Anuncios

Video de vigilancia capta cuando en medio de pelea, un hombre balea en el abdomen a un empleado de una tienda de licores

El viernes, la policía del Condado Miami-Dade dio a conocer un video de vigilancia de un hombre que es buscado por haber baleado en el abdomen a un empleado de una tienda de licores el jueves por la tarde.

La policía está pidiendo la ayuda del público por cualquier información que lleve al arresto del sospechoso. La policía dijo que el hombre está armado y es peligroso.

El incidente ocurrió aproximadamente a las 5:45 p.m. del jueves, cuando el hombre entró en Jensen’s Liquors, ubicada en el 7920 N. Miami Avenue, y pidió devolver una mercancía, dijo la policía en un comunicado de prensa.

Cuando el empleado de la licorería se negó a aceptar la mercancía, el hombre se apoderó de otro artículo de la tienda y trató de marcharse. El empleado confrontó al hombre, ambos pelearon dentro del negocio y luego en el estacionamiento, agregó la policía. Fue entonces que el hombre sacó un arma de fuego y le pegó al empleado un tiro en el abdomen.

En el video, se ve cuando al empleado se levanta la camisa tras recibir el disparo. Poco después, el sospechoso aparece con una pistola en la mano, subiéndose a una bicicleta azul y escapando del área, pero no sin antes de recoger la botella que se llevó de la tienda.

El empleado fue llevado al Centro de Traumatismos Ryder, del Hospital Jackson Memorial, donde está registrado en estado crítico pero estable.

Las cámaras de CBS News Miami captaron a un vehículo en el estacionamiento del negocio con un impacto de bala a un lado.

La policía aprovechó lo sucedido para recordarle a la población que “por ninguna propiedad vale la pena poner en riesgo la vida”.

Las autoridades le piden a cualquier persona que tenga algún tipo de información sobre lo ocurrido que llame a Crime Stoppers del Condado Miami-Dade y los Cayos de la Florida al teléfono (1-866) 471-TIPS (8477), visite el portal www.crimestoppersmiami.com y seleccione “Give a Tip”.

Todas las pistas dadas a Crime Stoppers son anónimas.

Traducción de Jorge Posada