos Árabes Unidos tienen sus propios planes de exploración, junto con varias compañías privadas.

“Ya lo hicimos con el programa Apolo, pero en ese momento el objetivo era solo llegar, y ahora no queremos solo llegar, sino queremos llegar y quedarnos, vivir, hacer experimentos”, dijo en una entrevista con LA NACION, antes del primer lanzamiento fallido, Carlos García Galán, un ingeniero español que trabaja hace 16 años para la agencia espacial norteamericano y está involucrado en las nuevas misiones. “Vamos a empezar una nueva era de exploración espacial en el espacio profundo, y está directamente relacionada con nuestro principal objetivo que es en el futuro llegar a Marte. El programa Artemis son varias misiones que nos van a permitir desarrollar las tecnologías y adquirir los conocimientos científicos que necesitamos para hacer eso”, indicó.