Anuncios

El viceministro ruso de Defensa se reúne con el mariscal Hafter en su primera visita en Libia

Trípoli, 22 ago (EFE).- El viceministro ruso de Defensa, Yunis Bek Yevkirov, inició este martes una primera visita oficial en la ciudad libia de Bengasi (este) junto a una importante delegación militar por invitación del influyente mariscal Jalifa Hafter, que controla gran parte del país y apoya el ejecutivo rival al Gobierno de Unidad Nacional (GUN), basado en Trípoli (oeste) y reconocido por la comunidad internacional.

Durante esta visita "se examinarán las perspectivas de interacción en la lucha contra el terrorismo Internacional y se debatirán otras cuestiones relacionadas con acciones conjuntas", agregó el Ministerio de Defensa, que explicó que este encuentro fue fruto de las conversaciones ruso-libias celebradas en la XI Conferencia Internacional de Seguridad de Moscú y en el foro técnico-militar internacional Army 2023 que se desarrolló la pasada semana.

A su llegada al aeropuerto internacional de Benina, el responsable fue recibido por el jefe del Estado Mayor del llamado Ejército Nacional Libio e hijo del mariscal, Khaled Khalifa Hafter, y algunas fuentes locales avanzaron que Yevkirov se reunirá también con el presidente del Parlamento, Aguila Saleh, órgano bajo control de Hafter.

Según canales de Telegram afiliados al grupo mercenario privado Wagner, su fundador Yevgeny Prigozhin, se encontraría en el continente africano- donde mantiene una fuerte presencia militar, especialmente en Mali y República Centroafricana- para llevar a cabo un reclutamiento de combatientes con el fin de convertir a Rusia "aún más grandiosa en todos los continentes e incluso más en África".

"Estamos contratando a verdaderos pesos pesados y seguimos llevando a cabo las misiones que se establecieron y que prometimos manejar", declaró el presunto Prigozhin en un video publicado ayer- sin revelar su paradero- ataviado con uniforme y un fusil de asalto, en el que aseguró que Wagner "está dando una paliza a ISIS, Al Qaeda y otros grupos".

Actualmente, dos administraciones paralelas se reparten el poder: el GUN de Abdelhamid Dbeiba, con sede en Trípoli; y un Ejecutivo paralelo en Sirte, designado unilateralmente por el Parlamento en febrero de 2022 y liderado por Osama Hammad. En este conflicto intervienen militarmente países como Turquía, que apoya al primero, mientras Rusia es aliada de Hafter.

En julio pasado, el entonces jefe del Consejo Presidencial, Mohamed al Menfi, pidió ayuda a Moscú para expulsar del país a los combatientes extranjeros, entre ellos rusos, en el marco del acuerdo de alto el fuego de 2020, con el auspicio de la ONU y en coordinación con los países limítrofes.

Libia vivió a mediados de agosto los ataques armados más mortíferos en años por la lucha de milicias en la capital, con 55 fallecidos y 146 heridos, mientras los actores políticos han avanzado una hoja de ruta para convocar elecciones generales y presidenciales, aplazadas de manera indefinida desde finales de 2021, y poner fin al inestable proceso de transición iniciado una década antes con la caída de Muamar Gadafi.

(c) Agencia EFE