Nuevo video muestra a hombre de Florida posando con el atril de Pelosi durante los disturbios del 6 de enero en el Capitolio

·4  min de lectura
WIN MCNAMEE /GETTY IMAGES

Fue una imagen viral de Adam Johnson cargando el atril de Nancy Pelosi durante el motín del 6 de enero en el Capitolio, que lo convirtió en uno de los rostros más reconocidos de ese día, fama que celebró en los días siguientes.

Los videos publicados ahora por el Departamento de Justicia federal después de su condena y obtenidos por el Bradenton Herald ofrecen una visión más detallada de los 35 minutos que Johnson pasó dentro del Capitolio mientras él y otros intentaban impedir la certificación de las elecciones presidenciales.

Los videos son una de las pruebas usadas en el caso contra Johnson, de 37 años y padre de cinco hijos que no trabaja en la calle.

Como muchos de los alborotadores del Capitolio, Johnson aceptó un acuerdo de culpabilidad. El 14 de junio fue puesto en libertad en el Complejo Correccional Federal Coleman, en el Condado Sumter, tras cumplir 75 días de prisión por entrar en un edificio restringido.

Johnson y un amigo llegaron a Washington, D.C., el 5 de enero de 2021, antes de la manifestación “Stop the Steal” (Impidan el robo) en apoyo del entonces presidente Donald Trump. Esa noche asistió a un mitin en el centro de la ciudad, donde un video le captó gritando: “¿De quién es este (improperio) país?”.

Publicó en su cuenta de Facebook una foto suya sonriendo en ese mitin, con la leyenda “¡¡¡Motín!!!”.

A la mañana siguiente, Johnson y su amigo fueron caminando desde su hotel hasta el mitin. Por el camino, Johnson lanzó una navaja que tenía hacia unos arbustos cerca de la embajada de Canadá.

Los dos escucharon a Trump, a Rudy Giuliani y a un legislador antes de unirse a la multitud que marchaba hacia el Capitolio.

Por el camino, Johnson vio varios conflictos entre los alborotadores y la policía, e incluso grabó un video de uno de ellos en su teléfono. Después de oír a alguien gritar “Pence no lo hizo”, vio a la policía correr hacia el Capitolio mientras otros gritaban “Han irrumpido en el Capitolio”.

Johnson y su amigo comenzaron a correr hacia allá.

La policía usó gas lacrimógeno y ráfagas de flash en un intento de disolver la multitud, irritando los ojos de Johnson, a lo que dijo, “ese gas lacrimógeno fue duro”.

Las actas judiciales muestran que Johnson grabó un video, que luego borró, de otro alborotador agarrando el garrote de un policía antes de subir al andamio y tomar otro video desde lo alto.

A las 2:20 p.m., Johnson entró en el edificio por la puerta del ala del Senado.

Johnson entró en una oficina tras subir a la segunda planta y vio un cartel que decía: “Cerrado a todas las visitas”. Hizo una foto con el cartel y la subió a su Facebook con la leyenda “No”.

A continuación, vio un cartel que indicaba el despacho de Pelosi y caminó por el pasillo, sacudiendo el picaporte de una puerta al final de ese pasillo que pensó que era su despacho. Pero la puerta estaba cerrada. Después de volver a salir, Johnson encontró el atril de Pelosi cerca de una escalera.

Lo llevó a la Rotonda de la Cámara, posando para varias fotos y dejándolo en el suelo. Johnson pidió a alguien que hiciera una foto con su teléfono móvil mientras hacía gestos y posaba detrás del atril, simulando dar un discurso.

A continuación, Johnson se dirigió hacia el hemiciclo de la Cámara, donde varios manifestantes se enfrentaban a una fila de policías, y se unió a la multitud. Se movió con ellos mientras sobrepasaban la fila y llegaban a un vestíbulo que conduce al hemiciclo de la Cámara.

Otros golpeaban la puerta y coreaban “stop the steal”.

Johnson gritó que un busto cercano del primer presidente de Estados Unidos, George Washington, sería “un gran ariete”.

Agentes con equipo antidisturbios se dirigieron hacia la multitud mientras un humo blanco, que se cree que procedía de un extintor, llenaba el aire.

A las 2:55 p.m., tras preguntar a un agente cubierto de hollín blanco cómo salir, Johnson abandonó el Capitolio.

Tras ser rápidamente identificado en las redes sociales, Johnson borró fotos y videos de su teléfono móvil, así como de su cuenta de Facebook.

En lugar de tomar su vuelo de regreso a casa, Johnson alquiló un auto y condujo de vuelta al Condado Manatee.

Sin embargo, Johnson se jactó en los mensajes de texto enviados a su familia y amigos en los días siguientes a su detención, de que “por fin era famoso”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.