¿Vende su casa? ¿No quiere un cartel? Piénselo bien

·4  min de lectura
Lynne Sladky/AP

Hace unos años, la agente de Baltimore Margaret Rome consiguió la representación en la venta de una casa vacía que llevaba más de un año en el mercado. “Era una calle muy transitada junto a una iglesia”, recordó en el sitio inmobiliario ActiveRain. Pero no había ningún cartel en la fachada porque el vendedor no lo quiso.

Al agente anterior le pareció bien, pero a Rome no. “Cuando acepté la oferta, solo les dejé elegir dónde colocar el cartel”, dijo.

A los pocos minutos de colocar el cartel, empezaron a recibir llamadas sobre la propiedad. Algunos preguntaban si se alquilaba y otros no podían pagar el precio de venta.

“Pero luego hubo una llamada del director de la iglesia contigua”, dijo Rome. “Habían estado rezando para comprar la propiedad, pero no sabían cómo contactar al propietario”.

En pocos días, la iglesia y el cliente de Rome tenían un contrato.

La moraleja: “Esa propiedad necesitaba el cartel”.

Algunos vendedores tienen una buena razón para no querer un cartel de venta. Pero para la mayoría, los carteles son una herramienta de mercadotecnia que no debe ignorarse.

Según el más reciente perfil de comprador-vendedor de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, un asombroso 35% de los compradores del año pasado usaron carteles para encontrar sus casas. Y aunque casi 75% de los compradores empiezan ahora a buscar casa por internet, un tercio de todos los compradores siguen diciendo que los carteles de jardín les resultan útiles. Después de encontrar una casa que les gusta en internet, 5% recorre el vecindario, quizás en busca de otros lugares cercanos con carteles en la fachada.

Por eso Michael Jacobs, un agente de Pasadena, California, llama a los carteles el “vendedor silencioso”.

La agente de Sacramento Myrl Jeffcoat, de GreatWest Realty, no habría comprado su propia casa si no fuera por el cartel frente a la casa.

“No estaba a la venta. Sin embargo, pasé por esta casa ... y me enamoré de ella”, dijo Jeffcoat. “Si no hubiera habido un cartel, ni siquiera habría sabido que estaba a la venta”.

Hay situaciones en que un cartel no es necesario. Por ejemplo, quizá no quiera que sus vecinos sepan que está vendiendo. O quizá no quiera que un grupo de lo que la agente jubilada de Washington Carol Williams llamaba “curiosos” se pasee por su casa a todas horas.

Tampoco todos los lugares justifican un cartel. Rome, la agente de Maryland, se encargó una vez de la venta de una casa que llevaba cuatro años en la lista de cuatro agentes diferentes, con carteles en la fachada todo el tiempo. Su sugerencia: Deseche el cartel y pruebe algo diferente, como un evento al que solo se pueda asistir por invitación. Aunque los invitados no estén interesados, puede que conozcan a alguien que sí lo esté.

“¿Por qué seguir haciendo lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes?”, dijo. “¿No es esa la definición de locura?”.

Aun así, para la mayoría de los agentes, un cartel es una herramienta de mercadotecnia clave. Puede resultar muy limitante que se elimine esta opción.

Margaret Goss, de Baird and Warner Real Estate en Winnetka, Illinois, una vez puso en venta una casa frente a una escuela primaria, pero el vendedor “se negó rotundamente a tener un cartel”. Goss sintió que tenía las manos amarradas a la espalda.

“Con toda la actividad [que había] en el colegio”, dijo, “¡nadie sabía que la casa estaba disponible!”

Sheila Anderson, del Referral Group de East Brunswick, Nueva Jersey, dijo: “Jugar a ‘tengo un secreto’ con la venta nunca tuvo sentido”.

Dicho esto, los vendedores que viven en comunidades regidas por asociaciones de propietarios deben cumplir sus reglas. Esas normas pueden ser, en el mejor de los casos, desalentadoras, y en el peor, potencialmente ilegales.

A los dirigentes de las asociaciones no les gustan los carteles de “Se vende” porque creen que hacen que el vecindario parezca indeseable, sobre todo cuando varios propietarios venden al mismo tiempo. Por ello, algunas asociaciones de propietarios (HOA) dictan el tamaño y el color de los carteles que pueden usarse, así como cuándo y dónde pueden colocarse.

Algunas comunidades van incluso más allá y no permiten a los agentes usar sus propios carteles, sino que diseñan los suyos propios y los venden, a veces a precios exagerados, a los propietarios o a sus agentes. Esto puede parecer un asunto menor, pero suma: Según WMBF-NBC en Myrtle Beach, Carolina del Sur, el agente Rod Smith de Chicora Advantage ha tenido que comprar más de 170 carteles personalizados, uno para cada una de las HOA de su área.

Si su vecindario tiene una HOA, verifique sus reglas Si le parecen demasiado engorrosas, intente determinar si son al menos legales.

Según la ley de California, por ejemplo, una asociación puede limitar el número de carteles y sus dimensiones, y también puede prohibir que se coloquen carteles en las áreas comunes. Pero no puede impedirte que ponga uno en su ventana, en su propiedad o incluso en la de otra persona, siempre que se tenga el permiso de ese propietario.

Lew Sichelman lleva más de 50 años trabajando en el sector inmobiliario. Es colaborador habitual de numerosas revistas de vivienda y publicaciones del sector inmobiliario y financiero. Los lectores pueden ponerse en contacto con él en lsichelman@aol.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.