Anuncios

Qué puede hacer Venezuela tras el triunfo del 'Sí' en el referendo sobre la anexión del Esequibo, el territorio que le disputa a Guyana

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, en rueda de prensa este lunes 4 de diciembre.
Phil Gunson, un experto consultado por BBC Mundo, dice que Maduro se encuentra en una posición incómoda con respecto al Esequibo.

Rodeado de globos y banderas tricolores, y al ritmo de la música latina, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, celebró este domingo la victoria del "Sí" en un referendo consultivo con el que su gobierno espera "decidir" el futuro del Esequibo, una región que le disputa a Guyana.

"Hemos dado los primeros pasos de una nueva etapa histórica para luchar por lo nuestro, para lograr recuperar lo que nos dejaron los libertadores", afirmó el mandatario tras la jornada electoral.

“El pueblo venezolano ha hablado alto y claro y esta victoria le pertenece a todo el pueblo de Venezuela, sin discriminación”, añadió.

El presidente de Guyana, Irfaan Ali, señaló que su gobierno está trabajando continuamente para garantizar que las fronteras del país "permanezcan intactas" y dijo que los guyaneses "no tienen nada que temer durante las próximas horas, días y meses".

El Esequibo -también conocido como la Guayana Esequiba- es un territorio controlado por Guyana al oeste del río Esequibo, en el norte de Sudamérica, que comprende 159.500 kilómetros cuadrados ricos en recursos naturales.

Los venezolanos argumentan que el área formaba parte de la Capitanía General de Venezuela cuando eran parte del imperio español y por eso les pertenece.

Para Guyana, sin embargo, la disputa fue resuelta con el Laudo Arbitral de París de 1899 que determinó los límites de lo que entonces se conocía como la Guayana Británica.

Pero los venezolanos no participaron en aquel tribunal y alegan que existe evidencia que demuestra que hubo complicidad entre los jueces para fallar en contra de Venezuela.

Por eso consideran la decisión del tribunal como nula y sin efecto.

Mapa del Esequibo.
Mapa del Esequibo.

Poco antes de que Guyana se independizara, en 1966, los gobiernos de Reino Unido, la Guayana Británica y Venezuela firmaron el Acuerdo de Ginebra, que reconoce el reclamo y que busca encontrar soluciones para resolver la disputa.

Las tensiones entre ambos países aumentaron desde que hace casi diez años comenzaron a encontrarse grandes yacimientos de petróleo en el territorio, que representa dos tercios de la superficie total de Guyana.

Con el voto de este domingo Venezuela pretende acabar con el estatus quo que ha prevalecido desde entonces.

Pero, ¿puede el gobierno de Maduro hacer valer el referendo que obtuvo más del 95% de aprobación?

Un resultado que "debilita la causa"

Venezolanos en un centro de votación del referendo sobre el Esequibo.
La forma como las autoridades venezolanas presentaron los resultados de la consulta no permite saber si votó más de 50% de los votantes o solamente 10%.

En el referendo de cinco preguntas se les propuso a los venezolanos rechazar la "línea impuesta" por el Laudo Arbitral de París y apoyar el Acuerdo de Ginebra como "único instrumento válido" para resolver la disputa.

Pero quizá la propuesta más polémica era la quinta, que preguntaba si estaban de acuerdo con "la creación del estado Guayana Esequiba" y otorgarles la ciudadanía a sus habitantes.

Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), la campaña del "Sí" respaldada por el gobierno ganó las cinco preguntas con el 95% o más de los votos.

El CNE, que calificó la victoria del gobierno como "evidente y abrumadora", aseguró que se computaron 10.554.320 votos, sin aclarar si corresponden al mismo número de votantes o se contaron 5 votos por elector en referencia a las 5 diferentes preguntas.

En una nación con 20,7 millones de votantes esa diferencia daría una tasa de participación de poco más del 50% o una de apenas 10%.

Este lunes, el presidente del CNE, Elvis Amoroso, tratando de disipar las dudas iniciales sobre la participación, dijo que más de 10,4 millones de 20,7 millones de votantes elegibles emitieron sus votos.

Desde tempranas horas de este domingo, los medios locales reportaron una baja afluencia en los centros de votación de todo el país.

