Por qué la visita de Nancy Pelosi a Taiwán irrita tanto a China y cuáles pueden ser las consecuencias

·8  min de lectura
Xi Jinping, presidente de China.
Xi Jinping, presidente de China. - Créditos: @GETTY IMAGES

NUEVA YORK.- Taiwán, una isla de 23 millones de habitantes a 80 millas de la costa de China, ha sido durante mucho tiempo un punto de conflicto entre Washington y Pekín. Ahora esas tensiones están en un nuevo máximo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, partió de California el sábado para comenzar una gira por varias naciones asiáticas que tuvo -después de mucha especulación- hoy una parada en Taiwán. Pelosi se convirtió así en la funcionaria estadounidense de más alto nivel en ir a la isla desde 1997, cuando Newt Gingrich -con el mismo rol- hizo una visita.

China reclama a Taiwán, una isla democrática autónoma, como su territorio, y ha prometido recuperarlo, por la fuerza si es necesario. En su llamada con el presidente Joe Biden el jueves, el líder de China, Xi Jinping, advirtió enérgicamente a Estados Unidos que no interviniera en la disputa. Pekín protestó enérgicamente por el posible viaje de Pelosi, advirtiendo de consecuencias no especificadas para Estados Unidos.

Nancy Pelosi aterriza en Taiwán.
Nancy Pelosi aterriza en Taiwán.

Sus advertencias repercutieron en el Pentágono y el Comando del Indo-Pacífico en Hawái, donde se les encargó a los oficiales militares estadounidenses que protejan a Pelosi, además de evaluar lo que China podría hacer militarmente en respuesta a su visita. Taiwán, el principal productor mundial de semiconductores, también es vulnerable a la creciente presión económica de Pekín.

A continuación, un vistazo a los problemas relacionados con la visita de Nancy Pelosi.

Xi, con la mira en Taiwán

El líder autoritario de China, Xi Jinping, ha dejado más claro que cualquiera de sus predecesores que considera que la unificación de Taiwán con China es un objetivo principal de su gobierno.

Se espera que Xi sea confirmado para un tercer mandato sin precedentes como líder en un congreso del Partido Comunista en el otoño boreal. Antes de esa reunión política de suma importancia, Xi estará dispuesto a proyectar una imagen de fortaleza en el país y en el extranjero, en particular sobre la cuestión de Taiwán.

El mes pasado, Xi envió a su ministro de defensa, el general Wei Fenghe, a una conferencia internacional en Singapur, donde Wei advirtió que China no dudaría en luchar por Taiwán. “Si alguien se atreve a separar Taiwán, no dudaremos en luchar, no retrocederemos ante el costo y lucharemos hasta el final”, dijo.

18/03/2022 Imagen de archivo del encuentro telemático mantenido entre Joe Biden y Xi Jinping en noviembre de 2021 POLITICA ASIA NORTEAMÉRICA CHINA ESTADOS UNIDOS INTERNACIONAL SARAH SILBIGER / CONTACTO
18/03/2022 Imagen de archivo del encuentro telemático mantenido entre Joe Biden y Xi Jinping en noviembre de 2021 POLITICA ASIA NORTEAMÉRICA CHINA ESTADOS UNIDOS INTERNACIONAL SARAH SILBIGER / CONTACTO

El momento en que Xi podría tratar de absorber a Taiwán sigue siendo un tema de gran debate entre los expertos militares y civiles en China, pero no se espera que sea inminente.

“China quiere ‘regresar’ a Taiwán desesperadamente, pero eso no significa que quiera una guerra sangrienta temprana que destruiría el milagro económico de China”, escribió William H. Overholt, investigador principal de la Escuela Kennedy de Harvard, en la edición actual de Global Asia.

En un feroz discurso en el centenario de la fundación del Partido Comunista Chino el año pasado, Xi enfatizó la necesidad de la unificación de la parte continental con Taiwán, a la que llamó “una misión histórica y un compromiso inquebrantable del Partido Comunista de China”.

Cualquier país que se atreviera a interponerse en el camino se enfrentaría a un “gran muro de acero” forjado por los 1400 millones de habitantes de China, dijo.

El punto más crítico en el vínculo

Las incursiones de China en el espacio aéreo y las aguas cercanas a Taiwán se han vuelto más agresivas en los últimos años, lo que aumenta el riesgo de conflicto.

En junio, Pekín subió la apuesta cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores declaró que China tenía jurisdicción sobre el Estrecho de Taiwán y que no podía considerarse una vía fluvial internacional.

Y en el último año, los aviones militares chinos han explorado cada vez más el espacio aéreo cerca de Taiwán, lo que provocó que los aviones de combate taiwaneses se apresuraran.

Un hombre utiliza una lupa para leer el titular de un periódico que informa sobre la visita a Asia de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, en un puesto en Pekín, el domingo 31 de julio de 2022
Un hombre utiliza una lupa para leer el titular de un periódico que informa sobre la visita a Asia de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, en un puesto en Pekín, el domingo 31 de julio de 2022 - Créditos: @Andy Wong

Algunos analistas estadounidenses dejaron en claro que las capacidades militares de China han crecido hasta el punto en que ya no se garantiza una victoria estadounidense en defensa de Taiwán.

