No estamos entendiendo el video viral de la cría de ñu y la leona

·4  min de lectura
Fotograma del video de la cuenta Parques nacionales de Tanzania con la leona y la cría de ñu
Fotograma del video de la cuenta Parques nacionales de Tanzania con la leona y la cría de ñu

En estos días un video de una leona caminando junto a una cría de ñu se ha convertido en todo un fenómeno viral en la red. Las imágenes se grabaron el pasado 9 de enero y han sido publicadas por la cuenta oficial de los Parques nacionales de Tanzania.

Por supuesto han aparecido miles de comentarios, algunos bastante desafortunados que dejan claro, una vez más, que el público general no tiene una idea clara de las bases biológicas de la vida animal. Un repaso por esos comentarios nos deja una mezcla de bellas respuestas, repletas de ingenuidad, que parecen salidas de una película de Disney junto a opiniones claramente desacertadas o contestaciones con importantes sesgos antropomórficos.

Para entender mejor la situación contactamos con Antonio Osuna, Doctor en Biología y experto en conducta animal en el Messerli Institute de Viena. “La primera reacción que suele aparecer en este tipo de videos es la de la gente que responde con una visión idealizada de la escena, con comentarios como “la humanidad debería aprender de la naturaleza”, explica Osuna. “La segunda respuesta típica que se repite es la de aquellas personas que se ríen de los primeros, asegurando que la leona va a devorar al cachorro de ñu a la mínima oportunidad… ambos se equivocan”.

La realidad suele estar un poco más lejos de nuestros prejuicios. La leona no tiene nuestra misma comprensión edulcorada de lo que está haciendo, pero por otro lado los animales tampoco son autómatas motivados únicamente por instintos.

Existen otros casos documentados similares a este y, aunque falta mucho contexto en el video, es de suponer que la madre del ñu ha muerto o ha huido (probablemente como consecuencia de un ataque por parte de esta misma leona). “Muchos se preguntarán por el supuesto dilema que esto supone en la supervivencia de los leones”, aclara Osuna. “La solución está en dejar de pensar que todos los leones se comportan siempre igual, en cualquier situación. No es así, cada individuo es diferente, posee una personalidad definida y una historia que moldea su comportamiento”.

Pero tampoco debemos caer en el error de que la leona comparte nuestro conocimiento de la situación. En casos como este, donde encontramos una situación excepcional entre depredador y presa, los primeros no saben cómo alimentar a la cría que adoptan y esta acaba teniendo muchos problemas. Del mismo modo, tampoco debemos proyectar nuestra moral en la leona. “Aunque en ocasiones pasadas se han dado casos de leonas que han defendido crías de otra especie, incluso del ataque de otros leones, no deberíamos escandalizarnos si, con el tiempo, ella cambia de parecer y acaba con la cría”.

El caso de león y ñu que muestra este video es poco frecuente, pero hay que tener en cuenta que la cría y defensa de individuos ajenos a la especie no solo ocurre en humanos sino que se conoce también entre especies de primates, de aves, de mascotas y animales de granja, etc… “Cuando ocurre entre especies cercanas, o en especies que viven en cautividad, las crías pueden llegar a desarrollarse bien… sin embargo, me temo que no será el caso de este video”.

Para aquellos que busquen algún sentido desde el punto de vista evolutivo en este comportamiento atípico entre depredador y presa, hay que resaltar que no lo tiene. No es un comportamiento típico de la especie y para verle el sentido evolutivo tendríamos que hilar más fino y apreciar que es consecuencia de unas emociones y una flexibilidad cognitiva que son importantísimas. “No debemos explicar el comportamiento animal pensando únicamente en un conjunto de instintos irresistibles. Hay quien apelará al instinto maternal (y tendrá parte de razón) otros se extrañarán por el conflicto con el instinto de depredador, (y también tendrán parte de razón)”.

En el mundo real, el comportamiento de la leona es mucho más complejo que ese modelo teórico basado únicamente en instintos. Puede tomar decisiones, y adaptar su comportamiento dejándose llevar por un instinto maternal donde no procede, o no alimentándose donde teóricamente sí debería.

Vídeo | Casi pierde el brazo por acariciar a una leona

Más historias de biología que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.