Unicef señala la salud y la educación para la niñez como retos en Costa Rica

·3  min de lectura

San José, 9 sep (EFE).- El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señaló este viernes que la salud, la nutrición y la educación son los retos principales para avanzar en el cumplimiento de los derechos de la niñez en Costa Rica.

La entidad indicó en un informe, en el marco del Día del Niño en el país, que temas como la salud, la protección de la niñez, la educación, la protección social y la pobreza infantil amenazan el cumplimiento de derechos de la niñez y la adolescencia.

Según los datos de Unicef, 571.00 personas menores de edad viven en pobreza en Costa Rica, entre las que hay poblaciones especialmente vulnerables como los indígenas, los migrantes, los niños con discapacidad y los de la diversidad sexual.

“Nuestra propuesta es reducir brechas sociales, económicas y territoriales que afectan fuertemente a esta población y sus familias para que nadie se quede atrás, desarrollando todo el potencial de cada niño y niña que vive en Costa Rica”, dijo la representante de Unicef en el país, Patricia Portela De Souza.

Unicef indicó que —tras un proceso participativo, consensuado y articulado— que cuenta con el aporte de niños y adolescentes, funcionarios del Gobierno e integrantes de la sociedad civil, la academia y el sector privado, se creó el programa de cooperación de Unicef para el periodo 2023-2027, enfocado en cuatro áreas: salud, educación, protección y protección social y pobreza.

En el caso de la salud, el objetivo será impulsar acciones para combatir el sobrepeso y la obesidad infantil, las enfermedades mentales, ideas suicidas y suicidios; el inicio temprano de la vida sexual; las amenazas ambientales y climáticas por falta de ordenamiento territorial y la inadecuada gestión de residuos

Por su parte, en materia de educación Unicef explicó que Costa Rica debe frenar la deserción de niños del sistema educativo, lograr una mayor inserción de menores indígenas, afrodescendientes, migrantes y con discapacidad, así como detener la violencia en los centros educativos.

Además, el organismo recalcó la necesidad de mejorar la lectoescritura durante la educación temprana, ya que entre las personas de 7 y 17 años, el 74 % se ubica en los dos niveles de desempeño más bajos en lectura y solamente el 7% de los niños y personas adolescentes indican dominar un segundo idioma.

Otra de las áreas por trabajar es protección. Datos del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) revelan que en 2021 hubo 84.496 denuncias de situaciones que amenazan o violan derechos de esta población.

“Con los cambios socioeconómicos aumentan los casos de violencia en línea, la trata de personas, la explotación sexual. Es necesario considerar también las niñas y niños sin familia. De la misma forma, la situación humanitaria provocada por flujos masivos de población migrante provoca que muchas niñas, niños y adolescentes estén expuestas a peligros, violencia y dolor”, puntualiza el reporte.

El último enfoque por mejorar está centrado en la protección social y pobreza infantil. En ese sentido, Unicef promoverá la implementación de un plan para la superación de la pobreza e inclusión social basado en género y descentralización para adaptar los servicios de cuidado a las necesidades de la población indígena, afrodescendiente, con discapacidad, con condición de migrante o de refugio.

(c) Agencia EFE