Oriana Skylar Mastro, becaria del Instituto Freeman Spogli de Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford, describió recientemente la variedad de armas que China acumuló para una lucha por Taiwán en un comentario publicado en The New York Times. China ahora tiene la armada más grande del mundo, y Estados Unidos podría arrojar muchos menos barcos a un conflicto de Taiwán, dijo. “También se cree que la fuerza de misiles de China es capaz de apuntar a barcos en el mar para neutralizar la principal herramienta estadounidense de proyección de poder, los portaaviones”.

A principios de esta semana, la Séptima Flota ordenó al U.S.S. El portaaviones Ronald Reagan y su grupo de ataque navegarán desde Singapur hacia el norte hacia el Mar de China Meridional y en dirección a Taiwán. Un portavoz de la Marina se negó a decir si el portaaviones navegaría en las cercanías de Taiwán o navegaría a través del Estrecho de Taiwán.

Un campo minado

Pelosi colocó al presidente Biden en una posición incómoda. Ella y su personal insisten en que la legisladora, como líder de una rama separada pero dentro del gobierno estadounidense, tiene derecho a ir a donde quiera.

Por su parte, Biden no quiere que se vea que dicta a dónde puede viajar la presidenta de la Cámara de Representantes. Señalaó que cuestiona la lógica del posible viaje. “Creo que los militares piensan que no es una buena idea en este momento”, dijo.

En un acuerdo diplomático intencionalmente ambiguo adoptado cuando Washington reconoció a China gobernada por los comunistas en 1979, Estados Unidos mantiene una política de “una sola China” que reconoce, pero no respalda, la posición china de que Taiwán es parte de China.

WASHINGTON, DC - OCTOBER 01: President Joe Biden talks to Speaker of the House Nancy Pelosi (D-CA) as they leave a House Democratic caucus meeting at the U.S. Capitol on October 01, 2021 in Washington, DC. Biden called the meeting in order to push through an impasse with his $1 trillion infrastructure plan.   Kevin Dietsch/Getty Images/AFP
== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==
WASHINGTON, DC - OCTOBER 01: President Joe Biden talks to Speaker of the House Nancy Pelosi (D-CA) as they leave a House Democratic caucus meeting at the U.S. Capitol on October 01, 2021 in Washington, DC. Biden called the meeting in order to push through an impasse with his $1 trillion infrastructure plan. Kevin Dietsch/Getty Images/AFP == FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY == - Créditos: @Kevin Dietsch

El presidente Biden dijo tres veces, la más reciente en mayo, que Estados Unidos desplegaría fuerzas para ayudar a Taiwán contra una invasión china. En cada ocasión, la Casa Blanca se retractó de sus declaraciones, diciendo que se mantuvo la política de “ambigüedad estratégica”, bajo la cual Washington sigue siendo vago en cuanto a la fuerza con la que Estados Unidos acudiría en ayuda de Taiwán.

Estados Unidos mantiene sólidas relaciones diplomáticas con China, con una gran embajada en Pekín y cuatro consulados en todo el país. Pero las relaciones están en un punto bajo debido a la competencia militar, económica e ideológica entre los dos países.

El actual embajador en Pekín, R. Nicholas Burns, es uno de los diplomáticos estadounidenses con más experiencia. En Taiwán, Estados Unidos mantiene una oficina de representación, el Instituto Americano en Taiwán, encabezado por un funcionario de bajo perfil del Departamento de Estado. Al mismo tiempo, Washington proporciona a Taiwán miles de millones de dólares en ayuda militar y armas.

Pelosi y China

Pelosi tiene un historial de tener a China en la mira. Es una crítica de larga data de China. En Pekín, se la considera hostil.

Como congresista de California durante dos mandatos, Pelosi visitó Pekín en 1991, dos años después de que las tropas chinas abrieran fuego contra los estudiantes que protestaban alrededor de la Plaza de Tiananmen, matando a cientos, si no miles.

Acompañada a la plaza por varios colegas del Congreso y un pequeño grupo de reporteros, Pelosi desplegó una pancarta en conmemoración de los estudiantes muertos. La pancarta decía: “A los que murieron por la democracia en China”.

Nancy Pelosi, durante su visita a la plaza Tiananmen, en China, en 1991
Nancy Pelosi, durante su visita a la plaza Tiananmen, en China, en 1991 - Créditos: @AP / Archivo

Mike Chinoy, entonces corresponsal de CNN, recordó en un artículo esta semana cómo Pelosi luego abandonó la plaza en un taxi. La policía arrestó a los reporteros y los detuvo durante un par de horas, escribió.

Pelosi es una firme defensora del Dalai Lama y de los derechos de los tibetanos. En 2015, con el permiso oficial del gobierno chino, Pelosi visitó Lhasa, la capital del Tíbet, en un viaje estrictamente controlado que generalmente está fuera del alcance de los funcionarios y periodistas extranjeros.

Los planes de la legisladora para un viaje a Taiwán atrajeron a algunos patrocinadores poco probables. Altos funcionarios de la administración Trump, incluido el exsecretario de Estado, Mike Pompeo, y el exsecretario de Defensa, Mark Esper, dijeron que les gustaría unirse a ella. Pompeo tuiteó que estaba prohibido en China, pero que estaría feliz de acompañar a Pelosi a Taiwán.

Por Jane Perlez

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.