Una pelea entre estudiantes, un arma y cuatro heridos: otro tiroteo en una escuela remece a EEUU

·5  min de lectura

Un nuevo tiroteo dentro de una escuela en Estados Unidos puso en extrema tensión a la comunidad local y encendió nuevamente la lacerante realidad de que, una y otra vez y pese a un clamor mayoritario para ampliar las regulaciones a las armas, ataques con armas de fuego siguen sucediendo dentro de planteles escolares.

El más reciente sucedió este miércoles 6 de octubre en la Timberview High School, en Arlington, Texas, en donde toman clase unos 1,900 adolescentes. Allí, un joven de 18 años abrió fuego con una pistola calibre 45, indicó el Daily Mail, y dejó heridas a cuatro personas, tres de ellas de bala. Afortunadamente ninguna de ellas ha fallecido, aunque una se encuentra en estado grave.

Estudiantes de la Timberview High School, en Texas, y sus padres se reúnen luego del tiroteo que se registro en ese plantel el pasado 6 de octubre de 2021. (AP Photo/Tony Gutierrez)
Estudiantes de la Timberview High School, en Texas, y sus padres se reúnen luego del tiroteo que se registro en ese plantel el pasado 6 de octubre de 2021. (AP Photo/Tony Gutierrez)

Una de las personas heridas de bala fue Calvin Pettitt, de 25 años y profesor de inglés en la Timberview High School. Él recibió un balazo en la espalda que, de acuerdo con declaraciones de su hermana, Grace Rinearson, citada por el Daily Mail, casi toca la arteria aorta. Pettitt se salvó de la muerte por poco. La herida de bala le rompió costillas y provocó el colapso de uno de sus pulmones, pero su condición es estable. Según información en redes sociales, Pettitt es graduado de la Universidad Estatal de Texas.

Otro de los lesionados, un estudiante de 15 años fue herido de gravedad y debió ser sometido a cirugía. Aunque su condición sería delicada, al parecer su vida no corre peligro.

Una adolescente sufrió solo una herida leve, al parecer solo un rozón de bala, y se afirma que una mujer embarazada cayó al suelo durante el tiroteo y fue atendida en la misma escuela.

El atacante, de nombre Timothy George Simpkins, de 18 años, inicialmente escapó de la escena y fue buscado por las autoridades, que lo consideraron “armado y peligroso”, aunque después se entregó a la policía. Se le imputaron tres cargos de asalto agravado con arma de fuego. Se le impuso una fianza de 75,000 dólares.

Al parecer, según reportes preliminares de la policía, Simpkins estudia en la Timberview High School y cuando allí se desató una pelea, él sacó una pistola y disparó.

Familiares de Simpkins afirmaron, según reportes de la televisora Fox4, que el adolescente sufría bullying en la escuela. "La decisión que tomó, tomando la pistola, no la estamos justificando. Eso estuvo mal. Pero él estaba tratando de protegerse a sí mismo. Esperamos que el Departamento de Policía investigue apropiadamente”, comentó Carol Harrison Lafayette, familiar de Simpkins.

La familia del tirador también señaló que existe registro de anteriores incidentes entre Simpkins y otros estudiantes en esa escuela.

En redes sociales ha circulado un video en el que se ve a dos estudiantes peleando en un salón de clases, con uno de ellos golpeando continuamente a otro. Y aunque usuarios afirman que esa es la pelea que degeneró en tiroteo, y el diario Fort Worth Star-Telegram indicó que la pelea captada en ese video fue lo antecedió a los disparos, aún no hay confirmación oficial de que eso sea así.

Una pistola 45 fue recuperada por las autoridades a unas dos millas de la escena del tiroteo y se le realizarán los estudios balísticos del caso, informó la televisora CBS DFW. Aún no se ha clarificado cómo o dónde obtuvo Simpkins la pistola con la que disparó, ni si se trata de un arma adquirida legal o ilegalmente.

Según testimonios recogidos por CBS DFW, cuando estudiantes en la escuela Timberview High School escucharon sonidos de disparos de bala en el plantel muchos comenzaron a enviar mensajes de texto a sus familiares.

“Parece que hay un tiroteo en la escuela… Vengan a recogernos”, dijo un estudiante.

“Mamá, esto no es un simulacro, te amo”, le escribió una estudiante a su madre, Kimberly Middleton.

El terror azotó entonces a estudiantes, padres, personal de la escuela y en general a la comunidad local. La madre de una estudiante publicó un video en Twitter que, ella señala, sería del momento en que se escuchan disparos en una escuela y se desata la consternación entre los estudiantes en un salón de clases. En redes sociales se sugiere que ese video fue tomado dentro de la Timberview High School en el momento del tiroteo, si bien la persona que lo publicó dice que las imágenes circulaban en ese momento por internet y le fueron enviadas por su hija, que estudia en otra escuela cercana.

En la Timberview High School, estudiantes se encerraron en sus salones y en ocasiones, como narró The New York Post, colocaron libreros y escritorios frente a la puerta para bloquearla. “Todos mis estudiantes reconocieron de inmediato el sonido y dijeron ‘balazos’, apagaron las luces y se escondieron tras sus escritorios”, dijo Dale Topham, profesor de historia en la Timberview High School.

En otro salón, narró el estudiante Sergio Caballero a la CBS DFW, “la persona que fue rozada, o baleada, estaba levantado su mano y diciéndole al maestro, nuestro maestro, que le habían disparado y que estaba sangrando en ese mismo momento”.

La escuela Timberview High School continúa cerrada y las autoridades investigan. Los lesionados han sido atendidos, sin que al parecer peligre la vida de nadie, y el proceso contra Simpkins y las indagaciones sobre lo que desató el tiroteo están en marcha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.