Anuncios

La urgente búsqueda de un cilindro “peligrosamente” radioactivo mantiene a Tailandia en estado de alerta

Barriles de acero de desechos nucleares de baja actividad están enterrados en un pozo subterráneo de almacenamiento de desechos en Tokaimura, Japón.
Barriles de acero de desechos nucleares de baja actividad están enterrados en un pozo subterráneo de almacenamiento de desechos en Tokaimura, Japón. - Créditos: @Associated Press

Un cilindro de 30 centímetros de largo y 13 de ancho que contenía cesio-137, un isótopo radioactivo y peligroso, desapareció sin dejar ningún rastro de una central termoeléctrica en Tailandia. Las autoridades creen que se perdió el 23 de febrero, pero los operadores recién lo alertaron a la Policía el viernes.

El cesio-137 es una sustancia de uso común en las explotaciones mineras y que también puede ser empleada como dispositivo de medición industrial.

Aunque en un principio pensaron que se trataba de un robo, ahora asumen la posibilidad de que se haya extraviado durante su transporte a otra localización. En consecuencia, ofrecen una recompensa de aproximadamente 1.400 dólares a cambio de pistas sobre el paradero del cilindro de 25 kilogramos.

La urgente búsqueda de un cilindro “peligrosamente” radioactivo mantiene a Tailandia en estado de alerta.
Un cilindro -de 30 centímetros de largo y 13 de ancho- que contenía cesio-137, un isótopo radioactivo y peligroso, desapareció sin dejar ningún rastro de una central termoeléctrica en Tailandia. - Créditos: @Associated Press

“En el caso de que encuentre algo sospechoso de ser el cilindro desaparecido de cesio-137, por favor, alerte a las autoridades. Quédese lejos de él y no trate de tocarlo ni abrirlo”, advirtió el jefe de los servicios sanitarios públicos provinciales, Surin Suebsueng, en declaraciones a la prensa local.

El Gobierno tailandés decretó el nivel de alerta dos, dada la amenaza que representa para la seguridad pública. El nivel cuatro implica el riesgo máximo y es una situación que por ahora se busca evitar. A su vez, un equipo especial comenzó a monitorear posibles casos de enfermedades causadas por sustancias radioactivas .

El antecedente australiano

El pasado mes de enero, ocurrió un caso similar en Australia, donde una cápsula de cesio-137 desapareció. La pieza se extravió entre el 10 y el 16 de enero cuando se transportaba en un camión entre una mina situada al norte de Newman, en la región de Pilbara, y el noreste de Perth, una distancia de unos 1.400 km.

En aquel entonces se advirtió a la población que, de encontrarla, se mantenga alejada de la cápsula. El Departamento de Bomberos y Servicios de Emergencia (DFES) declaró que no puede ser utilizada como arma, pero podría causar quemaduras por radiación y tener otros riesgos a largo plazo como el cáncer.

La cápsula desaparecida es diminuta, pero contiene una cantidad "razonable" de radiación.
La cápsula desaparecida es diminuta, pero contiene una cantidad "razonable" de radiación. - Créditos: @DFES

El objeto emitía una cantidad “razonable” de radiación, según el doctor Andrew Robertson, jefe de sanidad del estado y presidente del Consejo Radiológico. “Lo que nos preocupa es que alguien lo tome sin saber qué es. Pueden pensar que es algo interesante y quedárselo, o guardarlo en su habitación”, había afirmado Robertson.

No fue hasta el pasado mes de febrero que la cápsula, que formaba parte de un medidor utilizado para registrar la densidad del mineral de hierro procedente de la mina Gudai-Darri de Rio Tinto, situada en la remota región de Kimberley, fue encontrada al sur de Newman en la Gran Autopista Norte, según las autoridades.

La pieza fue localizada por un vehículo de búsqueda que circulaba a 70 kilómetros por hora cuando el equipo especialista detectó la radiación que emitía.

Con información de AFP y Europa Press