Anuncios

El valle de Derna alguna vez fue un “paraíso”. Ahora no queda más que devastación

(CNN) -- Tarek Fahim estaba tomando vídeos del agua llenándose detrás de la presa en el valle de Derna en Libia este sábado por la noche. Hasta la 1:30 am, la tormenta Daniel era solo viento y lluvia. Cuando regresó a casa una hora más tarde, pasó muy poco tiempo entre el momento en que escuchó estallar la presa y el agua que brotaba inundando su calle.

"La cantidad de agua y los coches que empujaba parecían un terremoto", dice.

Trasladó a la familia a la azotea y subieron a un tanque de agua mientras el agua seguía subiendo. Ellos sobrevivieron. "Quizás el uno por ciento de los que vivían en las plantas bajas sobrevivieron", dice sobre su barrio en torno a la calle al-Fanar.

Cuando el nivel del agua bajó poco a poco, volvió a bajar para ver a sus vecinos, “pero en la calle había barro de un metro de altura”, recuerda. “Solo en 15 edificios a mi alrededor murieron 33 personas”, dice. Cuando comienza a enumerar los nombres de los amigos que perdió, rompe a llorar.

En la ciudad de Derna, en el este de Libia, miles de personas murieron y miles más siguen desaparecidas después de que una catastrófica inundación azotara la ciudad en las primeras horas del domingo.

Los pies descalzos de Tarek están cubiertos de barro por caminar por las calles laterales ayudando a los vecinos a remover los escombros de sus casas. El trauma y la pérdida son visibles en todos los rostros. Los hombres se sientan frente a sus casas ahuecadas, algunos en silencio, otros sollozando.

Ayman Al-sahili/Reuters

Al otro lado de la calle, Talal Fartas revisa lo que queda de su joyería, recogiendo collares y pulseras de oro del barro. “La caja fuerte fue arrastrada. Todo se ha ido”, afirma.

De lo que antiguamente vendían las tiendas que bordeaban la calle, solo quedan algunos vestigios. Trozos de metal cuelgan de los techos de las tiendas destruidas. Los vehículos están atrapados en las terrazas y entradas de los edificios de poca altura. Una lonchera de color púrpura se encuentra debajo de una maraña de árboles y un poste de luz. Un par de cuadras más al norte, los escombros amontonados a los lados de la carretera aumentan cada vez más hasta convertirse en una franja de escombros.

Un hombre camina junto a las tumbas de las víctimas de las inundaciones repentinas en Derna. (Yousef Murad/AP)

Cuando las dos represas fuera de la ciudad rompieron, desataron una poderosa inundación que arrasó bloques residenciales. Las partes oriental y occidental de Derna están ahora separadas por un páramo de destrucción que atraviesa la ciudad hasta llegar al Mediterráneo.

Los rescatistas recorren los edificios derrumbados buscando supervivientes con pocas esperanzas. Casi todo lo que encuentran son cadáveres y se cree que hay más bajo los montones de cemento desmoronado.

De vuelta en la calle al-Fanar, un hombre pide ayuda para sacar los cuerpos de cuatro niños de debajo del barro.

Las misiones internacionales de ayuda y rescate están llegando lentamente, pero apenas alcanzan la escala de la devastación. Los voluntarios locales y los trabajadores de emergencia de diferentes partes de Libia hicieron lo que pudieron inmediatamente después.

Abdel Wahab Haroun, de 21 años, dice que recuperó 40 cadáveres del mar el domingo. Se ató una cuerda alrededor de la cintura conectada a una fila de voluntarios para desafiar las altas olas. “Había muertos por todos lados, niños de pocos meses, ancianos, mujeres embarazadas. Hay familias de 30 a 40 personas que se han ido”, dice.

Haroun trabaja como voluntario en un punto de recogida para las víctimas de la ciudad instalado en una zona abierta junto al mar. Un hedor a podrido llena el aire cada vez que traen un cadáver.

Los restos de dos personas se encuentran en el suelo en bolsas negras medio llenas. Una camioneta se detiene con dos cuerpos más envueltos en mantas. “Este está demasiado descompuesto”, grita un voluntario antes de meterlos en bolsas blancas para cargarlos en un camión más grande. Los funcionarios intentan documentar las identidades cuando es posible antes de los entierros masivos en un lugar diferente. Un pequeño camión fumiga el aire periódicamente mientras los médicos advierten de los peligros para la salud.

'Derna se ha ido'

A lo largo del paseo marítimo dañado, voluntarios con trajes protectores exploran el mar en busca de cuerpos arrastrados por el mar. El agua azul cristalina se ha vuelto de un marrón turbio. Las olas empujan los muebles rotos hacia la orilla. Los vehículos siniestrados están atrapados en lo que queda de la barrera contra las olas en el mar.

"Probablemente haya gente en estos coches que ves en el agua, pero no tenemos el equipo para llegar hasta ellos", dice Ibrahim Hassan, jefe de los servicios de ambulancia en Kofra, en el sur de Libia.

Necesita equipo pesado y más sofisticado para recuperar estos vehículos y buscar en el agua los cuerpos de los que aún están desaparecidos.

“Este valle era un paraíso lleno de granados”, dice una voluntaria mientras espera la próxima entrega de cadáveres.

"Derna se ha ido", dice Abdel-Wahab.