“No ves un monstruo”. La revelación sobre el Tiranosaurio rex que podría cambiar su clásica imagen

·2  min de lectura
Un nuevo estudio científico plantea que los tiranosaurios rex podrían haber tenido labios que cubrían sus dientes
Un nuevo estudio científico plantea que los tiranosaurios rex podrían haber tenido labios que cubrían sus dientes

NUEVA YORK (AP).- El tiranosaurio a menudo es retratado mostrando dientes enormes y afilados, como la feroz criatura en “Jurassic Park”. Pero una nueva investigación indica que esta imagen clásica podría estar equivocada.

Los dientes del T. rex y otros grandes terópodos probablemente estaban cubiertos por labios escamosos, concluye un estudio publicado el jueves en la revista Science. Los dientes del dinosaurio no sobresalían cuando tenía la boca cerrada, e incluso en una posición abierta, es posible que sólo se vieran las puntas, descubrieron los científicos.

Inédito: juntaron 54.000 firmas y obligaron a los diputados porteños a debatir un proyecto de iniciativa popular por primera vez en la historia

Es la última investigación de un largo debate sobre cómo se veían realmente las bocas de los dinosaurios.

Representaciones recientes muestran grandes dientes que sobresalen de las mandíbulas de los dinosaurios, incluso cuando están cerradas. Algunos pensaron que los dientes de los depredadores eran demasiado grandes para caber en sus bocas, dijo el autor del estudio Thomas Cullen, paleontólogo de la Universidad de Auburn, campus Alabama.

Sin embargo, cuando los investigadores compararon cráneos de dinosaurios y reptiles modernos, descubrieron que no era el caso. Algunos lagartos monitor grandes en realidad tienen dientes más grandes que el T. rex en relación con el tamaño de su cráneo, y aun así pueden colocarlos debajo de un par de labios escamosos, señaló Cullen.

Los científicos también encontraron pistas en el patrón de desgaste de las superficies de los dientes.

Para una criatura como un cocodrilo, cuyos dientes sobresalen de su boca, la parte expuesta se desgasta rápidamente, “como si alguien hubiera llevado una lijadora al costado del diente”, dijo otro autor del estudio, Mark Witton, paleoartista de la Universidad de Inglaterra, Portsmouth.

Pero cuando los investigadores analizaron un diente de un daspletosaurio (un pariente del T. rex), encontraron que estaba en buenas condiciones y no mostraba ese patrón de daño desigual.

El Tiranosaurios Rex es uno de los más poderosos depredadores que existieron sobre el planeta
El Tiranosaurios Rex es uno de los más poderosos depredadores que existieron sobre el planeta - Créditos: @Science Photo Library

Con esta evidencia y otras pistas de la anatomía de los dinosaurios, el estudio presenta argumentos para sustentar que los tiranosaurios tenían labios, indicó el paleontólogo de la Universidad de Maryland Thomas Holtz, que no participó en el estudio. Aun así, “no estamos hablando de labios carnosos”, señaló, serían delgados y escamosos como los del dragón de Komodo.

No es la primera vez que se cuestionan nuestras representaciones de los dinosaurios. Otra investigación ha demostrado que el Tiranosaurio rex estaba más encorvado de lo que solíamos pensar, y que los feroces velociraptores probablemente tenían plumas. La mayor parte de lo que sabemos sobre los dinosaurios proviene de sus huesos, pero puede ser más difícil obtener respuestas claras sobre los tejidos blandos como la piel, que por lo general no se conservan como fósiles.

Agregar labios puede hacer que los dinosaurios se vean un poco menos feroces, pero también los hace sentir más realistas, dijo Witton. “Realmente no ves un monstruo”, comentó. “Ves un animal”.