Violencia impide completar partido de Copa de Francia

·3  min de lectura

PARÍS (AP) — Los hechos de violencia protagonizados por un sector del público obligaron a dar por concluido un encuentro de la Copa de Francia disputado el viernes, cuando el marcador estaba 1-1 entre Lyon y París FC.

El inicio de la segunda mitad en el Stade Charley se demoró por unos 50 minutos. Luego, las autoridades informaron mediante los altavoces que el encuentro no se reanudaría.

Durante el intermedio, algunos hinchas lanzaron bengalas, otros invadieron la cancha y algunos más riñeron en el graderío.

Pierre Ferracci, presidente del conjunto parisiense, culpó a Lyon.

“Hay un grupo de idiotas que arruinan todo, como siempre”, dijo Ferracci. “Y ese grupo es el de los ultras de Lyon... Es obvio que los ultras vinieron a causar un caos, como lo hacen habitualmente”.

Jean-Michel Aulas, presidente de Lyon, buscó restar responsabilidad a los seguidores de su club.

“Hay obviamente una responsabilidad compartida”, comentó Aulas en una conferencia de prensa. “No pienso que seamos responsables por los incidentes”.

París FC abrió el marcador a los 8 minutos. Gaetan Laura corrió desde su propia mitad del campo para encabezar una contra y definir entre las piernas del arquero Anthony Lopes, casi sin ángulo de tiro.

Moussa Dembélé, delantero de Lyon, igualó poco antes de que concluyera el primer tiempo, por medio de un disparo al ángulo desde los linderos del área.

Los seguidores de Lyon se encuentran bajo una vigilancia más estricta luego que un partido del equipo en casa fue suspendido en noviembre, a raíz de que Dimitri Payet, mediocampista del Marsella, fue impactado en la cabeza por una botella de agua lanzada desde el graderío.

La comisión disciplinaria le descontó un punto a Lyon, cuyo presidente fue suspendido 10 partidos por los comentarios intimidatorios que hizo al árbitro que decidió dar por concluido el encuentro.

Los hechos de violencia han sido un problema recurrente durante esta temporada en el fútbol francés.

En agosto, un duelo de liga entre Niza y Marsella no se pudo completar, luego que los hinchas lanzaron proyectiles a la cancha y la invadieron. También en ese encuentro, Payet fue golpeado por una botella y la lanzó de regreso al graderío.

Incluso los jugadores y miembros del cuerpo técnico se enfrascaron en la trifulca con los aficionados. Se descontaron dos puntos a Niza, aunque uno se dejó en suspenso.

También en agosto, seguidores de Montpellier lanzaron proyectiles contra los jugadores del Marsella y el encuentro se suspendió por más de 10 minutos. Valentin Rongier, volante del Marsella, sufrió una cortada en un labio, al ser alcanzado por un proyectil.

En septiembre, los aficionados invadieron la cancha de Angers, en medio de una riña con seguidores del Marsella.

Ese mismo mes, varios hinchas ingresaron en el terreno en Lens y riñeron en la tribuna durante el derbi del norte ante Lille. Y un adolescente fue herido por una butaca lanzada durante un partido entre París Saint-Germain y Lyon.

En octubre, un cotejo entre Saint-Etienne y Angers se demoró cerca de una hora por una invasión de cancha. Antes del puntapié inicial, aficionados lanzaron bengalas.

Este sábado, Rennes recibe a Lorient en el único duelo de esta fase entre clubes de la máxima categoría. Lille enfrenta al Auxerre de la segunda división y Clermont visita al Nimes Chemin Bas de la séptima, en lo que constituye el duelo más desigual en el papel.

PSG, campeón defensor, visita al Feigies Auhoye de la quinta categoría el domingo.