Anuncios

Venecia se mantiene seca gracias a un sistema de barreras que evita una marea alta excepcional

VENECIA, Italia, 22 nov (Reuters) - El sistema de barreras construido para proteger a Venecia y su famosa plaza de San Marcos de las inundaciones resistió el martes el desafío de una marea excepcionalmente alta, mientras las fuertes lluvias se extendían por toda Italia.

Los boletines meteorológicos habían pronosticado una marea de 170 centímetros para el martes -niveles cercanos al récord-, lo que hizo saltar la alerta por posibles inundaciones que podrían haber dejado bajo el agua a amplias zonas de la ciudad lacustre.

Sin embargo, el Mose, un sistema de 78 compuertas que se elevan desde el fondo de la laguna veneciana, se activó con antelación durante la noche, protegiendo a la ciudad de las altas aguas que se veían en el mar.

A lo largo de los años, la ciudad se ha visto afectada por mareas altas regulares, o "acqua alta" en italiano, como en 2019, cuando la ciudad fue devastada por la segunda marea más alta jamás registrada.

Este suceso se debe a una combinación de factores exacerbados por el cambio climático, desde el aumento del nivel del mar y las mareas inusualmente altas hasta el hundimiento del terreno, que ha provocado que el nivel del suelo de la ciudad se hunda.

"Si las barreras de Mose no hubieran estado allí, Venecia habría quedado catastróficamente bajo el agua", dijo el ministro de Transportes de Italia, Matteo Salvini.

Diseñado en 1984, el proyecto Mose, de varios miles de millones de euros, tiene como objetivo proteger a Venecia de mareas de hasta tres metros, muy por encima de los registros actuales, pero a lo largo de los años, el proyecto ha estado plagado de corrupción, sobrecostos y prolongados retrasos.

El proyecto Mose, acrónimo del nombre del proyecto en italiano y referencia al profeta bíblico Moisés, comenzó a funcionar en octubre de 2020. Se espera que las mareas altas se prolonguen hasta bien entrado el miércoles y el jueves, con una previsión de hasta 140 centímetros para ambos días.

(Reporte de Manuel Silvestri en Venecia y Federico Maccioni en Milán; reporte adicional de Alvise Armellini; editado en español por Carlos Serrano)