Anuncios

La vicepresidenta de Ecuador viaja a Israel para cumplir misión de paz

Quito, 8 dic (EFE).- La vicepresidenta de Ecuador, Verónica Abad, viajó este viernes a Israel, donde será embajadora para promover la paz entre israelíes y palestinos, como función encomendada por el jefe de Estado, Daniel Noboa.

"Mi querido Ecuador, hoy emprendo este viaje, con mucha ilusión de mejores días para nuestro país. No voy a negar que me invade la tristeza por tener que alejarme de mi tierra, mi gente y mi familia, pero ecuatorianos, vienen días mejores. Me los llevo en el corazón", escribió en su cuenta X (antes Twitter).

Acompañó el mensaje con cuatro fotografías en las que se la aprecia despidiéndose en medio de abrazos en el aeropuerto.

Cuestionamientos previos

Abad emprendió viaje un día después de haber publicado en redes sociales un comunicado en el que señalaba que la decisión del Gobierno del presidente Noboa sobre su misión se hizo sin planificación previa.

Abad lanzó esa crítica al señalar que pidió a diferentes departamentos del Gobierno que se le informe de la planificación para el cumplimiento de esta misión y que lo que había recibido eran "excusas".

Anotó que el jueves le informaron que por la premura para este proceso no podría ir con seguridad.

"Como madre con la tutela de mis hijos, es mi deber precautelar por su vida y la integridad física de ellos", señaló la vicepresidenta, que no informó si este viernes viajó con sus hijos.

En el comunicado del jueves, Abad se lamentaba de "la decisión tan apresurada" de presentarse este próximo domingo en la Embajada de Ecuador en Tel Aviv, lo que les había "impedido a las diferentes instituciones encontrar una figura legal y existen varias inconsistencias", dijo.

Pero Abad reiteró que cumpliría con la misión que le ha encargado el mandatario, que decidió enviarla al exterior después de que se evidenciara un distanciamiento entre ambos, que comenzó a sentirse desde la misma campaña electoral.

A Noboa y a Abad nunca se les vio juntos en actividades previas a la segunda vuelta, mientras que algunas de las declaraciones de la entonces candidata a vicepresidenta generaron controversia.

Tras ganar las elecciones solo coincidieron en los actos donde de forma obligatoria debían estar presentes los dos, como en la entrega de credenciales de autoridades electas y, unos días más tarde, en la ceremonia de cambio de mando presidencial.

Abad sostiene que no fue invitada al almuerzo oficial celebrado en el palacio presidencial de Carondelet después de la investidura, y que por eso acudió a comer con vendedoras a un mercado de Quito.

La vicepresidenta ha manifestado además su disconformidad con el pacto que el oficialismo ha hecho con el correísmo y con el conservador Partido Social Cristiano (PSC) para controlar la mesa directiva de la Asamblea Nacional (Parlamento).

Antes de asumir el cargo, Abad sorprendió al hacer una gira internacional sin previo aviso donde se reunió en Madrid con el presidente del partido español de ultraderecha Vox, Santiago Abascal; y en Lima con el primer ministro de Perú, Alberto Otárola; además de fotografiarse durante el concurso de Miss Universo en El Salvador con el presidente, Nayib Bukele.

(c) Agencia EFE