"La verdad es que el gobierno venezolano había anticipado una mayor participación de la que hubo y eso debilita la causa", le dice a BBC Mundo el analista Phil Gunson, experto del International Crisis Group.

La opositora María Corina Machado criticó duramente la consulta.

"Todos sabemos lo que pasó ayer: el pueblo suspendió un evento inútil y dañino a los intereses de Venezuela, porque la soberanía se ejerce, no se consulta”, escribió la política en su cuenta en la red social X.

Falta de ruta clara

Una calle de Caracas con un mural sobre el Esequibo.
Durante décadas, Venezuela ha reclamado la soberanía sobre el Esequibo.

Gunson, quien vive en Venezuela desde hace dos décadas, asegura que el gobierno de Maduro se encuentra en una posición incómoda.

“En términos legales, el resto del mundo ve el tema del Esequibo como un conflicto que está en manos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), pero Venezuela rechaza la jurisdicción de esta corte", explica.

En el referendo también se les preguntó a los venezolanos si estaban de acuerdo con la posición de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la CIJ para resolver la disputa.

El pasado viernes, la CIJ pronunció un fallo en el que pidió a Venezuela “abstenerse de cualquier acción que altere la situación que prevalece en el territorio en disputa”.

Para el gobierno de Guyana el fallo también tuvo un sabor amargo, pues la CIJ no prohibió la realización del referendo, tal y como lo había solicitado.

La corte admitió además que “hay un riesgo real e inminente de perjuicio irreparable contra Guyana” tras el voto y le pidió a ambos gobiernos "abstenerse de agravar y extender la disputa entre ambos y que pueda hacer más difícil resolverla".

Para Phil Gunson, no parece haber una ruta clara para que el gobierno venezolano logre cumplir sus promesas.

"A menos que milagrosamente la CIJ falle a favor de Venezuela o que el gobierno venezolano emprenda una acción militar para capturar la región, lo cual también es muy poco probable", agrega el experto.

¿Querrán la ciudadanía venezolana?

Irfaan Ali, presidente de Guyana.
Con el hallazgo de riquezas petroleras, Guyana se ha convertido en un lugar de interés para las inversiones internacionales.

Quizá una de las propuestas más difíciles de cumplir para el gobierno de Venezuela será la de otorgarles a los habitantes del Esequibo la ciudadanía y cédula de identidad venezolana.

Gran parte de las 120.000 personas que habitan en el territorio se sienten mucho más cercanas a Georgetown que a Caracas.

Y ahora, tras el descubrimiento de petróleo en las costas del Esequibo, tienen más argumentos para permanecer bajo el control de Guyana.

"Es muy poco probable que muchos habitantes del Esequibo quieran recibir la ciudadanía venezolana", asegura Gunson.

"Guyana es actualmente el país que más crece en el mundo y está por convertirse en una potencia petrolera con una gran renta per cápita y poca población", prosigue.

"Por eso, creo que muchos guyaneses estarán felices de seguir siendo guyaneses".

Con cerca de 800.000 habitantes, se espera que el PIB de Guyana crezca 25% este año, tras haberse expandido 57,8% en 2022.

Motivaciones políticas

Pero, ¿para qué sirve convocar un referendo que no se puede honrar?

La experta en seguridad opositora, Rocío San Miguel, advirtió que el gobierno estaba "utilizando" la cuestión del Esequibo apelando al patriotismo para desviar la atención.

Otros analistas aseguran que la motivación principal fue política.

"Maduro es un presidente con poca popularidad y se enfrenta a una campaña de reelección difícil el año próximo", explica Phil Gunson.

"Creo que él esperaba aprovecharse de un asunto que realmente une a todos los venezolanos, pues la gran mayoría cree que les pertenece (el Esequibo), pero la estrategia no funcionó".

Gunson afirma que el referendo del domingo "puso en evidencia" que Maduro no logra atraer votos "ni siquiera en un asunto como este".

San Miguel, por su parte, cree que el referendo le da poder al presidente de Venezuela de iniciar un choque militar fronterizo en cualquier momento.

Guyana ha advertido a Venezuela que cualquier "acto agresivo" no quedará impune y ha recalcado que su gobierno cuenta con un amplio apoyo internacional.

El presidente de ese país, Irfaan Ali, insistió en la necesidad de resolver la disputa "pacíficamente".

Línea
Línea

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.