Anuncios

El Vaticano repudia la 'doctrina del descubrimiento' de la época colonial

FOTO DE ARCHIVO. El Papa Francisco celebra la audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro del Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO, 30 mar (Reuters) - El Vaticano repudió formalmente el jueves la "doctrina del descubrimiento" de la época colonial, utilizada hace siglos para justificar las conquistas europeas de África y América, afirmando que "no forma parte de la doctrina de la Iglesia católica".

El Vaticano reconoció en un comunicado de sus departamentos de cultura y desarrollo humano que documentos papales del siglo XV fueron utilizados por las potencias coloniales para dar legitimidad a sus acciones, que incluían la esclavitud.

Los departamentos mencionaron específicamente las bulas papales "Dum Diversas" de 1452, "Romanus Pontifex" de 1455, e "Inter Caetera" de 1493.

"La investigación histórica demuestra claramente que los documentos papales en cuestión, escritos en un periodo histórico concreto y vinculados a cuestiones políticas, nunca han sido considerados expresiones de la fe católica", afirmaron los departamentos.

Según ellos, "fueron manipulados con fines políticos por potencias coloniales rivales para justificar actos inmorales contra los pueblos indígenas que se llevaron a cabo, en ocasiones, sin la oposición de las autoridades eclesiásticas".

Los departamentos vaticanos admitieron que las bulas, que dieron cobertura política a las conquistas españolas y portuguesas en África y América, "no reflejaban adecuadamente la igual dignidad y los derechos de los pueblos indígenas".

"Es de justicia reconocer estos errores, admitir los terribles efectos de las políticas de asimilación y el dolor experimentado por los pueblos indígenas y pedir perdón", afirmaron.

La Iglesia católica romana ha sido acusada desde hace tiempo de ser cómplice de los abusos colonialistas cometidos por los invasores occidentales y sus descendientes que pretendían difundir la fe cristiana.

El Papa Francisco, nacido en Argentina y primer pontífice americano, ha hecho varios gestos de acercamiento a los pueblos indígenas. El año pasado viajó a la región ártica de Canadá para pedir perdón por la opresión del pueblo inuit.

En 2007, el predecesor de Francisco, Benedicto XVI, publicó un libro en el que condenaba a los países ricos por haber "saqueado y expoliado" sin piedad África y otras regiones pobres y por exportarles el "cinismo de un mundo sin Dios".

(Información de Alvise Armellini; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)