Anuncios

Ucrania sufre ataques rusos con misiles tras las promesas de tanques de sus aliados

Una casa dañada por un ataque militar ruso en la ciudad de Hlevakha, en las afueras de Kiev

Por Tom Balmforth y Ivan Lyubysh-Kirdey

KIEV, 27 ene (Reuters) - La amenaza de ataques aéreos rusos en Ucrania seguía siendo alta el viernes, según el ejército ucraniano, un día después de que misiles y aviones no tripulados rusos mataran al menos a 11 personas en lo que pareció ser una respuesta a las promesas de Occidente de suministrar tanques a Kiev.

Las fuerzas rusas dispararon tanques, morteros y artillería contra más de 60 ciudades y pueblos ucranianos el jueves, en un arco de territorio que se extiende desde las regiones de Chérnigov y Sumy en el norte a través de la región de Járkov en el noreste y en los puntos focales de los intentos rusos de avanzar en la región de Donetsk en el este: Bajmut y Avdiivka.

El mando del ejército ucraniano dijo que sus fuerzas habían repelido ataques rusos en varios lugares durante las 24 horas anteriores y habían atacado puntos de mando y control, una concentración de tropas, dos zonas de concentración de artillería y un depósito de municiones.

Reuters no pudo verificar estas informaciones sobre el campo de batalla.

Las alarmas antiaéreas sonaron el jueves en toda Ucrania, cuando Rusia lanzó ataques aéreos después de que Alemania y Estados Unidos dijeran que enviarían a Ucrania decenas de modernos tanques.

Canadá, Polonia, Reino Unido, Finlandia y Noruega enviarán más carros de combate, mientras que otros aliados, como Francia, España y los Países Bajos, estaban considerando la posibilidad de enviarlos también.

El ejército ucraniano afirmó haber derribado 47 de los 59 misiles rusos lanzados el jueves. Rusia también lanzó 37 ataques aéreos, 17 de ellos con drones Shahed-136 de fabricación iraní. Todos los drones fueron derribados, según el ejército.

Once personas murieron y otras 11 resultaron heridas en los ataques con drones y misiles, que afectaron a 11 regiones y dañaron 35 edificios, según un portavoz del Servicio Estatal de Emergencias.

Japón endureció el viernes las sanciones contra Rusia en respuesta a su última oleada de ataques con misiles en Ucrania.

LA ENERGÍA EN EL PUNTO DE MIRA

Rafael Grossi, director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que visitó Ucrania la semana pasada, dijo que los observadores del OIEA informaron de potentes explosiones cerca de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, ocupada por Rusia, y renovó los llamamientos a crear una zona de seguridad alrededor de la planta.

Pero Renat Karchaa, asesor de la dirección de Rosenergoatom, la empresa que explota las centrales nucleares rusas, dijo que los comentarios eran infundados y los calificó de "provocación".

En el pasado, Rusia reaccionó a los éxitos ucranianos con ataques aéreos masivos que dejaron a millones de personas sin luz, calefacción ni agua.

El jueves pareció seguir ese patrón. El primer ministro, Denys Shmyhal, dijo que los ataques de Rusia tenían como objetivo las centrales energéticas.

"Los equipos de reparación están trabajando en esos sitios", dijo el presidente Volodímir Zelenski en un discurso de vídeo por la noche el jueves.

El Kremlin dijo que veía la prometida entrega de tanques occidentales como una prueba de la creciente "implicación directa" de Estados Unidos y Europa en la guerra de 11 meses de duración, algo que ambos niegan.

Los aliados occidentales han prometido unos 150 tanques, mientras que Ucrania ha dicho que necesita cientos para romper las líneas defensivas rusas y recuperar el territorio ocupado en el sur y el este. Se espera que tanto Moscú como Kiev, que han confiado en los tanques T-72 de la era soviética, organicen nuevas ofensivas terrestres en primavera.

Después de que se le prometieran tanques modernos, Ucrania busca ahora cazas occidentales de cuarta generación, como el F-16 estadounidense, según declaró un asesor del ministro de Defensa ucraniano.

En Odesa, el puerto del mar Negro designado "Patrimonio de la Humanidad en Peligro" el miércoles por la agencia cultural de la ONU UNESCO, misiles rusos dañaron instalaciones energéticas, dijeron las autoridades, justo cuando llegaba la ministra francesa de Asuntos Exteriores, Catherine Colonna.

"Lo que hemos visto hoy, nuevos ataques contra infraestructuras civiles ucranianas no es hacer la guerra, son crímenes de guerra", dijo.

Estados Unidos calificó formalmente el jueves a la empresa militar privada rusa Wagner Group como organización criminal transnacional, congelando sus activos estadounidenses por ayudar al ejército ruso en Ucrania.

Desde que invadió Ucrania el 24 de febrero del año pasado, Rusia ha cambiado el enfoque de su retórica de "desnazificar" y "desmilitarizar" a su vecino a enfrentarse a lo que dice es una alianza agresiva y expansionista de la OTAN liderada por Estados Unidos.

La invasión rusa ha matado a miles de civiles, desarraigado a millones y reducido ciudades a escombros.

(Reporte de las oficinas de Reuters; redacción de Cynthia Osterman y Shri Navaratnam; edición de Grant McCool y Robert Birsel; editado en español por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)