Anuncios

Ucrania prepara una contraofensiva mientras el asalto ruso a Bajmut pierde fuelle

Un avión MiG-29 eslovaco despega en la base aérea de Silac, en Eslovaquia

Por Mike Collett-White

OESTE DE SOLEDAR, Ucrania, 24 mar (Reuters) - Las tropas ucranianas, a la defensiva desde hace meses, contraatacarán pronto, ya que la ofensiva rusa parece perder gas, declaró un comandante, pero el presidente Volodímir Zelenski advirtió de que, sin un suministro más rápido de armas, la guerra podría durar años.

El ejército ucraniano informó a primera hora del viernes de que 1.020 soldados rusos habían muerto en las 24 horas anteriores al lanzar ataques infructuosos contra las ciudades de Limán, Avdivka, Marinka y Shajtarsk. Pero su objetivo principal seguía siendo la ciudad minera de Bajmut.

"El enemigo no ha detenido su asalto de Bajmut", informó el Estado Mayor ucraniano en un comunicado.

Las fuerzas rusas llevan meses intentando capturar Bajmut en su intento de extender su control sobre el este de Ucrania, en la batalla de infantería más mortífera de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Las fuerzas ucranianas las han mantenido a raya, como hicieron de nuevo en Avdivka, Marinka y Shajtarsk, entre los 80 ataques rusos que los defensores ucranianos repelieron en el último día, dijeron los militares.

Rusia no informó de inmediato sobre los últimos combates y Reuters no pudo verificar estas informaciones sobre el campo de batalla.

El máximo comandante de las fuerzas terrestres ucranianas, Oleksandr Syrskyi, dijo anteriormente que sus fuerzas comenzarían pronto una contraofensiva tras resistir la campaña invernal rusa.

Dijo que los mercenarios rusos de Wagner, que han estado al frente del asalto de Moscú al este y sur de Ucrania, "están perdiendo una fuerza considerable y se están quedando sin fuerzas".

"Muy pronto, aprovecharemos esta oportunidad, como hicimos en el pasado cerca de Kiev, Járkov, Balaklia y Kupiansk", dijo, enumerando las contraofensivas ucranianas del año pasado que reconquistaron franjas de terreno.

Moscú no respondió de inmediato a las sugerencias de que sus fuerzas en Bajmut estaban perdiendo impulso, pero el jefe de Wagner, Yevgeny Prigozhin, hizo declaraciones en los últimos días advirtiendo de un contraataque ucraniano.

MÁS TRANQUILO

Periodistas de Reuters cerca del frente al norte de Bajmut vieron señales que encajan con la idea de que la ofensiva rusa en la zona podría estar menguando. En una aldea controlada por los ucranianos al oeste de Soledar, en la periferia septentrional de Bajmut, la intensidad de los bombardeos rusos disminuyó notablemente con respecto a dos días antes.

"Hace una semana había mucha actividad aquí, pero en los últimos tres días ha estado más tranquilo", dijo un soldado ucraniano que usaba el indicativo "Kamin", o "Piedra".

"Podemos verlo en los ataques aéreos del enemigo. Si antes había cinco o seis ataques aéreos en un día, hoy sólo hemos tenido un ataque con helicóptero", dijo el soldado.

Zelenski dijo que Europa debe aumentar y acelerar su suministro de armas, pidiendo de nuevo misiles de largo alcance, municiones y aviones modernos, e imponer sanciones adicionales a Rusia.

"Si Europa espera, el mal puede tener tiempo de reagruparse y prepararse para años de guerra", dijo el jueves un Zelenski claramente frustrado en un discurso por vídeo a los líderes de la Unión Europea, pronunciado desde un tren.

En la cumbre de la UE, los líderes aprobaron un plan acordado por los ministros de Asuntos Exteriores el lunes para enviar un millón de proyectiles de artillería a Ucrania durante el próximo año. También debatieron la seguridad alimentaria mundial y las sanciones a Rusia.

Reino Unido se ha comprometido a suministrar munición perforante que contenga uranio empobrecido para ayudar a destruir los tanques rusos, una medida que, según el presidente Vladimir Putin, obligaría a Rusia a responder, ya que las armas tienen "un componente nuclear".

Eslovaquia declaró el jueves que había entregado a Ucrania los cuatro primeros aviones MiG-29 prometidos, y que el resto se entregaría en unas semanas.

CAMBIO DE ESTRATEGIA

La ralentización de Rusia en Bajmut podría significar que está desviando sus tropas y recursos a otras zonas.

Reino Unido declaró el jueves que las tropas rusas habían avanzado hacia el norte este mes, recuperando parcialmente el control de los accesos a la ciudad de Kreminna. También se estaban librando intensos combates más al sur.

El analista militar ucraniano Oleh Zhdanov se mostró de acuerdo con esa valoración. Dijo en YouTube que los ataques de Rusia en Bajmut estaban disminuyendo, y que estaba desplazando sus esfuerzos hacia el sur, a la ciudad de Avdivka.

Las fuerzas rusas se han vuelto más activas en zonas del norte, en las regiones de Járkov y Luhansk, así como en el centro de Zaporiyia y el sur de Jersón.

Zelenski había continuado el jueves una gira por las provincias de primera línea, visitando la región de Jersón, en el sur, un día después de reunirse con las tropas cerca de Bajmut.

Un vídeo le mostró reuniéndose con residentes en Posad Pokrovske, un pueblo bombardeado en la antigua línea del frente de Jersón recapturada en el último gran avance de Ucrania el año pasado.

Rusia invadió Ucrania en febrero de 2022 en lo que denomina una "operación militar especial", alegando que los lazos de Ucrania con Occidente eran una amenaza para su seguridad. Desde entonces, decenas de miles de civiles y soldados ucranianos de ambos bandos han muerto.

Rusia ha destruido ciudades ucranianas y puesto en fuga a millones de personas. Dice haberse anexionado casi una quinta parte de Ucrania. Kiev y Occidente califican la guerra de ataque no provocado para someter a un país independiente.

(Reporte de Mike Collett-White en Soledar, Pavel Polityuk en Kiev y Reuters. Redacción de Cynthia Osterman y Michael Perry. Edición de Diane Craft y Robert Birsel, editado en español por José Muñoz)