Sigue los pasos de James Bond: los 9 lugares para viajar como el agente 007

Laura Powers
·4  min de lectura

¿ERES UN FANÁTICO incondicional de James Bond y estás de luto por la muerte del agente secreto original de la gran pantalla, Sean Connery? ¿Estás cansado de esperar la próxima película de la franquicia, retrasada una y otra vez por la pandemia?

Como un homenaje a Connery, y mientras esperamos el estreno de No Time To Die (Sin tiempo para morir), demos un recorrido virtual a las locaciones cinematográficas de las películas clásicas de Bond a través de los años.

Conocido por sus elegantes trajes, sus martinis mezclados, no agitados, sus lujosos autos Aston Martin y sus ingeniosos artilugios (cortesía de Q), el espía británico, interpretado en el cine por seis diferentes actores, comenzando con Connery, en 1962, ha frustrado constantemente los planes de los villanos en aventuras ambientadas en lugares lejanos y exóticos.

1. Casa museo de Ernest Hemingway

Key West, Florida

En Licencia para matar (1989) con Timothy Dalton como 007, Bond persigue a su enemigo hasta México y, en el camino, tiene un enfrentamiento con su jefe, M, en Key West. El edificio, famoso por su hermosa arquitectura y por los casi 50 gatos que viven en él, fue el hogar del escritor Ernest Hemingway.

Foto: Wolfgang Kaehler/LightRocket/Getty

2. Cascada del Río Dunn

Ocho Ríos, Jamaica

En casi todas sus aventuras, el agente secreto se encuentra en una hermosa isla tropical con una mujer igualmente atractiva. Muchas personas recuerdan a Sean Connery en la primera película de Bond, El satánico Dr. No, (1962), con Ursula Andress y su famoso bikini blanco. El sitio es un popular destino turístico, pero si lo visitas, no esperes que esté tan aislado como lo estuvo para James y la primera chica Bond.

Foto: Jasoncowellphoto/Getty, Silver Screen Collection/Getty

3. Hotel ESO

Cerro Paranal, Chile

Los villanos de 007: Quantum (2008) se reúnen en un hotel en el desierto para finalizar sus planes, y Bond (Daniel Craig) está allí con la más reciente chica Bond (Olga Kurylenko) para hacerlos fracasar. En la vida real, el hotel se encuentra en el Observatorio Paranal del desierto de Atacama, en un área famosa por sus cielos estrellados y por sus asombrosos paisajes.

Foto: Luxy Images/Getty

4. Casino de Monte Carlo

Monte Carlo, Mónaco

¿Qué sería de Bond sin un esmoquin a la medida y un extravagante casino? Visita el mismo hotel y casino que el agente secreto en Nunca digas nunca jamás (1983, Sean Connery) y GoldenEye: El regreso del agente 007 (1995, Pierce Brosnan). Los grandes apostadores pueden participar en torneos de Texas hold’em, ruleta y bacará (uno de los favoritos de Bond) con premios de hasta 500,000 euros.

Foto: Travel Pix/Getty

5. Paso de Furka

Los Alpes, Suiza

En la clásica Goldfinger (1964, Sean Connery), Bond persigue al villano a través de estos escarpados acantilados. Los giros inesperados y las altas velocidades de los autos clásicos hacen de esta una escena cargada de adrenalina. Puedes recorrer la misma ruta (por supuesto, a una velocidad mucho menor), pero se trata de una región famosa por sus nevadas, así que ten cuidado.

Foto: Donaldson Collection/Michael Ochs Archives/Getty

6. Viaducto Varda

Hacikiri, Turquía

Las escenas de pelea en locaciones que quitan el aliento son un elemento infaltable en las películas de Bond. Operación Skyfall (2012, Daniel Craig) abre con una persecución en motocicleta a través de Estambul, y la escena llega a su clímax con una pelea a puñetazo limpio sobre un tren en movimiento mientras este cruza el Viaducto Varda, un puente de piedra que atraviesa un cañón rocoso a casi 100 metros de altura. Toma el tren que atraviesa el puente en la línea del ferrocarril de Bagdad, pero asegúrate de mantenerte dentro del vagón.

Foto: Eren Bozkurt/Anadolu Agency/Getty

7. Complejo de pirámides de Giza

Giza, Egipto

Las pirámides sirven como un hermoso e inquietantemente iluminado escenario para el asesinato de un informante a manos del matón Mandíbulas (el hombre de dientes de acero) en La espía que me amó, (1977). Este icónico destino turístico en las afueras de El Cairo no necesitaba la ayuda de Bond para estar en el ojo público, pero los fanáticos pueden disfrutar el beneficio añadido de explorar el área teniendo esta película de Roger Moore en mente.

Foto: Silver Screen Collection/Getty, Kitti Boonnitrod/Getty

8. Jardín del dragón

Tsing Lung Tau, Hong Kong

En El hombre del revólver de oro (1974, Roger Moore), Bond se infiltra en estos jardines, que son el complejo residencial del villano Hai Fat, por la noche, despachándose a varios guardias en el camino. Supuestamente, la escena ocurre en Bangkok, pero la locación es en realidad un parque privado de más de ocho hectáreas, situado en Hong Kong. Actualmente es propiedad de la Universidad Lumina, que ocasionalmente realiza visitas guiadas.

Foto: Ullstein Bild Dtl./Getty

9. Castillo Himeji

Himeji, Japón

En Solo se vive dos veces (1967, Sean Connery) Bond visita la escuela de entrenamiento ninja del jefe del servicio secreto japonés Tiger Tanaka, en este complejo de edificios históricos en las afueras de Kioto. También conocido como “el castillo de la grulla blanca”, se remonta al año 1333 y es un popular destino turístico.

Foto: Kevin Frates/Getty

Noticias relacionadas

Jurassic Park: la brutal escena que Steven Spielberg consideró muy difícil de filmar

La llegada de Diana a "The Crown" reabre la herida para William y Harry

Grey's Anatomy': el inesperado regreso de Patrick Dempsey que emociona y preocupa a los fans

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek