Anuncios

“Lo que viven es un gran trauma”: los dramáticos testimonios de los familiares de los argentinos que están en manos de Hamas

Chen Mahluf Nisenbaum y Mery Shohat, junto a Mauricio Shnaider
Chen Mahluf Nisenbaum y Mery Shohat, junto a Mauricio Shnaider - Créditos: @Ricardo Pristupluk

En la Embajada de Israel en la ciudad de Buenos Aires había esta mañana, cuando se cumplen dos meses del feroz ataque de grupo Hamas en ese país, un estricto control de seguridad. Adentro, preparándose para hablar con la prensa local, estaban algunos de los familiares de argentinos secuestrados por la organización terrorista. Llegaron desde Israel y otras partes del mundo para contar sus historias, gracias a la organización Hostages and Missing Families Forum. Todos agradecieron el trabajo del Gobierno para presionar por la liberación de los secuestrados y esperan poder reunirse con el presidente electo, Javier Milei, antes del domingo próximo.

Guefen Sigal, de 36 años, fue criada en el kibutz Nir Iyzjak, y el 7 de octubre pasado su mamá, Clara Marman; la pareja de su madre, Luis Har; su tío, Fernando Marman y su tía, Gabriela Leimberg y su prima Mía Leimberg fueron secuestrados cerca de las 11.15. El 28 de noviembre último, salvo los dos primeros, el resto de sus parientes fueron liberados. “Tenían poca comida y casi ninguna facilidad para higienizarse o ir al baño. Pero no les puedo contar más que eso por cuestiones de seguridad. Hoy están bien, son personas fuertes que están tratando de asimilar todo lo que pasó”, contó Sigal sobre las vivencias de sus familiares liberados.

Guefen Sigal, de 36 años, fue criada en el kibutz Nir Iyzjak; su mamá, Clara Marman; la pareja de su madre, Luis Har;  su tío, Fernando Marman, su tía, Gabriela Leimberg y su prima Mía fueron secuestrados por Hamas
Guefen Sigal, de 36 años, fue criada en el kibutz Nir Iyzjak; su mamá, Clara Marman; la pareja de su madre, Luis Har; su tío, Fernando Marman, su tía, Gabriela Leimberg y su prima Mía fueron secuestrados por Hamas - Créditos: @Ricardo Pristupluk

Ella es una de las pocas personas que tuvo contacto con los rehenes liberados, que hasta el momento son 105. Se estima que Hamas raptó aquella mañana del 7 de octubre a 250 personas, incluyendo a bebés y niños. “Mi mamá y mi prima están tratando de darse apoyo mutuo. No se podían duchar, lo hacían solamente una vez cada dos semanas. Ahora ellos están tratando de ayudar a liberar a los que faltan, lo que viven es un gran trauma. La cantidad de amigos suyos que murieron es enorme y ellos se enteraron de todo lo que sucedió de un día para el otro. Es muy duro, pero son fuertes y con amor van a salir adelante”, agregó.

“Se busca condicionar a la nueva administración”: la trama detrás de las renovaciones de contratos que firmó Carla Vizzotti

Marman, el tío de Sigal que aún permanece en manos de Hamas, intentó evitar el secuestro ocultándose en el refugio contra misiles. Allí se encontraba junto a Har, que estaba en contacto a través de WhatsApp con su hija. “Están adentro”, escribió Har. “Hay ruido en la casa, espero lo mejor, besos”, y nunca más contestó el celular.

Guefen Sigal junto a Maia Chmiel, de 30 años, cuyos dos primos, Yair y Eitan Horn, fueron secuestrados
Guefen Sigal junto a Maia Chmiel, de 30 años, cuyos dos primos, Yair y Eitan Horn, fueron secuestrados - Créditos: @Ricardo Pristupluk

En la Embajada de Israel, Sigal se encontraba junto a Maia Chmiel, de 30 años. Los dos primos de esta última, Yair y Eitan Horn, fueron secuestrados en el kibutz Nir Oz. “Mi niñez está repleta de recuerdos de ellos. Los amo mucho. Fueron arrancados de sus camas por los terroristas y llevados a Gaza. Sé que están retenidos en pésimas condiciones y que sus vidas están bajo peligro inmediato. Tienen que volver a casa ahora junto a los otros rehenes”, reclamó Chmiel.

Los primeros en ingresar a un gran salón de conferencias de la embajada esta mañana, fueron Mauricio Shnaider, de 67 años, el tío de Shiri Bibas, de 32, quien fue raptada junto a sus hijos, Kfir, de 11 meses, y Ariel, de cuatro años, y su marido, Yarden Bibas, de 34. La hermana de Shnaider era la madre de Shiri que asesinada en el ataque del 7 de octubre junto a su esposo.

Mauricio Shnaider, de 67 años, es el tío de Shiri Bibas, de 32 años, quien fue raptada junto a sus hijos, Kfir y Ariel
Mauricio Shnaider, de 67 años, es el tío de Shiri Bibas, de 32 años, quien fue raptada junto a sus hijos, Kfir y Ariel - Créditos: @Ricardo Pristupluk

A Shnaider se lo veía profundamente conmovido y con la voz, por momentos, quebrada. “Un bebé necesita buena comida, necesita pañales, quién le va a cambiar los pañales, cómo pueden tener bebés secuestrados, es inhumano. Hamas también juega psicológicamente al difundir información diciendo que los niños están muertos. Eso nos afecta, pensamos que es falso. Ellos disfrutan con el sufrimiento humano. En el corazón queremos creer que están con vida. La comunidad judía está más unida que nunca. Es impresionante la fuerza que demuestra la comunidad para salir adelante luego de tanto dolor”, aseguró Shnaider.

Junto a él, estaban Chen Mahluf Nisenbaum y Mery Shohat, la hija y hermana, respectivamente, del ciudadano israelí Michel Nisenbaum, otro de los secuestrados. El 7 de octubre él tomó su auto para ir a buscar a su nieta de cuatro años, Mika, y llevarla de regreso al kibutz Reim, donde se encontraba su padre. El contacto con Michel se perdió aproximadamente a las 7.20. Él último llamado que realizó Chen a su celular fue respondido por los terroristas. Si bien las autoridades israelíes presumen que fue secuestrado porque su tablet fue localizada en Gaza, su paradero es un misterio ya que no hay otras pruebas sólidas respecto a si está cautivo en manos de Hamas.

“Mi papá siempre está ahí para mí. El sábado a la mañana hablamos por teléfono. Le pregunté cómo estaba porque vive en Sderot y me respondió que había mucho ruido, así se refería él al ruido de los misiles cuando caían. Ni bien dejó de responderme me di cuenta de que algo malo había pasado. Seguí llamándolo y luego de varios intentos respondieron los terroristas. En ese minuto mi vida cambió. Escuché algunas voces, creo que en árabe, pero no pude entender qué decían”, recordó Chen.

“Michel es el único hermano que tengo. Siempre fui su segunda madre y somos buenos amigos. Michel siempre estaba listo para ayudar, era conductor de una ambulancia. Exigimos que lo liberen a él y a todos los secuestrados, no se pueden meter con los civiles”, exclamó Shohat.