Anuncios

“Por si no nos volvemos a ver, sabé que te quiero mucho”: el video de la madre, enferma terminal, a su hija rehén de Hamas

Liora Argamani, y su hija Noa, al momento del secuestro
Liora Argamani, y su hija Noa, al momento del secuestro

TEL AVIV.- La rehén israelí Noa Argamani, de 26 años, es uno de los cautivos que aún está en poder de Hamas desde el 7 de octubre y sobre la que hay más videos e información sobre su secuestro. La situación de la joven volvió a tomar actualidad ahora que su madre, Liora, enferma terminal de cáncer de cerebro, publicó un video con un doloroso mensaje para Noa: “Hija por si no nos volvemos a ver, sabé que te quiero mucho”.

La mujer, que lucha contra el cáncer en etapa cuatro, suplicó volver a ver a su hija.

“Tengo cáncer, cáncer de cerebro”, dijo Argamani en el mensaje de video, sentada en el departamento temporal de la familia en Tel Aviv, cerca de su clínica de tratamiento del cáncer.

“No sé cuánto tiempo me queda. Deseo tener la oportunidad de ver a mi Noa en casa”, dijo.

En su mensaje concluye: “Por favor, quiero que sepas que hicimos todo lo posible para tu liberación”.

Noa Argamani fue secuestrada en la fiesta rave del desierto Supernova el 7 de octubre cuando terroristas de Hamas lanzaron su ataque y masacraron a cientos de personas allí. Su secuestro se hizo famoso por un video que la mostraba gritando sentada en la parte trasera de una motocicleta detrás de su captor. Ella extiende sus brazos mientras grita: “¡No me maten!”. La joven busca alcanzar con sus brazos extendidos a su novio Avinatan Or, que también está secuestrado.

Luego de su secuestro sus padres, Liora y Yaakov, difundieron varios videos en los que piden la liberación de la joven.

“Trabajé y luché duro para tener una hija”, dijo Yaakov Argamani, el marido de Liora, en los días posteriores al secuestro de Noa.

Noa es la única hija de los Argamani y la familia subió varios videos con su historia.

Los amigos de Noa y su novio Avinatan, que son dos buceadores amateurs, incluso hicieron una protesta bajo el Mar Mediterráneo en la que pusieron carteles de la pareja y reclamaron la liberación.