Ucrania pide arresto domiciliario para líder ortodoxo

·2  min de lectura
UCRANIA-GUERRA (AP)
UCRANIA-GUERRA (AP)

La agencia de seguridad ucraniana notificó a un sacerdote ortodoxo jerárquico que está bajo sospecha de justificar la invasión rusa, un delito penal, en medio de una disputa enconada en torno a un monasterio famoso.

El metropolitano Pavel, abad del monasterio Kyiv-Pechersk Lavra —el sitio ortodoxo más venerado del país— ha resistido enérgicamente la orden de las autoridades de abandonar el lugar. Hace días, maldijo al presidente Volodymyr Zelenskyy y lo amenazó con la condenación divina.

Durante una audiencia judicial en la capital, el metropolitano rechazó enérgicamente la denuncia del Servicio de Seguridad de Ucrania, conocido como SBU, de que condonaba la invasión rusa. Pavel dijo que las acusaciones en su contra obedecían a motivos políticos.

Agentes del SBU allanaron su residencia y los fiscales pidieron a la corte que ordenara el arresto domiciliario durante la investigación. La audiencia fue suspendida hasta el lunes porque el metropolitano dijo que no se sentía bien.

Los monjes del monasterio pertenecen a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana (IOU), acusada de mantener lazos con Rusia. La disputa en torno al también llamado Monasterio de las Cuevas es parte de un conflicto religioso más amplio que se ha desarrollado paralelamente a la guerra.

El gobierno ucraniano ha reprimido a la IOU por sus lazos históricos con la Iglesia Ortodoxa Rusa, cuyo líder, el patriarca Cirilo, ha apoyado al presidente ruso Vladimir Putin en la invasión de Ucrania.

La IOU insiste en que es leal y ha denunciado la invasión rusa desde el inicio. Además, declaró su independencia de Moscú, pero las agencias de seguridad dicen que algunos en la IOU mantienen vínculos estrechos con Moscú. Han allanado lugares santos de la iglesia y difundido fotos de rublos, pasaportes rusos y octavillas con mensajes del patriarca ruso como pruebas de que algunos jerarcas siguen leales a Rusia.

El monasterio Kyiv-Pechersk Lavra pertenece al gobierno ucraniano y el organismo que lo supervisa avisó a los monjes que anulaba el contrato de alquiler y les daba plazo hasta el miércoles para abandonar el lugar.

El metropolitano Pavel dijo a los feligreses el miércoles que los monjes no abandonarían el lugar a la espera del resultado de la demanda presentada por la Iglesia en una corte de Kiev para detener el desalojo.