Victoria Donda, tras su salida del Inadi: habló de “desilusión”, apuntó contra funcionarios y justificó la cantidad de empleados del instituto

Victoria Donda
Victoria Donda - Créditos: @Santiago Filipuzzi

A horas de haber anunciado su salida del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), Victoria Donda brindó una entrevista radial en la que expresó su “desilusión” con las políticas del Gobierno y cargó las tintas contra las decisiones tomadas por “muchos” de sus funcionarios. Además, justificó la cantidad de empleados del instituto y aseveró: “Lo que más lamento es que se haya tomado la decisión de discutir el espacio del Inadi públicamente”.

En diálogo con Radio con Vos, Donda afirmó: “Mis posiciones políticas ya las conocen; las críticas que tengo a una parte del Gobierno no las escondo porque me parece que es bueno que se puedan hacer públicas. Siempre dije que iba a seguir siendo parte del Gobierno siempre y cuando pudiese decir libremente lo que pensaba y pienso todo lo que dice la carta [de renuncia]”.

“Mi desilusión viene de hace tiempo”, continuó la abogada y planteó disidencias con “muchas de las decisiones que se toman de una parte del Ejecutivo”. Tras ello, reflexionó: “Lo que más lamento es que se haya tomado la decisión de discutir el espacio del Inadi públicamente, que lo hicieron público primero quienes acompañan a Alberto Fernández, cuando deberíamos estar discutiendo otras cosas”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Seguidamente, la exfuncionaria confirmó que mantuvo una discusión con Juan Manuel Olmos, jefe de asesores de la Presidencia, quien le dijo que iba a ser corrida de su cargo a raíz de su posicionamiento político contrario a las políticas del Gobierno. Después, insistió: “Yo hoy debería estar hablando del chat en el cual Julián Ercolini, Martín Llaryora, Juan Bautista Mahiques y Marcelo D’Alessandro pergeñan una estrategia política para ocultar su viaje a Lago Escondido y la connivencia entre una parte del empresariado, una parte de Juntos por el Cambio y una parte del Poder Judicial (...) Estamos discutiendo una interna del Frente de Todos (FdT) porque algunos decidieron hablar de ella públicamente. Salieron notas con declaraciones off the record.

Más tarde, comentó respecto de su vínculo con la vicepresidenta Cristina Kirchner, a quien elogió en su carta de renuncia: ”Es público que durante mucho tiempo fui muy crítica de Cristina y me he logrado sentar con ella y encontré una mujer que escuchó y no me reprochó mis posiciones (...) Fue la arquitecta de la victoria del 2019 y hoy es la dirigente política que mejor interpreta la desilusión y los reclamos de una parte de la sociedad”.

No obstante, fue dura con miembros del Gobierno, aunque sin dar nombres. “Hay algunos funcionarios, como el ministro de Economía, que han llegado a tratar de resolver problemas que generaron decisiones de otros, que hoy además se dan el lujo de dar notas y seguir dando clases; que no hacían política y no veían la realidad”, lanzó y agregó: “Es muy distinto militar, caminar los barrios y pensar qué le pasa a la gente que solo pensar cómo quedamos bien con el FMI”. Aún así, remarcó que seguirá formando parte del FdT.

Victoria Donda y Alberto Fernández
Victoria Donda y Alberto Fernández - Créditos: @Presidencia

En otro tramo de la nota, a Donda le consultaron sobre la gran cantidad de empleados que tiene el Inadi, donde trabajan 470 personas. Entonces, justificó: “Quienes lo critican son aquellos que creen en un Estado chico. Cuando llegamos había 350 personas, porque durante el macrismo la biblioteca, que es ejemplo en el mundo, estaba en el subsuelo metida adentro de dos placeres en donde llovía; el subsuelo estaba inundado, cuando tenía que ser espacio de atención; la línea de atención que hoy es el 168 era un 0800 con cuatro personas que tenían dos teléfonos de líneas y hoy hay un centro de comunicación con seis líneas móviles para denunciar durante las 24 horas. Además, las delegaciones estaban desmanteladas”.

Respecto de las denuncias que recibe el instituto, señaló: “Casos concretos hay muchos, pero uno de los más maravillosos fue la denuncia de dos personas LGBT -una de ellas un hombre trans- que fueron echados a golpes de puño de un boliche en Mar del Plata. Logramos, junto a otro caso más conocido de dos chicos echados de una playa por besarse, firmar -con la Cámara de Turismo de Mar del Plata y con la Cámara de Boliches de Mar del Plata- capacitaciones durante dos años con el personal de los hoteles, de los balnearios privados y de los boliches para evitar los casos de discriminación”. También se refirió a las “madres que denuncian que escuelas públicas no tienen las rampas para que les niñes con imposibilidad motriz puedan acceder a esas escuelas”. “Esos casos terminan en una mediación donde convencemos a la escuela de hacer la rampa”, explicó.

Por último, a la abogada le preguntaron si llegó a un acuerdo con su empleada doméstica, quien la había denunciado por defraudación, a lo que contestó: “Nunca estuvo la oferta de que yo la lleve al Inadi. Penalmente no pudieron probar nada, porque eran todas mentiras. Laboralmente, llegamos a un acuerdo que no se judicializó y tuvo la indemnización correspondiente a la ley”.

A pesar de negar el ofrecimiento para supuestamente entrar a trabajar al instituto que trascendió meses atrás, reconoció: “Lo que sí ocurrió, que fue una imprudencia de mi parte, es que ella al momento de irse me dijo que no iba a tener ninguna posibilidad de trabajar en ningún lado y yo quise consolar a una mujer en situación de vulnerabilidad que conocía hace 15 años. Fue una imprudencia, pero nunca ocurrió el hecho que ella describió en los medios”.