Dos veces fue vencida por la campeona, ahora esta gladiadora espera triunfar a la tercera en el gran evento de PFL

PFL

Larissa Pacheco tendrá el mayor combate de su vida el 25 de noviembre. La brasileña se enfrentará a Kayla Harrison, la cara de Professional Fighters League y dos veces campeona del peso ligero femenino, una enemiga a la que ya se ha enfrentado dos veces y con la que ha perdido en ambas ocasiones.

No sólo será un combate por el campeonato de PFL, sino que también será el evento principal de Pago Por Ver de esta empresa que para muchos ya comparte la segunda plaza entre los circuitos de artes marciales mixtas en los Estados Unidos.

Aunque llega a este combate como una de las menos favorecidas en apuestas y pronósticos, Pacheco está decidida a dejarlo todo en la jaula en un esfuerzo por conseguir la victoria en su mayor escenario hasta la fecha. De hecho, el mero hecho de estar en esta etapa le hace reflexionar sobre lo lejos que ha llegado.

Después de dos derrotas, ¿qué has hecho diferente?

“La última vez que peleé contra ella llevaba mucho tiempo sin pelear, con poco entrenamiento. Mi físico no era bueno. Me faltaron muchos atributos para poder enfrentarla con calidad. La enfrente con garra y determinación, pero se necesita mucho más para vencer a una campeona. Al menos la lleve a un tercer round’‘.

No llegaste, entonces en buen momento.

“Tenía varios problemas personales, en la cabeza, tuve un mal recorte de peso, pero ahora voy con todo completo. Voy mejor preparada física y psicológicamente, con una buena base técnica. Más que nunca me siento lista para enfrentarla ahora ciento por ciento’‘.

Todos sabemos que el fuerte de Harrison es el piso.

“Sí, todo el que pelea contra ella sabe lo que va a hacer. Siempre quiere ponerte abajo, provocar takedowns. Yo entreno para eso, preparo la base de jiujitsu que es mi área, y la base en general de grappling para tener un juego completo, y estoy mejorando en todo eso’‘.

Decías que Harrison era mucho marketing, ¿confías tanto en destronarla?

“Con toda seguridad. Si antes no estaba bien preparada y logré molestarla. Ella pensaba que iba a llegar y finalizar. Ella habla mucho, pero nunca enfrentó a alguien de mucha experiencia. Todas las rivales que enfrentó tenían pocas peleas. Ella se piensa que es como Amanda Nunes. Yo tengo 13 años de carrera. Soy diferente a sus otras rivales. Se que puedo enfrentarla y he trabajado para eso’‘.

¿Qué significaría decir: finalmente vencí a Kayla Harrison, más allá del $1 millón?

“Un millón de dólares es la consecuencia, pero no es la cosa más importante en este momento. La victoria es importante porque ya perdí dos veces con ella. Quiero probarme a mi misma que sí puedo vencerla. Eso sería un paso gigante, porque ella es mundialmente conocida. Eso me va a proyectar, hará que mi nombre crezca, me dará más dinero, marketing, atención, reconocimiento’‘.

Has padecido lesiones, te cortó la UFC, no te ha sido fácil crecer.

“Todo ha sido muy difícil desde el inicio de mi carrera, tuve que pasar mucho trabajo. Nunca nadie me regaló nada. Tuve que luchar muy duro por todo. Trabajé en cosas que nadie se imagina. Vencer ahora mostrará que todos esos esfuerzos y sacrificios valieron la pena. Quiero ganar para proporcionarles cosas a las personas que amo. No soy rica, pero esta carrera me ha permitido hacer a las personas que me rodean un poco más felices. Vivo de lo que amo’‘.

¿Cómo imaginas tu futuro si la vences?

“Voy a tener más reconocimiento, proyección. No puedo predecir las cosas, pero se que estaré bien, porque siempre estoy trabajando, me mantengo positiva y con ese cinturón voy a cambiar mi vida, la de mi familia, le compraré una casa a mi madre. Se que mi carrera será mejor si me siento más segura, porque pelearía mucho más, hasta los 35’’.