Un experimento viril: el minúsculo robot que lleva a un espermatozoide hasta un óvulo para fertilizarlo

·3  min de lectura

Hay quien podría llamar a este singular invento la cúspide, o al menos por ahora, de la tecnología más viril. Y eso a pesar, o justamente por ello, de que se trate de elementos minúsculos.

El prototipo de nanotecnología
El prototipo de nanotecnología "Spermbot" que, en experimentos en caja Petri, puede transportar espermatozoides de poca movilidad hasta un óvulo a fin de fertilizarlo. (Captura de video / YouTube / American Chemical Society)

Se trata nada menos que del “spermbot”, un pequeño aparato de nanotecnología diseñado específicamente para “transportar” espermatozoides de poca movilidad a fin de que puedan ser llevados hasta un óvulo para fertilizarlo. Estos singulares robots podrían, así, ayudar a resolver una de las principales causas de la infertilidad masculina, que es la insuficiente movilidad de los espermatozoides.

Según narró el portal Snopes, un video donde se muestra a un spermbot transportando a un espermatozoide hasta un óvulo ha causado interés en redes sociales, y se trata de una situación tan singular que muchos han pensado que ese video es falso, un montaje.

Pero se trata de una tecnología real, señala ese portal, si bien solo se ha aplicado en experimentos in vitro, en una caja Petri, y no en un organismo vivo. Esos spermbots no han sido nunca inoculados en una persona para ayudar a la concepción, ni de ellos se habría producido un embrión viable. Se trata de una tecnología que aún no está madura y requiere de mayor desarrollo antes de poder ir más allá de la caja Petri, pero que ha tenido resultados promisorios en los experimentos in vitro.

La tecnología del spermbot, que actualmente es solo un prototipo, fue presentada por primera vez en 2016 en un artículo en Nano Letters, una publicación de la Sociedad Estadounidense de Química. Científicos alemanes idearon ese spermbot, cita Snopes, como una futura opción para el tratamiento de la infertilidad, que aborda específicamente el problema masculino de la baja movilidad de los espermatozoides y podría ser una alternativa a tratamientos como la inseminación artificial o la fertilización in vitro.

Un spermbot es una diminuta hélice metálica que puede tomar y empujar a un espermatozoide impulsado por un campo magnético rotatorio externo, que puede ser controlado. Eso vuelve al spermbot un “motor” para transportar las células de un lugar a otro dentro de un fluido en condiciones, señalan sus creadores, que se asemejan a las condiciones fisiológicas reales.

Con todo, aún quedan muchas cosas por resolver antes de que los spermbots puedan ser aplicados de modo “real” y exitoso en procesos de fertilización humana in vitro, tanto en lo funcional como en cuestiones de interacción, compatibilidad y seguridad. Cuestiones éticas también han de considerarse. Y la posibilidad de que eso se llegue a probar en seres humanos in vivo, y no solo en vitro, luce todavía muy remota.

Un video de la Sociedad Americana de Química explica el concepto y funcionamiento del spermbot.

En todo caso, la tecnología tiene un potencial interesante, señalan los autores del citado artículo, quienes indican que “pese al hecho de que aún quedan varios retos en el camio de lograr una fertilización exitosa con espermatozoides motorizados artificialmente, creemos que el potencial de esta nueva aproximación a la reproducción asistida puede ya ser puesta en perspectiva con el presente trabajo”.

Así, falta aún mucho para que pueda decirse, si es que eso sucede, que una persona fue concebida gracias a la ayuda de un minúsculo robot, pero sí se confirma nuevamente que el ingenio médico y científico y la nanotecnología tienen aún muchos escenarios, inesperados para el público en general, en los que realizar aportaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.